“La estrategia alemana y el programa de construcción naval” por Michael Epkenhans (MGFA)

DFC12-1

Al estallar la Segunda Guerra Mundial con el ataque alemán a Polonia el 1 de septiembre de 1939, la Kriegsmarine se encontraba en una posición muy difícil ya que, pese a haberse sacudido todas las restricciones del Tratado de Versalles de 1919, el desarrollo de la flota no había hecho más que empezar. No es sorprendente que, dada la ausencia de una poderosa flota de superficie, los submarinos fueran la espina dorsal de la guerra en el Atlántico desde el comienzo mismo del conflicto. Posteriormente, y al igual que los acorazados de bolsillo, todos los submarinos se iban a desplegar en el Atlántico Norte.

¡A la venta el 30 de octubre!