“El principio del ocaso” por Julio Albi de la Cuesta

DFE7-1

A los efectos que aquí interesan, el medio siglo está dominado por  la etapa de Felipe IV (1621-1665), aunque solo sea por su larga duración y porque estuvo presidida por una casi continua sucesión de guerras. Es a consecuencia de las mismas, justamente, cuando se sientan las bases de la pérdida de la posición hegemónica que hasta entonces había ostentado la Monarquía Hispánica, ese “gigantesco experimento de armonización de tradiciones e intereses divergentes”, en palabras de Signorotto. Pero se trata de un largo proceso de erosión, un lento crepúsculo que se arrastra a través de decenios y al que, precisamente por su propia duración, resulta imposible poner mes y día concretos.

¡Ya disponible!