El 4 de septiembre es el día que el triunvirato formado por el escritor León Arsenal, el politólogo y periodista Pedro José Villanueva y el historiador y divulgador Federico Romero (Historia y Roma Antigua) han elegido para conmemorar por primera vez el Día de la Romanidad, una celebración que pretende reivindicar un pasado común que une a pueblos de tres continentes. Para saber más sobre esta interesante iniciativa, entrevistamos a Federico Romero.

  • ¿Qué se celebra y en qué consiste la celebración del Día de la Romanidad?

Con esta fecha queremos reivindicar en el calendario un sustrato cultural común a los tres continentes por los que se extendió la romanización. Es por lo tanto un intento de destacar y poner en valor lo que une a pueblos de tres continentes que, aparentemente, pueden parecer distintos, aunque en realidad hunden sus raíces más profundas en una misma tierra abonada por los valores que Roma extendió por todos sus dominios. La civilización romana se caracterizó por amalgamar a otras culturas de su tiempo como la griega, la celta, la etrusca, la fenicio-púnica, la egipcia, etc. Estas aportaciones, unidas a otros elementos genuinamente romanos, dieron como resultado una cultura común y muy global que, con sus lógicos matices locales, se extenderá por todos sus dominios y que sobrevivirá durante siglos, como nación cultural, a la caída de Roma como entidad política. A partir de este momento evolucionará de manera diferenciada en cada zona, generando culturas aparentemente distintas pero muy parecidas en realidad.

  • ¿Cómo surge la idea y quiénes son los creadores de esta celebración?

El mérito corresponde por entero al escritor León Arsenal, que llevaba tiempo dándole vueltas a la idea de celebrar la herencia común que une a una parte muy significativa de la humanidad. La oportunidad de sacarla adelante surgió con la creación de la plataforma “Divulgadores de la Historia”, que tengo el placer de haber impulsado personalmente. Es un lugar en el que se encuentran empresas, blogueros, recreadores, escritores, periodistas, etc. que tienen como único nexo su dedicación a la divulgación de la historia y de nuestro patrimonio con el debido rigor. Eso nos permitió conocernos y coincidir a los tres. Juntos decidimos embarcarnos en esta aventura que, hasta ahora, nos ha dado muchas alegrías y satisfacciones.

  • Habiendo tantas conmemoraciones en el calendario ¿cómo es que no se le había ocurrido esto a nadie?

A nosotros también nos sorprende que nadie lo hubiera pensado antes. Suponemos que la tendencia social en nuestro presente se dirige más a resaltar lo que nos divide y a enfrentar imaginarios colectivos basados en ficticias identidades, cuando en realidad no somos más que distintas ramas que nacen de un mismo tronco. Es en este contexto en el que la celebración de lo que nos une cobra más importancia y hace del Día de la Romanidad una fiesta imprescindible en nuestro calendario.

  • ¿Por qué la fecha del 4 de septiembre?

Es una pregunta recurrente en las entrevistas que nos hacen y no nos gustaría que el debate sobre la elección de esta fecha oscurezca el significado de la celebración. El 4 de septiembre del 476 d. C es la fecha en la que se considera que Roma, como estado, desaparece en la parte occidental. No obstante esa desaparición como “nación” política no implica ni mucho menos su extinción como “nación” cultural y social. Al contrario durante siglos los antiguos habitantes del ese Imperio Romano de Occidente seguirán llamándose a sí mismos romani y seguirán comportándose y gobernándose de acuerdo a pautas y valores netamente romanos. Es por lo tanto en ese momento cuando pensamos que comienza a desarrollarse esa Romanidad, entendida como una cultura esencialmente romana que comienza a evolucionar de manera diferenciada en cada territorio, aunque sin perder nunca esa base común que ahora reivindicamos.

No obstante es una fecha simbólica, nada más. Somos conscientes de que en Dalmacia Julio Nepote seguirá considerándose emperador hasta su muerte cuatro años después y de que el Impero Romano de Oriente seguirá una trayectoria histórica durante casi mil años más, aunque nosotros lo consideramos ya como un aspecto más esa Romanidad, distinta a la Roma original.

  • ¿Qué puede aportar el Día de la Romanidad a nuestra sociedad?

Pensamos que reivindicar la herencia común de tantos millones de personas en un momento histórico marcado por un afán diferenciador a todos los niveles es altamente beneficioso para nuestra sociedad. Por otro lado la actividad cultural y económica generada en torno a la celebración de estos actos en universidades, museos, librerías, ayuntamientos, mercados, restaurantes, etc. tiene un efecto dinamizador altamente positivo, haciendo que nos fijemos más en nuestro pasado y en el patrimonio que nos han legado, tan descuidado con frecuencia.

Día de la romanidad

  • ¿En qué aspectos se aprecia más claramente la pervivencia de esa romanidad?

Hace unos días escuchamos en una entrevista radiofónica que “en la actualidad éramos más romanos por nuestras leyes que por nuestra lengua”. No sabríamos valorar en qué medida esto es cierto o no. Sin embargo es innegable que tanto muchos de los idiomas de nuestro presente, como los códigos legales que nos rigen hunden sus raíces en esa romanidad que nos une. Además de en estos dos aspectos claves, no podemos olvidar la pervivencia e influencia de la cultura romana en nuestra ingeniería, literatura, filosofía, arquitectura, escultura, mentalidad, etc.

  • ¿Cuántos lugares se han adherido ya a la celebración y con qué tipo de actos se va a celebrar esta festividad?

Es difícil dar una cifra exacta ya que crece día a día. Estamos en torno a las treinta localidades de España, Hispanoamérica e incluso alguna de Estados Unidos. Los apoyos a este acto están siendo muy variados: un grupo de amigos universitarios de cualquier lugar de América que nos escriben a www.díadelaromanidad.com para contarnos que ese día se van a reunir para brindar y que nos mandarán una foto para que la incluyamos en el mosaico fotográfico (que pensamos elaborar con todas las imágenes que nos vayan mandando), varias asociaciones de recreación que a lo largo de toda España van a celebrar diferentes actos en muchas ciudades y pueblos de nuestra geografía, muchas librerías que esa semana organizan escaparates de libros romanos o celebran diversas actividades en sus locales para celebrarlo, los ayuntamientos de ciudades tan romanas como Tarragona, Segovia o León que han programado eventos dedicados a ese día), museos arqueológicos, empresas dedicadas a la divulgación histórica que se implican y apoyan actos celebrados por otros, asociaciones culturales, universidades, etc. En nuestra página y redes sociales se puede encontrar información detallada de los diferentes eventos que vamos cerrando en cada localidad.

Estamos primando que sea un acto descentralizado que se celebre en muchos sitios y como cada uno quiera o pueda, aunque eso sí, dejando claro que se está celebrando. Por eso pedimos a todos la lectura de la Declaración sobre el Día de la Romanidad en la que se explica detalladamente el sentido de este 4 de septiembre.

Recreación histórica en Tarraco Viva, el Festival del romano de Tarragona, referente indiscutible de la reconstrucción histórica y cita ineludible para todos los amantes del mundo romano. © Manel R. Granell/Tarraco Viva

  • ¿Y después del 4 de septiembre, qué tenéis planeado para el futuro del Día de la Romanidad?

Pues tras las festividades toca antes que nada agradecer a las decenas de personas, asociaciones e instituciones su participación en esta celebración. Después, analizar con una perspectiva a medio y largo plazo cuales son los próximos pasos que hemos de dar para asegurar que esta fecha sea cada vez más, un día importante a celebrar por un porcentaje elevado de la sociedad. También programaremos con mucho más tiempo del que hemos dispuesto este año las diferentes actividades para el 2019 y buscaremos la mejor manera de extender esta iniciativa a nivel internacional.

El objetivo está claro para nosotros. El Día de la Romanidad debe ser una fecha que arraigue en la sociedad, que se celebre cada año por un número mayor de personas y que salga de nuestras fronteras para extenderse al resto del mundo. La reivindicación de esta herencia común a tantos millones de personas de varios continentes es una noble causa que merece todo nuestro esfuerzo.

Desde Desperta Ferro Ediciones no podemos más que dar las gracias a Federico Romero, y felicitar a sus impulsores por esta iniciativa.

Contenidos relacionados

Arqueología e Historia
n.º 18
Desperta Ferro Antigua y Medieval
n.º 45
Desperta Ferro Especiales
n.º 13
Desperta Ferro Antigua y Medieval
n.º 43
Arqueología e Historia
n.º 14
Desperta Ferro Antigua y Medieval
n.º 41
Desperta Ferro Antigua y Medieval
n.º 39

Del pilum a la plumbata

A lo largo de la extensa historia del ejército romano, su armamento a distancia ha sido de lo más variado, pero dos armas en concreto permiten estudiar la evolución de las legiones romanas desde el auge del Imperio hasta la caída de Roma y responder a la pregunta de... leer más

Arqueología de La última cena

Cuando llegó la hora se puso a la mesa; y los apóstoles con él. Y díjoles: “Ardientemente he deseado comer esta pascua con vosotros antes de mi pasión, porque os digo que no la comeré más hasta que sea cumplida en el reino de Dios” (La última cena, Lucas, 22:15-16).... leer más

La Notitia Dignitatum

La Notitia Dignitatum omnium tam civilivm qvam militarum in partibus Orientis et Occidentes, más conocida simplemente como Notitia Dignitatum, es una relación, una lista, un registro de todos los componentes de la estructura civil y militar del Bajo Imperio romano en... leer más

¿Gladiadores en Iberia?

La multitud tiene sus ojos fijos sobre él. El peso de tantas miradas resulta agobiante, y en las venas de Orsua, la ansiedad se mezcla con el deseo de pasar a la acción. Empuña con fuerza su falcata, aprieta la mandíbula y alza la vista hacia su contrincante. Su primo... leer más

¿Un brote zombi en el Imperio romano?

Mucho se ha escrito sobre la peste que a partir del año 166 d.C. asoló el Imperio romano, conocida como Peste Antonina o Plaga de Galeno, por el famoso doctor –tan famoso que su nombre ha quedado en nuestra lengua como sinónimo de médico– que la describió en su obra... leer más

Etiquetas: ,

Pin It on Pinterest