Imagen El Mundo

Estos días se han conocido las nuevas cifras del QS World University Rankings by Subject 2016 o Rankings Académicos de Universidades por Materia; una serie de listas que clasifican a las universidades e instituciones de educación superior e investigación de acuerdo con una metodología que incluye criterios objetivos medibles y reproducibles. Los resultados se publican con periodicidad anual e incluyen, por ejemplo, indicadores como la reputación entre los académicos y las empresas que contratan estudiantes titulados, así como la calidad de las investigaciones que llevan a cabo sus instituciones.

En cuanto a España, coronando la lista encontramos a la Universidad de Barcelona; de las 16 especialidades que sitúan a este centro dentro de los 100 mejores, el departamento de Arqueología se ubica a la cabeza obteniendo el puesto 35 a nivel mundial y el 15 de Europa, por delante de universidades de gran tradición y prestigio como Francia, Italia, Alemania, Austria y Holanda.

En el mismo apartado de la Arqueología, hay otras cuatro universidades españolas que podemos encontrar dentro de los cien mejores centros dedicados a este campo de investigación; La Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad Complutense de Madrid emplazan sus Facultades de Arqueología entre los puestos 51 y 100.

¿Cómo se consigue esto? «La clave es hacer buenas investigaciones y liderar buenos proyectos, y tener investigadores competitivos que reciben las máximas ayudas para trabajar. En Arqueología les damos todo lo que podemos», apunta  Enric Canela, vicerrector de Política Científica de la Universidad de Barcelona, una expresión con la que no están de acuerdo los investigadores en arqueología de la UB que han visto desaparecer a principio de 2016 su departamento específico para ser integrados en un macrodepartamento de Historia y Arqueología en el que se reúnen las áreas de conocimiento de Prehistoria, Arqueología, Historia Antigua, Historia de América y África, Historia Moderna, Historia Medieval e Historia Contemporánea.

Fuentes: