EN DESPERTA FERRO CONTEMPORÁNEA N.º 2: STALINGRADO (I): EL ASALTO DE LA WEHRMACHT… Tormenta sobre Stalingrado centro por Alexei V. Isaev.

La Guerra InexpiableUno de los rasgos distintivos de las acciones soviéticas durante la fase inicial de la defensa de Stalingrado fue su intensidad. Las tropas recibían constantes órdenes de ataque que, en cierto modo, estaban justificadas. Cuando la 13.ª División de fusileros de Guardias, mandada por A. I. Rodímtsev, entró en batalla, no existía un frente continuo en el centro de la ciudad y abstenerse de intentar reconquistar las posiciones alemanas aún sin consolidar podría haber parecido una precaución injustificable. Sin embargo, los repetidos ataques soviéticos, castigados por la supremacía artillera alemana, se tradujeron en elevadas pérdidas. La 13.ª División de Guardias sufrió enormes bajas en apenas unos días de combates. El 17 de septiembre, V. I. Chuikov (jefe del 62.º Ejército) informó al comandante del frente que ya había consumido sus reservas y que era necesario el refuerzo urgente del ejército con unidades de refresco, la única manera, según él, de salvar a la división de Rodímtsev de la total aniquilación.