En el libro Amazonas. Guerreras del mundo antiguo, Adrienne Mayor recoge los mitos griegos y la realidad histórica sobre las legendarias amazonas a partir de la arqueología, fuentes literarias griegas, la etnología y la lingüística. La figura de la mujer guerrera, aunque normalmente asociada a la estepa euroasiática, existió en diferentes culturas y territorios hasta llegar a las islas niponas. Destacadas y recordadas por su valentía y respeto al bushido, las onna bugeishas o mujeres samurái son celebradas en los cantares, las leyendas y las pinturas de la historia japonesa.

En el Japón medieval de los siglos XI y XII el poder formal del emperador era tan solo una sombra frente al poder efectivo de las poderosas familias y de los shogunes. Desde principios del siglo X, en la era Heian (794-1185), varios de los clanes samuráis comenzaron a luchar entre sí ante la debilidad del emperador, provocando el estallido de la guerras Genpei (1180-1185).

Tomoe Gozen mujeres samurái

Tomoe Gozen, por Kikuchi Yōsai

En esta guerra se enfrentaban el clan Taira y el clan Minamoto, que apoyaban a diferentes candidatos a emperador. La guerra comenzaría con la derrota de Minamoto Yoritomo, pero gracias a la alianza con la familia Takeda conseguiría lograr su victoria y afianzarse como el clan más poderoso de Japón. Como participante de la misma se encuentra nuestra protagonista: Tomoe Gozen (¿1157-1184?), una onna bugueisha que pasó a la historia por el famoso Heike Monogatari (Cantar de Heike).

Tomoe Gozen y las mujeres samurái

En él se la describía como una mujer: “especialmente hermosa, de piel blanca, pelo largo y bellas facciones. También era una excelente arquera, y como espadachina era una guerrera que valía por mil, dispuesta a confrontar un demonio o un dios, a caballo o a pie. Cuando una batalla era inminente, Yoshinaka la enviaba como su primer capitán, equipada con una pesada armadura, una enorme espada y un poderoso arco; y ella era más valerosa que cualquiera de sus otros guerreros”. Tomoe Gozen nació en el seno de una familia samurái y como tal, fue educada en el arte marcial para proteger a la misma.

Frente a las armas utilizadas por los samuráis (bokken, catana…), las mujeres samurái se instruían en armas como la naginata o el arco, que les permitían evitar el enfrentamiento más cercano. Cuando llegó el momento, Tomoe se unió a la guerra Genpei junto al clan Minamoto y a su marido o señor, el general Yoshinaka, primo del líder Minamoto. Tomoe lideró a las tropas hacia la victoria decisiva sobre el clan Taira en el paso de Kurikara (1183), tomando Kioto, capital de Japón en la que residía el emperador.

Aun así, las tensiones entre los primos eran evidentes: Yoshinaka no aceptaba que los territorios que habían pertenecido a su padre pasasen a su primo y Yorimoto Minamoto aprovechó para acusarlo de conspiración, lo que le valió ser declarado enemigo del estado por el emperador. Yorimoto conseguía de este modo enfrentarse a su primo y ganarse el afecto del emperador. Tras la toma de Kioto, Yoshinaka fue derrotado por sus primos en la batalla de Awazu (1184), según la leyenda respaldado por su favorita, Tomoe Gozen, quien intentó contener al enemigo para que este pudiera realizar el seppuku.

Tomoe Gozen mujeres samurái

Xilografía de 1899 que muestra a Tomoe Gozen derrotando a Uchida Ievoshi y Hatakevama Shigetada en la batalla de Awazu

El final de esta guerrera ha sido ampliamente debatido: en el Genpei Seisuiki se dice que fue derrotada por Wada Yoshimori y obligada a convertirse en su concubina. En otras fuentes se afirma que tomó los hábitos o que consiguió vengar la muerte de su señor aniquilando a sus enemigos. Pese a las dudas en la veracidad de su figura, sí se ha encontrado la tumba de su asistente, Yamabuki Gozen, lo que hace pensar a los historiadores que los sucesos narrados en el Cantar de Heike pudieran tener veracidad histórica.

Tomoe Gozen en la cultura popular

En Japón, la onna bugeisha Tomoe Gozen no ha tenido la repercusión de otras mujeres samurái como Nakano Takeko, conmemorada durante el festival de Aizu, pero sí pervive en el imaginario colectivo nipón. Así, existe una pieza teatral titulada Tomoe del siglo XV, y de forma más implícita el teatro kabuki también le ha dedicado una obra titulada Onna Shibaraku del siglo XVIII. Si figura también ha servido de inspiración para la literatura popular de corte fantástico, como la trilogía Tomoe Gozen de Jessica Amanda Salmonson.

Tomoe Gozen mujeres samurái

Pintura de Utagawa Toyokuni I en el que representa a Segawa Rokō IV interpretando a Tomoe Gozen en la obra Onna Shibaraku, en 1800

El género manga también ha utilizado la figura de Tomoe en la serie Samurai Deeper Kyo, en la que aparecían diferentes personajes de la historia japonesa y que dio lugar a un videojuego y a un anime emitido por Studio DEEN. Algunos han encontrado reminiscencias de estas legendarias mujeres samurái en el personaje popular de anime Sailor Moon con una crítica a la sociedad japonesa, pero también reflejo de su imaginario colectivo. En Nurarihyon no Mago también aparece Tomoe como una figura en la que se reencarna el villano. Obras de escaso rigor histórico, de hecho, en esta última llega a afirmarse que Tomoe obtiene del clan Taira un arma, cuando como hemos visto luchaba por el bando contrario. De forma parecida pero más infantil aparece también nuestra protagonista con el nombre de Tomoe Ame en las historietas Usagi Yojimbo. Por último, y de creación estadounidense, la serie de ciencia ficción Riverworld utiliza también el personaje de Tomoe Gozen como guerrera ancestral.

Pese a sus numerosas interpretaciones la figura de esta mujer samurái no ha sido tratada con rigor histórico sino respondiendo al ideal de mujer guerrera y honor samurái, relacionada normalmente con tramas amorosas en las que se destacan a la par su belleza y mordacidad. Sea como fuere, Tomoe Gozen pasó a la historia por su leyenda en una guerra que supuso la consolidación del poder en manos de los mononofu o samuráis, un poder que solo sería eclipsado con la restauración Meiji y la consiguiente exaltación del emperador.

Por Pilar Capel Mateos

 

BIBLIOGRAFÍA Y FUENTES

REYES FERRER, María. Mujeres y poder: reinas, condesas, arsitócratas e indómitas guerreras. Revista internacional de culturas y literaturas, ISSN-e 1885-3625, Nº1, 2014, pp. 286-312.

SOLUM, Terje. La saga de los samuráis: El ascenso del clan Takeda. Desperta Ferro Ediciones, Madrid, 2015.

SICILIA CARDONA, Enrique. Mitos y espadas, caminos y deberes. La esencia del honor samurái. Revista Desperta Ferro Historia Moderna Nº5, ISSN: 2255-0542, pp. 48-51.

YOSHIKAWA, Eiji. El cantar de Heike: la Gran Epopeya medieval japonesa. Satori Ediciones, 2014.