Se dice que en la llanura de Hachiman, durante la cuarta batalla de Kawanakajima (1561), tuvo lugar el famoso episodio del ikkiuchi, el combate singular entre los dos señores samuráis más poderosos del momento, Takeda Shingen y Uesugi Kenshin. El siguiente texto es un extracto adaptado del libro Shingen el Conquistador, volumen 5 de La saga de los samuráis, de Terje Solum.

Uesugi Kenshin ataca a Shingen

La versión más extendida del ikkiuchi afirma que Uesugi Kenshin, cuando asumió que estaba perdiendo la batalla de Kawanakajima, lo fió todo a la posibilidad de acabar con su más encarnizado enemigo. Llevado por la más absoluta desesperación, cargó a caballo contra el honjin (cuartel general) Takeda. Allí encontró a Takeda Shingen, sentado en su shōgi (taburete de campaña), al parecer armado solo con su gunbai, su abanico de guerra, para defenderse.

Ikkiuchi Takeda Shingen contra Uesugi Kenshin

El ataque de Uesugi Kenshin al honi de Takeda Shingen en la cuarta batalla de Kawanakajima. La saga de los samuráis vol. 5, Shingen el Conquistador.

Kenshin blandió su espada de tres shaku de longitud (unos 90 cm) contra la cabeza de Shingen, quien a duras penas logró desviar el golpe con su gunbai. Uno de los vasallos Takeda, un hatamoto que respondía al nombre de Hara Ōsumi, acudió al rescate de su señor y, empuñando una lanza, atacó furiosamente a Kenshin, golpeándole en el hombro, tras la armadura.

Uesugi Kenshin contraatacó desviando con su espada la lanza de Ōsumi, que entonces embistió contra los cuartos traseros del caballo con gran fuerza, encabritando al animal y provocando que arrancase al galope, alejándose del campamento y llevando consigo a su jinete. Más soldados takeda acudieron a la escena, pero para entonces Kenshin ya estaba de regreso a sus propias filas.

Posteriormente se descubrieron ocho marcas de tajos en el gunbai y, de acuerdo con las fuentes, se decía que Takeda Shingen habría recibido dos heridas en el brazo a consecuencia del ataque. Esta es la forma en la que se ha transmitido la historia, pero como en todos los episodios aislados, existen muchas preguntas y versiones alternativas.

El ikkiuchi en las fuentes

El Takeda sandai gunki recoge una variante del episodio ikkiuchi en la que Ōsumi atacó con su mochi-yari (lanza) a Uesugi Kenshin, haciéndole descabalgar, pero uno de los vasallos usesugi acudió raudo al rescate, cediéndole su montura y permitiéndole cabalgar desde el campamento de Takeda Shingen hacia el río Sai.

Otra versión puede extraerse en el Uesugi-ke go nenpu, que afirma que fue un hatamoto de Kenshin llamado Arakawa Nagazane quien cargó contra el honjin takeda con su espada en alto. Shingen, que no había tenido tiempo de echar mano a su propia espada, se defendió del atacante blandiendo su gunbai. Los samurai hatamoto de Shingen finalmente acudieron al rescate y forzaron al atacante a retirarse. Se dice que Nagazane habría muerto ese mismo día, aunque ignoramos si durante el ataque contra Shingen o en los combates que acontecieron más tarde.

Ikkiuchi Takeda Shingen contra Uesugi Kenshin

Episodio Ikkiuchi. Takeda Shingen contra Uesugi Kenshin. La saga de los samuráis vol. 5, Shingen el Conquistador.

De todas las diversas fuentes en torno al episodio del ikkiuchi, la carta escrita por Konoe Sakihisa (1536-1612), datada el 5 de octubre de 1561, es la más interesante. Este individuo, proveniente de la zona de Kantō, escribió a Kenshin para alabarle por su victoria sobre Harunobu (Shingen) y, a la vez, por haber combatido espada en mano durante la batalla. Desgraciadamente no se menciona contra quien combatió, y esta ambigüedad podría haber dado pábulo a las historias y leyendas posteriores acerca de que el combate fue nada menos que un duelo personal entre los dos comandantes.

Sakihisa escribió esta carta probablemente a causa de una misiva que habría recibido anteriormente del propio Kenshin, aunque desconocemos los motivos. Era una práctica habitual durante este periodo, de hecho, informar a los aliados, amigos y líderes administrativos de diversos asuntos, y una gran victoria como esta habría sido un acontecimiento importante de esa clase.

Sakihisa continúa en su carta afirmando que el nombre de Kenshin será conocido a lo largo del país debido a esa demostración personal de valentía y a su gran victoria. Además, reclama su presencia en la zona de Kantō tan pronto como le fuera posible, ya que Hōjō Ujiyasu de Odawara estaba atacando el castillo de Matsuyama.

Revisión actual del ikkiuchi

Este episodio del ikkiuchi ha sido descrito en incontables libros e ilustrado en innumerables grabados –especialmente en los llamados ukiyo-e del siglo XIX– y en otras formas de arte hasta la actualidad. No existen fuentes contemporáneas, sin embargo, que den sostén a la historia. Muchos historiadores japoneses se muestran, por tanto, escépticos en torno a la veracidad del episodio y creen que podría haber sido elaborado con posterioridad.

Cuando una persona adoptaba los hábitos tradicionalmente se afeitaba la cabeza y adoptaba una cogulla de monje (gyōnintzutsumi), tocado que se empleaba con frecuencia en lugar del casco. En este contexto, sería útil preguntarse si Kenshin habría portado el tocado monacal blanco con el que se le representa en una fecha tan temprana como 1561, lo que probablemente constituya una contradicción cronológica ya que no se ordenó monje hasta 1570, o al menos no oficialmente –la primera vez que vemos mencionado el nombre de Kenshin, que adoptó tras su ordenación, es en una carta datada el 13 de diciembre de 1570–.

Sea como fuere, no puede afirmarse categóricamente que el episodio del ikkiuchi no tuviese lugar; sin embargo, es muy probable que fuese otra persona, y no Kenshin, quien atacase el campamento de Shingen: posiblemente un kagemusha.