portadaDFM18Si por algo se caracteriza el siglo XIX español es, desgraciadamente, por la endémica presencia de la guerra fratricida. Y tras la Guerra de Independencia, considerada por muchos la primera de estas guerras civiles, el reinado de Fernando VII, jalonado de nuevos enfrentamientos entre españoles, no pudo acabar de peor forma, con el país fracturado a cuenta de la sucesión al trono entre liberales, partidarios de Isabel I, y carlistas, seguidores del absolutista Carlos María Isidro. Para el carlismo, definido por Marx como “un movimiento libre y popular en defensa de tradiciones mucho mas liberales y regionalistas que el absorbente liberalismo oficial”, fue un movimiento mucho más poliédrico y aglutinador de lo que pueda parecer, todo estaba por hacer en 1833, y la tarea de organizar un ejército que se enfrentara a las fuerzas armadas de la Corona recaerá en en carismático Tomás de Zumalacárregui. Dada la complejidad del conflicto, este número se centrará en los dos primeros años de la guerra en el teatro de operaciones del norte, desde el estallido de la misma en 1833 y las primeras acciones y batallas de consideración hasta el fallido sitio de Bilbao y la muerte del general carlista en 1835. Portada de Augusto Ferrer-Dalmau (la imagen y los contenidos de cubierta pueden sufrir modificaciones). Más información en www.despertaferro-ediciones.com/moderna/proximos-numeros.