En Arqueología e Historia n.º 1: La cultura ibérica podrás encontrar: «Son los vivos los que importan. El ritual funerario y las necrópolis ibéricas» por Fernando Quesada Sanz

 

DFAQ1-25

En el mundo mediterráneo antiguo la muerte de un miembro de la comunidad suponía el tránsito de la persona fallecida a un Más Allá más o menos oscuro, transición que había de ser facilitada y celebrada mediante los ritos apropiados. La muerte era un momento liminar (del latín limen, umbral, en el sentido de tránsito), y hasta que se celebran los ritos apropiados no culminaba la transición por la que el difunto pasaba a formar parte de la comunidad de los muertos… y con el tiempo al estatus de ancestro del grupo.

Pero además estos rituales suponían para las familias, conciudadanos e incluso para los clientes y siervos del muerto, una ocasión muy significativa para manifestar de manera visible los lazos de afecto o de jerarquía, de relaciones sociales, económicas y militares que configuraban la fábrica misma, la estructura de la sociedad. En esto la cultura ibérica, entre los siglos VI y I a. C., no se comportó de manera diferente al resto de las civilizaciones contemporáneas en el óvalo mediterráneo.  Junto a este artículo, se incluye una ilustración obra de José Luis García Morán de un ritual de incineración en una necrópolis ibérica.

Etiquetas: , , , , ,

Productos relacionados

Artículos relacionados

II Concurso de Microensayo

El posible origen militar del autor del documento martirial más antiguo de la península ibérica

Bajo el mandato de los emperadores Valeriano y Galieno se decretaron dos edictos por los cuales se instaba a los cristianos a demostrar su adhesión incondicional a Roma a través del culto a la religión tradicional del Estado. Era un intento por parte de los emperadores de restituir la Pax deorum en un contexto de grave crisis económica, militar y social. Los dos edictos, fechados en 257 y 258, comportaron el enfrentamiento entre Iglesia y Estado como ya había ocurrido en la anterior persecución del emperador Decio. El segundo edicto... (Leer más)

Pin It on Pinterest