“Parece que los soviéticos van a atacar también al sector italiano: algo malo, porque probablemente los italianos huirán más rápido que los rumanos.”

General Wolfram von Richthofen

Tras el fracaso de Barbarroja los alemanes solicitaron a sus aliados el envío de más tropas para la nueva ofensiva de verano en el Frente del Este. Este requerimiento fue atendido por Mussolini, deseoso de sentarse como vencedor en una hipotética mesa de la victoria. Italia había despachado en 1941 al CISR (Corpo di Spedizione Italiano in Rusia), unos 60 000 hombres, el cual fue rápidamente creciendo, hasta que a finales de 1942 contaba con más de 200 000 hombres de las mejores divisiones italianas, dotados con el armamento más moderno disponible en ese momento. Ni que decir tiene que estas divisiones (diez en total, tres de ellas alpinas) no fueron rivales para las soviéticas cuando lanzaron su ofensiva en diciembre de 1942.

Operación Pequeño Saturno

Tras el éxito de la Operación Urano (el embolsamiento del Sexto Ejército alemán en Stalingrado) la STAVKA planificó otra operación cuyo objetivo sería atravesar el Don, destruir al 8.º Ejército italiano (ARMIR) y llegar hasta la ciudad de Rostov, aislando así a los Grupos de Ejércitos del Don y del Caúcaso, que trataba de socorrer a las tropas de Paulus. Pero la operación de socorro del Kessel de Stalingrado, liderada por Von Manstein, obligó a Stalin a trasladar al 2.º Ejercito de la Guardia de Rodion Malinovskij (del que ya hablamos en el artículo anterior) al frente de Stalingrado y limitar la siguiente ofensiva que recibiría el nombre de Operación Pequeño Saturno al reducir sus objetivos iniciales.

Operación Pequeño Saturno. La destrucción del 8.º Ejército italiano en el Don (Diciembre 1942-Enero 1943)

Columna de carros T-34 soviéticos durante la Operación Pequeño Saturno.

Según Glantz, en su obra Choque de Titanes, los soviéticos deplegaron para la ofensiva en el sector del Don 425 000 hombres, 1170 carros de combate, 5000 cañones y morteros, así como 590 aviones. Es decir, 30 divisiones de fusileros, nueve de la Guardia, 17 brigadas acorazadas, tres de la Guardia, y 17 brigadas mecanizadas, tres de la Guardia. Frente a ellos el 8.º Ejército italiano, el XXIX y XVII Cuerpo de Ejército alemán, el I.º y II.º Cuerpo de Ejército rumano, así como otras divisiones sueltas, incluidas algunas Panzer, que formaban parte de la reserva del Grupo de Ejércitos del Don. En total sumaban 459 000 hombres, sin embargo el ataque soviético se centró en una zona donde los efectivos eran solamente de 210 000 hombres, 350 carros de combate y unos 500 aviones.

El inicio de la ofensiva

El 11 de diciembre de 1942 el general Golikov ordenó el inicio de las operaciones ocupando las primeras líneas de defensa italianas. Un contraataque de la reserva del 8.º Ejército consiguió recuperar parte del terreno, por lo que hasta el día 15 daba la sensación de que la respuesta italiana había conseguido paralizar la ofensiva soviética. Sin embargo, esto no era más que una fase preliminar de la Operación Pequeño Saturno y el ataque decisivo comenzó el día 16 de diciembre, centrándose en el sector defendido por las divisiones de infantería Cossería y Ravenna, del 2.º Cuerpo de Ejército del general Zanghieri. Las bajas de los defensores fueron cuantiosas pero consiguieron resistir sin derrumbarse durante esa primera jornada, en parte gracias al envío de tropas de refuerzo por parte del mando alemán.

Operación Pequeño Saturno. La destrucción del 8.º Ejército italiano en el Don (Diciembre 1942-Enero 1943)

Mapa de la segunda batalla defensiva del Don que muestra la fase de ruptura del frente entre el 16 y el 19 de diciembre de 1942, durante la Operación Pequeño Saturno. Como se puede ver la intención soviética era cercar al mayor número posible de tropas enemigas en la zona del Don.

El 17, el general Vatutin, consciente del escaso progreso de sus tropas, decidió el uso de su reserva blindada, sumando al ataque dos cuerpos de ejército blindados. Al cerrarse el día, el derrumbe de las posiciones italianas era un hecho. Pese a perder cerca del 20% de sus blindados los soviéticos habían conseguido romper el frente del Don en una extensión de unos 60 km de ancho y 40 de profundidad. Mientras, los supervivientes italianos se retiraron en desbandada dejando aislado al Panzerkampfgruppe Maempel en Filinovo, que trató en vano de parar el aluvión soviético. Esa noche se ordenó el envío de refuerzos para tratar de cerrar la brecha, la División alpina Julia, elementos de la 27.ª División Panzer y de las divisiones de infantería alemanas 385.ª y 387.ª.

Operación Pequeño Saturno. La destrucción del 8.º Ejército italiano en el Don (Diciembre 1942-Enero 1943)

Una larga columna de soldados italianos marchan a pie y con trineos improvisados huyendo de las tropas soviéticas que han roto las defensas del Don durante la Operación Pequeño Saturno. Durante la retirada se abandonó la práctica totalidad de los transportes y material pesado.

Al amanecer del día 18, viendo la situación de huida generalizada de las tropas italianas, el Grupo de Ejércitos B ordenó el repliegue del 2.º Cuerpo de Ejército italiano. Algunas unidades intentaron defender poblaciones en la retaguardia pero la superioridad de los atacantes, sobre todo en medios blindados, hizo que uno tras otro fueran cayendo todos los puntos de defensa. Ese mismo día los soviéticos iniciaron el ataque sobre la línea del río Cir, defendida por tropas rumanas y alemanas, que se vino abajo, dejando prácticamente cercadas a tres divisiones italianas (3.ª Celere, Sforzesca y Torino) que comenzaron una penosa retirada el día 19.

La retirada del ARMIR

A partir del día 20 la desbandada italiana en todo el frente era absoluta. Las condiciones de la retirada fueron por completo dramáticas, con temperaturas rayando los -30º, sin transportes ni la más mínima logística, que se convirtió en un auténtico sálvese quien pueda.

Operación Pequeño Saturno. La destrucción del 8.º Ejército italiano en el Don (Diciembre 1942-Enero 1943)

Soldados italianos tomando un descanso en “mitad de la nada” durante la retirada del Don. La debacle y descoordinación en la huida italiana fue absoluta y muchos grupos de soldados tuvieron que buscar su salvación completamente aislados.

Se formaron dos grandes columnas. La Norte estaba formada por los supervivientes de las divisiones Ravenna, Paubio y Torino (unos 25 000 hombres), así como de la 298.ª División alemana de infantería y el Panzerkampfgruppe Huffmann (unos 1500 hombres), cuyos panzer abrieron la marcha de la columna. El drama se consumó cuando el día 21 de diciembre este grupo se encontró con que la localidad de Arbuzovka estaba controlada por la 35.ª División de fusileros de la Guardia, veteranos de Stalingrado, que les cerraba el paso. La historiografía italiana conoce este episodio como la batalla del “Valle de la Muerte”, ya que tras varios días de violentos combates apenas unos pequeños grupos pudieron infiltrarse entre las posiciones soviéticas y contactar el día 26 en Certkovo con la línea defensiva alemana. Se calcula que murieron o fueron capturados unos 20 000 hombres.

La columna Sur estaba formada por los supervivientes de las divisiones 3.ª Celere, Sforzesca, Pasubio, la legión croata, alemanes de la brigada Schuldt de la SS y algunos grupos de despavoridos rumanos. La retirada de este grupo fue igual de dramática ya que, el 19 de diciembre, al llegar a Meškovskaja se encontraron con elementos del 18.º Cuerpo Blindado que les cerraban el paso. La lucha por abrirse camino fue desesperada, destacando la fiereza de la legión croata y la valentía del los bersaglieri del coronel Longo. Tras romper el bloqueo, el 24 llegaron a Anneskij, el 28 a Skoskyskaja, el 31 a Tatsjnskaja y finalmente, el 1 de enero, la columna completamente desorganizada contactó con la nueva línea defensiva alemana en Belaja Kalitva.

Operación Pequeño Saturno. La destrucción del 8.º Ejército italiano en el Don (Diciembre 1942-Enero 1943)

Columna de prisioneros italianos se dirige hacia un largo cautiverio. Se calcula que en la campaña de 1942-1943 los soviéticos capturaron a unos 70 000 italianos, de los cuales más de 22 000 morirían durante la larga marcha a los gulag de Siberia.

Un último grupo se formó el 14 de diciembre en Millerovo, donde unos 5000 italianos y 6000 alemanes, al mando del general Kreysing, consiguieron resistir hasta el 14 de enero gracias al suministro aéreo. En esa fecha un ataque de las tropas asediadas consiguió forzar el bloqueo y alcanzar las líneas propias en Vorošilovgrad y Kamensk.

Conclusión

Tras la Operación Pequeño Saturno, la aventura rusa de Mussolini y sus sueños de un nuevo imperio se habían esfumado. Al finalizar el año, el ARMIR estaba prácticamente destruido como fuerza de combate. Se perdieron casi 85 000 hombres entre muertos, heridos y prisioneros. Además, la retirada costó la pérdida del armamento pesado (75%), carros de combate (100%), artillería (80%), transportes (90%) y ganado de transporte y tiro (80%). Esta derrota fue la que ocasionó más bajas al Regio Esercito italiano en el frente ruso llegándose a hablar de una ”Cannas del Don”. Las divisiones del Cuerpo de Ejército alpino sufrirían la misma suerte en enero de 1943, durante la ofensiva Ostrogorzk-Rossoš, dando por concluida la nefasta aventura en Rusia. Los supervivientes fueron repatriados para intentar salvar a la propia Italia que veía cómo los anglo-americanos desembarcaban en Sicilia en julio de ese año de 1943.

Rafael Rodrigo Fernández, doctor en Historia Contemporánea

Para más información sobre la Operación Pequeño Saturno, te invitamos a visitar este hilo del foro de historia militar El Gran Capitán

 

Etiquetas: , , ,