“Herejes, traidores y rebeldes. Los enemigos de la Monarquía vistos desde España” por Mateo Ballester Rodríguez  (Universidad Complutense de Madrid)

DFE7-8

Las identidades nacionales se definen siempre en relación a otros grupos, en contraste con otros; la guerra ha sido por ello un fundamental elemento reforzador de estas identidades, en ocasiones incluso creador de estas. El caso español no es una excepción; los enfrentamientos militares con otros pueblos reforzaron el sentimiento nacional no solo entre las élites, sino también en sectores más amplios de la sociedad. Las primeras décadas del siglo XVII fueron un periodo de intenso reforzamiento del sentimiento nacional español; se consolida en estos años en España la percepción de la Monarquía de los Austrias como la expresión política de la nación española. Esto queda de manifiesto con la evolución por la cual este heterogéneo conjunto de territorios pasó a llamarse Monarquía de España.

¡A la venta el 4 de septiembre!