“La intervención aérea en Alhucemas” por Carlos Lázaro Ávila

DFC11-7

En la intervención aérea de Alhucemas se tuvieron que coordinar las aeronaves de la Aviación Militar y la Aeronáutica Naval española y la Aeronavale Francesa, junto con la flota combinada hispano-gala para apoyar el desembarco de las tropas españolas, la consolidación de las playas y la progresión hasta Axdir, centro neurálgico de la rebelión de Abd el-Krim. Esta acción es considerada el punto de inflexión en la historia de las operaciones anfibias en el que poder aéreo tuvo, sin lugar a dudas, un papel esencial.  En los mandos de las aviaciones que iban a intervenir en la acción norteafricana pesaba mucho la experiencia de los errores anglo-franceses cometidos en Galípoli, donde no existió una planificación inicial, ni coordinación entre las unidades que participaron. La efectividad de la aviación en el desembarco de Alhucemas fue, sin lugar a dudas, ejemplar, y como C. Yusta ha indicado en su biografía sobre el infante Alfonso de Orleans, el papel representado en el desembarco norteafricano probablemente supuso el espaldarazo para que en 1926 se convirtiera en un arma independiente.

¡A la venta el 4 de septiembre!