DFC7-FB-6Próximamente… en Desperta Ferro Contemporánea n.º 7: STALINGRADO (II): ¡NI UN PASO ATRÁS EN EL VOLGA!
Los servicios sanitarios en Stalingrado por Alexander Parfionov (Volgogradski Patriot Centre)

La doctrina militar soviética desarrollada antes de la guerra no preveía batallas defensivas a gran escala y una vez estallado el conflicto hubo que adoptar medidas de urgencia para mejorar el sistema sanitario, pero los problemas no se resolvieron hasta el final de la batalla de Stalingrado. Las condiciones particulares del combate callejero explican otra peculiaridad del funcionamiento del sistema sanitario: los ejércitos soviéticos tenían que combatir en una estrecha franja de terreno, con la barrera que suponía el Volga a sus espaldas. La mayoría de las veces se derivaba a los heridos directamente a los puestos médicos divisionarios y del ejército, que apenas se podían desplegar al completo en los edificios en ruinas. Por parte alemana, tras el comienzo de la contraofensiva soviética el 19 de noviembre de 1942 y el cerco del ejército de Paulus en Stalingrado la situación de la asistencia médica se agravó rápidamente. Al drástico incremento del número de heridos en combate se sumaron aquellos que padecían de congelación y malnutrición, mientras los doctores tenían que lidiar con una disponibilidad cada vez menor de las existencias de material médico para su tratamiento. Los alemanes no lograron organizar ni un adecuado suministro a las tropas atrapadas ni una evacuación a través del puente aéreo.

A la venta el 30 de diciembre de 2014
www.despertaferro-ediciones.com