“Egipto, la civilización eclipsada por sus muertos” por Tomás Aguilera Durán

DFAQ3-8

“Un tiempo ha de venir en que parecerá que los egipcios han sido fieles en vano a la divinidad (…). De estar lleno de templos pasará a llenarse de tumbas, de estar henchido de dioses a rebosar de cadáveres.

¡Ay Egipto, Egipto! Solo fábulas quedarán de tus divinidades y tu religión” (Textos Herméticos, Asclepio, 24). Cuando Heródoto, en el siglo V a. C., emprendió la tarea de describir Egipto en sus Historias, cierto tema en concreto le fascinó, y así se detuvo en escribir un largo, minucioso y explícito estudio sobre los distintos tipos de momificación y sus técnicas (II.85-90). Más allá del gusto griego por las anécdotas, la inclusión de un asunto tan macabro y específico respondía a motivaciones más profundas, que tienen que ver con la propia visión helena del mundo: Egipto era representado como una civilización antigua y desarrollada, de conocimientos arcanos y profunda religiosidad, pero también extraña y misteriosa, de costumbres extravagantes. Nada ejemplificaba mejor esa visión ambivalente como las momias y sus pormenores. ¿Cuál es la visión actual del mundo funerario egipcio? ¿Existe un sesgo en la interpretación, excesivamente volcada en lo relacionado con la muerte en esta cultura milenaria?

¡A la venta el 30 de septiembre!