En diciembre de 536 Belisario, general del emperador Justiniano, capturó Roma, que hubo de defender de un gran ejército comandado por Vitiges, rey de los godos y de los italianos (536-540), desde marzo de 537 hasta marzo de 538. Consideraremos la estrategia y las tácticas empleadas en Roma, y que, finalmente, condujeron a la conquista de casi toda Italia, hasta que en 540 los godos, sitiados en Rávena, ofrecieron su corona a Belisario, que este rechazó. La guerra en Italia continuó, con rebeliones godas durante al menos otros veinte años. La conquista de Justiniano hizo más daño a Roma e Italia del que habían hecho los vándalos o los godos en el siglo V, y tardó siglos en recuperarse.

roma-total