“Las batallas de Mendaza y Arquijas” por Enrique de la Peña

DFM18-5

En diciembre de 1834, la insurrección carlista duraba ya más de un año; aquellas bandas de facciosos, que el gobierno intentaba minimizar y desprestigiar por todos los medios, habían encontrado en Zumalacárregui a un caudillo carismático y de autoridad incontestable. El militar guipuzcoano había logrado convertir aquella masa de paisanos armados en un ejército disciplinado y eficiente y había conseguido dotarlo de artillería y caballería, armas especializadas que hacían peligrar la incontestable superioridad del ejército gubernamental; y no solo eso, sino que poco a poco fueron pasando de la emboscada y el golpe de mano a ser capaces de plantar cara en batallas campales. Es la historia de estas dos batallas gemelas. En Mendaza, la primera, los carlistas son derrotados, en parte debido a que un error en la maniobra descubre sus planes antes de lo previsto; mientras que en Arquijas, tres días después, es al revés. Bloqueados los cristinos ante el puente, y divididos, Zumalacárregui es capaz de aprovechar magistralmente sus líneas interiores para causar bajas severas a sus contrincantes. En la imagen, mapa de la batalla de Mendaza. Mapas de Mario Riviere y Carlos de la Rocha, ilustración de Zvonimir Grbasic.

¡A la venta el 30 de septiembre!