Cartel del CongresoEntre el 1 y el 6 de agosto de 2016 se celebrará en Barcelona el 28th International Congress of Papyrology, un gran evento y un referente en cuanto a la papirología se refiere. Además del congreso, se ha organizado la exposición Las Flores del Faraón: un viaje por el Nilo a través de sus papiros. Esta  —que se inaugurará el 20 de abril y  está financiada por el IEMED— cuenta con una selección de papiros de Montserrat y el Palau Ribes. Su  sede se encontrará en el Archivo de la Corona de Aragón. En Desperta Ferro hemos tenido el placer de poder entrevistar y charlar sobre la exposición, su contenido y sus piezas con Sofía Torallas, comisaria de la muestra y profesora asociada del departamento de Clásicas y Lenguas y Civilizaciones de Oriente Próximo de la Universidad de Chicago.

Aprovechamos para recordaros Desperta Ferro Arqueología e Historia n.º4: Egipto. El Libro de los Muertos.

Entrevista a Sofía Torallas

Realizada por Aroa Velasco, licenciada en Historia y doctoranda de la Universidad Autónoma de Madrid.

Aroa (Desperta Ferro): Como he visto estos días, la inauguración ha sido todo un éxito y ha tenido muy buena acogida, así que lo primero de todo es darte la enhorabuena por ello y por el enorme trabajo que lleváis a cabo. ¿Cómo ha sido el trabajo para todos estos meses y para quién está enfocada dicha exposición?

IMG_3517

Sofía Torallas: Pues muchas gracias. Hemos quedado muy contentos con el trabajo realizado, aunque agotados. Ha sido interesante hacerlo, pero difícil porque cuando tienes colecciones tan amplias tienes que seleccionar, no puedes tenerlo todo. No es como la colección de Berlín que tienes papiros completos, sino que tenemos muchos fragmentos. Tienes que ir completando y dando una idea de toda la vida cotidiana y estructurarlo un poco en espacios que sean comprensibles a un público grande, porque esta exposición no está hecha solo para el congreso de papirología, porque esta exposición está pensada para la ciudad de Barcelona, para el turismo. Entonces teníamos que darle una estructura que se pudiera seguir. Y por eso tenemos el cocodrilo y las máscaras funerarias que cuentan con más atracción.

A: He estado navegando por la página web de la exposición “Las flores del faraón”, pero me gustaría saber un poco más. Como bien explicáis en la web, esta exposición se compone de unas 70 piezas, de dos importantes colecciones de papiros del país. Pero ¿qué nos vamos a encontrar en esta exposición? ¿Cómo habéis estructurado la exposición para el visitante?

S: Hemos estructurado la exposición como si fuera un viaje subiendo el Nilo, empezando en Alejandría hasta Tebas, haciendo paradas. Y en cada una de esas 8 paradas hemos reunido textos en torno a un tema. No es cronológica, es más bien geográfica, porque nos ha dado así la posibilidad de estructurar en torno a una ciudad. Sin embargo, no por ello las piezas que hay en dicha sección son de esa ciudad, pero si están incluidas en ella por su conexión con el tema del que se habla.

A: El viaje comienza en Alejandría, con el tema de su famosa biblioteca. ¿Qué textos podemos encontrar aquí?

S: La sección de Alejandría la hemos dedicado a los textos literarios por su biblioteca, como bien me comentabas. El visitante podrá encontrar varios textos de Homero, algún ejemplo de libro en formato rollo y en formato códice para que se vea un poco la actividad literaria en Alejandría. Y la copia de los autores antiguos, y cómo se nos han trasmitido. Por ejemplo, tenemos un par de fragmentos de otros autores como Demóstenes, Tucídides y Hesiodo, aparte de Homero, de quien es el 80% de los textos literarios griegos.

IMG_3567

A: Seguimos el viaje por Náucratis, ciudad de fundación griega y puerto comercial. ¿A qué lo habéis dedicado? Porque además, no solo tenemos papiros.

S: En este apartado tenemos textos relacionados con el comercio. Por ejemplo, tenemos uno que se refiere al pago de un impuesto para el control de las medidas y pesas en el mercado; y otro se refiere a un mercado en una puerta de una ciudad, al que acompañan unas piezas paralelas para que no sean todo papiros, y hemos añadido una mina, que es una pesa de mercado en bronce, y unas monedas acuñadas en Alejandría. De esta manera hay material complementario, para que no sea todo papiro, porque entendemos que cuando uno se asoma a las vitrinas hay que complementarlo un poco y añadirle un poco de sal y pimienta.

A: La siguiente parada me ha llamado la atención porque es el Fustat, la primera fundación árabe, fundada en el 641 d.C., ¿qué tipo de textos árabes podemos encontrar en Egipto?

S: Los papiros de esta sección son de la colección de los Jesuítas de Barcelona, y tenemos, por ejemplo, una carta oficial, que está muy bien porque es de los primeros años de la llegada de los árabes a Egipto, con lo cual es muy valiosa. Luego también tenemos unas oraciones. Hemos añadido alguna cosa más como unas lámparas de aceite, y algún documento más para ilustrar el hecho de que también la lengua griega se siguió utilizando en Egipto, como unas cuentas.

IMG_3529

A: Claro, porque los textos que poseéis no sólo los tenéis en griego. ¿En qué otros idiomas podemos encontrar los textos expuestos?

S: Pues hay griego, latín, árabe y demótico. Y no hemos podido llevar más por la conservación. Teníamos un Libro de los Muertos pero está en muy mal estado, así que lo hemos puesto virtualmente.

A: En la siguiente sección, que es el oasis del Fayum y que representa la administración, tenéis una de las piezas que más gusta a todo el mundo, que es una amnistía fiscal de Ptolomeo V, ¿por qué es tan importante?

S: Es interesante sobre todo porque nos trae un paralelo a nuestro tiempo. Aunque esta amnistía es diferente porque tras una revuelta popular, el país quedó en crisis y se perdonaron ciertos impuestos pero no a los ricos, y ahí está la diferencia con nuestro tiempo. Era para sobrellevar el hecho de que el año agrícola había sido muy malo por las revueltas y la inestabilidad política y económica. Este es el más llamativo, pero la sección también cuenta con otros papiros que son pagos de impuestos diversos, de época romana también.

A: La siguiente parada es en Oxirrinco, donde tenemos piezas relacionadas con la escuela, pero ¿quién podía acceder a este tipo de textos? ¿Quién podía leerlos y escribirlos?

S: La sociedad, en cuanto estaba integrada en el sistema económico, tenía que acceder a este tipo de textos. El hecho de ser analfabeto no significaba que no tuvieras contacto con la escritura. Por ejemplo, la gente se escribía cartas y como no sabían ni escribir ni leer había escribas que te la redactaban, y dicha carta se mandaba y cuando llegaba al destinatario había otra persona que la leía. Incluso la traducía; llegaba escrita en griego y la traducía al demótico. Nos consta que había escribas y gente que leía las cartas en alto para las familias. Pagabas tu impuesto, de lo cual no se libraba nadie, y te daban tu recibo y tú te llevabas un recibo que no entendías, porque no sabías leer, pero lo tenías.  La burocracia funcionaba y afectaba a todas las capas de la sociedad.

Otra cosa son los textos literarios que probablemente estaban muy limitados a una sección de la sociedad.

A: ¿Y qué textos habéis incluido en esta sección?

S: En esta sección tenemos ambos polos, y hemos conseguido suficientes piezas en las dos colecciones para ilustrar la evolución y los diferentes niveles de alfabetización. Tenemos desde el analfabeto, con un documento que es un contrato en el que una persona firma por otra porque no sabe escribir. El problema del analfabetismo se resolvía así, usando a otras personas para la burocracia que firmasen por ti.

Por otro lado, tenemos documentos de escuela en los que aparecen las fases de aprendizaje, desde el alfabeto, silabarios y luego ya textos más elaborados y el aprendizaje de la retórica. Hemos añadido también un dibujo mitológico, y lo hemos incluido porque pertenece a un códice de enseñanza superior en el que se recogen los textos de Cicerón, quien se estudiaba en el sur de Egipto tan tarde como en el siglo IV.

A: No podemos hablar de una exposición de papiros sin hablar del mundo funerario, del cual se encarga la siguiente parada, Amarna, una ciudad del Egipto faraónico, cuyas máscaras funerarias la hacen una sección muy atractiva. Tenéis también dos etiquetas de momia, una demótica y otra griega, ¿para qué sirven estas etiquetas?

S: Debido a que el proceso de embalsamamiento duraba tiempo –dependiendo del proceso podía durar unos dos meses–, cuando iban a recoger el cuerpo embalsamado, para saber cuál era el que se debía llevar la familia (estaba todo envuelto), éste tenía atada al cuello una etiqueta en la que se decía quién era.

Hemos incluido en uno de los paneles de la exposición una carta de una mujer que le escribe a su hermana y le dice que le manda el cuerpo de su madre y que lleva una etiqueta atada alrededor del cuello, y que se lo manda para darle sepultura o para guardarlo, porque también se dice que los guardaban en la casa, un poco asqueroso, pero se hacía.

A: Aparte de estas etiquetas, tenemos también papeles llamados “la burocracia de la muerte”, ¿qué tipo de textos son estos?

S: Simplemente un certificado de defunción que tenemos de la colección de Montserrat. Si uno piensa en la parte práctica de la muerte, cuando uno muere tiene que dejar de pagar impuestos. Y en las listas y los censos, que eran precisamente para la recaudación de impuestos, aparecían todos los ciudadanos. Entonces uno mandaba este tipo de documentos para decir que había muerto X, y que lo sacasen de la lista.

A: Sí, es como el otro lado del mundo funerario. Para la siguiente parada, que abrís con dos terracotas, tenemos representado al cristianismo; pero ¿siguen existiendo textos paganos?

S: Sí, la siguiente sección es Hermópolis, que lo hemos utilizado más que simplemente para representar el cristianismo, para presentar la transición a éste. Abrimos la sección con esas dos terracotas y una carta de los siglos III-IV d.C. en las que se menciona a un tallador de jeroglíficos. Es un momento de transición en que el paganismo todavía tiene fuerza y el país empieza a cristianizarse a gran velocidad. Estos restos de paganismo durarán mucho tiempo y luego empezarán a perseguirse.

IMG_3624

A: Y sobre el cristianismo en Egipto, ¿qué tipo de textos conservamos y podemos ver en la exposición?

S: Hemos incluido varios textos bíblicos porque tenemos un manuscrito del siglo V, de la colección de los Jesuitas de Barcelona. Se trata de un códice en pergamino que contiene tres evangelios en su traducción al copto. Es un manuscrito de lujo y es de los pocos en los que se conserva la traducción completa al copto sahídico de los evangelios. Luego tenemos un fragmento del evangelio de Mateo que se dice que es uno de los fragmentos más antiguos, y es del siglo II d. C., y pertenece a un códice, aunque es muy pequeño. El papiro más antiguo del Nuevo Testamento está en la colección de Manchester y es de principios del siglo II y contiene Juan, y el de la exposición es un poquito más tardío y contiene Mateo.

Aunque no sólo hemos incluido la Biblia, sino que también tenemos documentos administrativos de monasterios que eran los centros comerciales y económicos y se ocupaban de gestionar muchas veces los impuestos de todos los pueblos de alrededor.

A: En la exposición tenéis auténticas joyas papirológicas por lo que veo.  Pero ¿por qué habéis elegido Hermópolis para esta sección?

S: Porque tenemos un documento de una entrega de vino y éste es muy interesante porque está firmado por el abad del monasterio de Hermópolis, y por eso hemos elegido esta ciudad para representar el cristianismo porque hubo un monasterio muy importante allí.

OMR1472r

A: Y ya llegamos a la última sección, que es la favorita: Tebas, dedicada a la magia, ¿por qué Tebas? ¿Qué podemos encontrar, aparte de papiros, en esta sección?

S: Hemos elegido la ciudad de Tebas por la biblioteca que se encontró de un mago. Aquí podemos ver, por ejemplo, una maldición escrita en un ostracon que tiene como unos dibujos y caracteres mágicos muy llamativos. También tenemos un par de amuletos, uno contra la fiebre y otro contra una enfermedad que no sabemos muy bien y que es cristiano, porque añade “En el nombre del padre, del hijo y del Espíritu Santo”, y pide protección contra la enfermedad. Y está doblado para llevarlo colgado.

A: Luego también he visto que en la exposición habéis dedicado un pequeño apartado a 3 personajes: Ubach, Josep O´Callaghan y Ramón Roca Puig. ¿Qué papel desempeñaron estos tres personajes dentro del ámbito de la papirología? ¿Por qué les habéis dedicado un espacio en esta exposición?

IMG_3675

S: Porque las colecciones con las que hemos hecho la exposición son con colecciones compradas por estos tres personajes. El primero y más antiguo es el padre Ubach que era un benedictino de Montserrat que desde el principio del siglo XX hasta los años 30, viajó a Oriente y pasó gran parte de su vida allí, y le pedía al padre abad que le mandara dinero para comprar antigüedades. Entonces el padre Ubach compró todas las antigüedades que hay en el Museo Bíblico de Montserrat, en la sección de Antiguo y Oriente. De papiros compró una colección pequeña, hay un par en la exposición. Pero lo más importante que compró fueron tablillas cuneiformes, una colección espectacular. Y el cocodrilo de la exposición también lo trajo el.

A: Y ¿Quiénes fueron Roca Puig y O´Callaghan?

S: Roca Puig era canónigo de la catedral de Barcelona y O´Callaghan era jesuita y ambos eran contemporáneos, aunque no se llevaban muy bien. Los dos compraron sus colecciones a la vez en El Cairo en los años 50-60, a través de intermediarios y sus colecciones provienen del mercado de antigüedades, no de excavaciones arqueológicas. Crearon dos colecciones que son privadas porque ellos buscaron sus propios mecenas. O´Callaghan consiguió dinero de su cuñado Palau-Ribes y Roca Puig de Myrurgia, de una empresa de cosméticos. Y es muy meritorio porque las dos colecciones tienen más de 2000 piezas.

A: Cuando hablas de las dos colecciones te refieres al Museo de la Abadía de Montserrat y la del Archivo Histórico de los Jesuitas de Barcelona, que es de donde proceden todas las piezas que habéis puesto en la exposición. ¿Qué tipo de textos compraban o les interesaban?

S: El padre Roca Puig estaba interesado fundamentalmente en la Biblia, y O´Callaghan también. Publicaron algunos textos cristianos. Pero claro, en todos los lotes que compraron, porque los compraban en lotes, venían muchos textos que no les interesaban nada que eran los textos documentales. Son colecciones fantásticas que ellos ni tocaron.

A: Entonces, todavía faltan por publicar papiros de las colecciones,¿no?

S: Mucho. De Montserrat yo he publicado más o menos 100. Estoy trabajando en otro volumen que tendrá otros 50, y hay algunos que no se publicarán nunca porque son fragmentos y no merecen la pena. Hay mucho material y para muchos años.

A: Si, ya veo, no solo es traducir el papiro.

S: No, hay mucho trabajo de base.

A: Y sobre la procedencia y contextos de los papiros que compraban ¿qué se sabe?

S: De algunos podemos saber la procedencia porque lo pone. Alomejor pone “Oxirrinco”, pero luego vete a saber si fue encontrado allí o ha sido enviado desde esa ciudad. Es imposible saberlo. Algunos sí, porque cuando se vendían en El Cairo, te decían de dónde venían, y por ejemplo hay algunos en Montserrat que tenemos cartas y demás de los intermediarios y tenemos algunos de Tebas. Te lo puedes creer o no.

Por otro lado, sabemos por ejemplo que hay papiros que han estado muchísimos años con los mercaderes de antigüedades porque fragmentos que coinciden del mismo papiro están en colecciones en las que una se ha comprado a principios del siglo XX y otra a mediados, es decir, pueden haber pasado 30 años sin venderse o vendiéndose y revendiéndose. Es imposible de saber.

A: Este es el viaje que hacía un papiro hace unos años, antes de los años 70 cuando podían salir de Egipto, pero ahora se quedan allí. ¿Son allí conservados y restaurados? ¿Cómo se trabajan los textos en la actualidad?

S: Con la situación que hay ahora en Egipto no lo sé. Yo trabajo en Asuán, en una excavación y trabajo con el instituto suizo que tiene bastantes medios y material. Entonces cuando yo voy allí trabajo con ostraca, y llego allí y me dan bolsas de plástico grandes, como las de la compra, con material a estudiar. Yo trato se separarlos pero luego eso tiene que ir por obligación a un depósito del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto. Que lo mismo llegan los ladrones, entran y lo rompen todo, y esto está pasando. Entonces los arqueólogos intentan guardar en sus depósitos las piezas más delicadas, pero es muy complicado. De año en año te encuentras con daños porque están permanentemente rozándose y no se pueden guardar bien.

A: Claro, en cuanto los sacas del contexto ya empieza el deterioro de la propia pieza.

S: Efectivamente, y comparado a cómo los tenemos aquí, así todos guardados en las colecciones de museos europeos, pues es muy diferente. Lo que hay que hacer es, lo antes posible, estudiarlos, sacar el texto, digitalizar y sacar la fotografía porque el proceso de deterioro, dependiendo de donde estén, es inexorable.

A: Y al final se pierde la pieza. ¿Se pierden muchas piezas por este motivo?

S: Muchas se pierden, y no solo en Egipto. Hay papiros que han desaparecido de colecciones europeas y americanas. Es muy triste.