mitos de la batalla de Inglaterra propaganda de la RAF nunca tantos debieron tanto a tan pocos

Poster de propaganda de la RAF, 1940, impreso para H.M. Stationery Office por Lowe & Brydon Printers, Ltd, con la célebre frase de Churchill “nunca tantos debieron tanto a tan pocos”, epítome de los mitos de la batalla de Inglaterra. Wikimedia Commons

“Cuando Churchill dijo el 14 de julio de 1940 “estamos luchando solos” por supuesto obviaba el hecho que Gran Bretaña controlaba un Imperio que incluía una quinta parte de la población de la Tierra. Los aliados de la Commonwealth −Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Sudáfica− ya habían aportado por entonces fuerzas de tierra, navales y aéreas para participar en la guerra europea, y estaban preparando refuerzos sustanciales”. (Forczyk, 2016)

Sobre la Segunda Guerra Mundial existen pocos mitos tan bien construidos y persistentes como el de la llamada batalla de Inglaterra. Claro es que se apoya en la formidable retórica de Winston Churchill, quien en su discurso de 20 de agosto de 1940 pronunció aquel poderosísimo Never in the field of human conflict was so much owed by so many to so few, luego sintetizado por la propaganda en “nunca tantos [británicos] debieron tanto a tan pocos [pilotos de la RAF]”.

La construcción de un doble mito

La idea de que unos pocos escuadrones de Spitfires (los mucho más numerosos Hurricanes resultan poco icónicos y glamourosos en comparación, pese a ser responsables del mayor número de derribos de aviones alemanes[1]) contuvieron al masivo juggernaut[2] bélico alemán es en realidad un subconjunto de un mito fundacional del “espíritu británico” de aún mayor calado: el de que en junio de 1940, tras la rendición sucesiva de Polonia, Dinamarca, Noruega, Bélgica, Holanda y Francia, solo la pequeña isla de Gran Bretaña se enfrentaba a un continente entero dominado por la Alemania nazi.

Esa visión es la que con gran éxito reflejó (el 18 de junio de 1940) el ilustrador David Low (1891-1963) en el Evening Standard. Es una imagen potente que ha servido hasta la actualidad incluso como meme: de pie, solo frente a un mar embravecido y un cielo oscuro en el que surgen amenazantes las siluetas de los bombarderos alemanes, un solitario tommy británico, fusil en mano, desafía con el puño mientras exclama con apropiada concisión inglesa (los galeses o escoceses serían mucho más verbosos): “muy bien, solos”. Es decir, “nos hemos quedado solos, débiles frente al coloso. Pero da igual, aquí estamos, en pie, y nos enfrentaremos a vosotros con nuestras escasas fuerzas, nuestra razón y nuestra dignidad, etc.”

Very Well, alone

“Very Well, alone”. Por D. Low, Evening Standard, 18 de junio de 1940.

El título que preside estas páginas es deliberadamente provocativo y busca matizar (mucho) este par de mitos enlazados. Se inspira en buena manera en otra ilustración periodística, en este caso del celebérrimo Punch, a cargo de Kenneth Bird, alias Fougasse. Esta imagen complementa y a la vez contradice directamente a la de Low, mucho más famosa. Dos soldados, recostados en una playa, en actitud deliberadamente lánguida, comentan: “De modo que nuestro pobre Imperio está solo en el mundo”… −“Sí, lo estamos, los quinientos millones que somos”.

The whole five hundred million of us, Kenneth Bird (1887−1965) para Punch, 17 de julio de 1940.

El mensaje es aquí irónico, cristalino, completamente cierto… y casi siempre obviado. La isla de Gran Bretaña no está sola: pese a la derrota en Francia, hay todo un imperio de quinientos millones de seres humanos detrás, unido por el cordón umbilical del océano dominado por la Royal Navy. Como recado al pueblo británico, sin duda es menos épico que el anterior, pero también más reconfortante: había esperanza en 1940, no solo por los escuadrones de Spitfire y sus valientes pilotos (sí, bueno, y también de Hurricane, y por las WAAFs de los centros de control y los radaristas, por los bombarderos Wellington, y por la Royal Navy), sino porque la Alemania nazi se enfrentaba a un coloso económico mucho mayor que ella, y también, potencialmente, militarmente más capaz (hablando globalmente). Y aquí solo cabe recomendar (entusiásticamente) el excelente libro de David Edgerton, de título también provocativo, Britain’s War Machine (Londres, 2011), provocativo porque evoca una imagen que solemos asociar a Alemania, a la Unión Soviética o incluso (una vez movilizada) a los Estados Unidos de América, pero no a los ingleses, que siempre aparecen como los torpes de la coalición antinazi. Su idea básica es exactamente la que queremos recalcar aquí: en 1940 Gran Bretaña no era una pequeña isla en el Atlántico Norte, sino que cohesionaba unas fuerzas enormes a nivel mundial, poderosísimas y en lo decisivo (economía, logística, recursos, control de los océanos, aliados) muy superiores a las de Alemania.

Imperio global de Gran Bretañ

El imperio global de Gran Bretaña y sus rutas marítimas, 24 de noviembre 1937, National Maritime Museum Greenwich.

El mito de “los pocos” afectó, curiosamente, el razonamiento alemán. Como ha indicado Overy, los documentos y discursos de los líderes alemanes hablan casi siempre de “Inglaterra”, no de “Gran Bretaña”, “Reino Unido” y menos aún del “Imperio británico”, y en cierto modo este prejuicio afectó el juicio y los planes operacionales incluso de los militares alemanes. En julio de 1940, al comienzo de la batalla de Inglaterra, el general Quade, que había tenido un alto cargo en la Academia del Aire en Berlín-Gatow, llegó a argumentar “La situación parece mala para Inglaterra (sic) y su aislamiento geográfico y militar. Podemos afrontar con confianza las grandes decisiones por venir”, lo que demuestra su nula apreciación de la estrategia y recursos globales terráqueos en las que se basaba la defensa británica.

El (inexistente) dominio naval alemán del canal de la Mancha

Conviene pues recordar en primer lugar (no pretenderemos ser remotamente ni los primeros ni los únicos en decir esto) que Alemania nunca estuvo en condiciones reales de llevar a cabo un desembarco exitoso en Inglaterra (operación Seelöwe, “León marino”), y ello con independencia de que Adolf Hitler, el único con poder para tomar tal decisión, realmente la considerara alguna vez en serio[3]. Ya en los años cincuenta, en pleno momento de desarrollo de los dos mitos enlazados (“los pocos” y “solos”), historiadores como P. Fleming escribían: “La operación León marino, tal y como estaba planeada y diseñada, estaba condenada al fracaso y, si hubiera sido lanzada, solo podría haber acabado en desastre” (Fleming, 1957, cit. Por R. Forczyk).

En realidad −y con mucha suerte− quizá pudiera haber desembarcado algunas unidades en suelo británico, pero lo que no habría podido es aprovisionarlas y reforzarlas consistentemente hasta el punto de vencer la resistencia enemiga. Solamente −y conviene recalcarlo desde nuestro título− había una forma de que Alemania venciera en 1940, y era mediante el colapso de la fibra moral y la voluntad de resistencia del gobierno y la población británicos, que nunca se produjo. Y en eso Winston Churchill, chaquetero político, elitista, con un punto de dipsomanía, aficionado a la pintura y a la estrategia de sillón, pero inmenso inspirador, tuvo algo que ver.

Pese a las teorías de Giulio Douhet (1869-1930) sobre el poder aéreo y la guerra aérea estratégica de bombardeo, tan difundidas en Alemania, Italia, Estados Unidos o Gran Bretaña en los años veinte y treinta[4], los hechos tozudamente demostraron que con la tecnología de la Segunda Guerra Mundial (y hasta agosto de 1945) un gran estado industrial no podía ser vencido exclusivamente mediante bombardeos aéreos, incluso contando con una total supremacía aérea como la de los aliados en Europa o Asia en 1944-1945. Y desde luego la Alemania de 1940, una potencia terrestre que había construido su fuerza aérea en los años treinta como un arma para los niveles táctico y operacional, y no el estratégico, nunca dudó que la rendición británica habría de venir por la ocupación de su isla central o el colapso moral de sus dirigentes.

Ocupar Gran Bretaña estaba de lejos de las capacidades alemanas de 1940. Y la razón estaba en la fuerza naval. Al comienzo de la Gran Guerra de 1914-1918[5], y tras los esfuerzos denodados del almirante Tirpitz, la Kaiserliche Marine contaba con 17 acorazados de tipo Dreadnought, 22 de tipos previos y 6 cruceros de batalla frente a 24, 41 y 9 respectivamente de la Royal Navy. Pero la más que evidente desproporción quedaba en parte mitigada porque la marina británica había de dispersar parte de sus buques de línea para proteger intereses en todo el mundo, mientras que la Marina imperial alemana se concentraba en el mar del Norte, frente a una Grand Fleet británica local que, si bien la superaba, al menos se podía pensar en desgastarla lo suficiente para poder enfrentarse a ella en una gran batalla en la que, por la mayor potencia de sus buques (discutida y discutible) y la pericia de sus marinos, Alemania podría soñar con la victoria.

En septiembre de 1939 (Epkenhans 2015) y sobre todo a mediados de 1940, sin embargo, la desproporción entre las dos armadas era simplemente insalvable; el famoso Plan Z naval alemán, que pretendía construir con una Flota de Alta Mar “competitiva” para 1945, apenas estaba en sus comienzos en septiembre de 1939. Y la campaña y exitosa conquista de Noruega (abril-junio de 1940) fue un triunfo del Heer o ejército de tierra, pero para la Kriegsmarine fue casi un desastre, con graves pérdidas que incluyeron la masacre de una decena de destructores alemanes en Narvik (¡la mitad de los disponibles!) además de tres cruceros y daños en sus pocos buques “capitales”.

Karl Dönitz uboot

El almirante Karl Dönitz recibe en el muelle de St. Nazaire (Francia) al submarino U-94 para la ceremonia de entrega de la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro al teniente Herbert Kuppisch, junio de 1941. Bundesarchiv Bild 101II-MW-3491-06 / Buchheim, Lothar-Günther / CC-BY-SA 3.0.

En cuanto a los submarinos (Tabla 1), la fuerza de U-boote alemana al comienzo de la guerra era de 26 sumergibles oceánicos (por 60 de la Royal Navy). En julio de 1940 contaba con 27 operativos, y a lo largo del año nunca superó los 17-20 de patrulla, y a menudo solo la mitad.[6] Con esa exigua fuerza no se podía pensar seriamente en llevar a Gran Bretaña a la inanición por estrangulamiento de las rutas marítimas: el almirante Dönitz había calculado en 300 el número mínimo de sumergibles operativos necesarios para ello. Aunque Churchill declaró, en su historia de la guerra, que la única cosa que realmente le asustó durante el conflicto, y en especial entre fines de 1940 y mediados de 1941, fue la amenaza de la guerra submarina, más que la batalla aérea por Inglaterra, lo cierto es que el Reino Unido, aunque racionó y ajustó el consumo de la población civil, no llegó a estar “bloqueado” en ningún momento (Edgerton 2011: 158 ss.). Y para cuando Alemania consiguió llegar a la fuerza estimada por Dönitz, en junio de 1942, la intervención estadounidense garantizaba la derrota en la batalla del Atlántico. Pero incluso antes, las pérdidas mercantes británicas entraban en márgenes elevados pero soportables: entre noviembre de 1940 y junio de 1941, un periodo especialmente malo, los convoyes perdieron un 3.7% de su carga. Y, aunque durante la guerra la marina mercante británica propiamente dicha (de bandera) perdió tonelaje, el tonelaje controlado por la Merchant Navy creció (Edgerton 2011:162 ss). Por ejemplo, solo Noruega aportó a la causa aliada desde 1940 cuatro millones de toneladas de barcos mercantes (incluyendo 268 petroleros) y 25 000 marinos mercantes.

 

Tabla 1. Flota alemana de submarinos 1939-1943

Fuerza totalEn reparaciónDe entrenamientoOperativos/en primera líneaProducción mensual*Total pérdidas mensuales
Sep. 193957612391+12
Nov. 1939526133321
Ene. 1940556143522
May. 1940493153131
Jun. 194051420273
Nov. 1940681133246+32
Dic. 1940731333279
Mar. 194199294327115
Jun. 194113852483814+14
Ago. 1941168594564193
Sep. 1941186654873243 (1)
Dic. 19412369949882210
Feb. 19422579957101162
Abr. 194228310757119173
Jun. 194230912459126213
Sep. 1942356122621721811 (1)
Nov. 19423721036220723+113 (1)
Dic. 194238111562204235
Ene. 194340012562213226
Mar. 1943417125632292716 (2)
May. 1943432124682402641
Jun. 1943415131702142517
Sep. 1943399156791642110 (2)
Oct. 19434191657917525+327
Nov. 1943422175851622519 (9)
Dic. 194342416897159288

*Los submarinos capturados al enemigo aparecen con (+) en la columna de producción mensual. En la última columna, entre paréntesis las pérdidas en el Báltico. Fuente: De Salavrakos, 2016.

 

La Kriegsmarine de Hitler apenas contaba con un puñado de barcos en verano de 1940, junto con un puñado de submarinos operativos, y por sí sola no podía siquiera soñar con tomar el control del canal de la Mancha. Hagamos un conteo algo improvisado: para un intento de atacar la homeland británica, Alemania contaría en ese verano como máximo con un crucero pesado, cuatro cruceros ligeros y una decena de destructores. Los escasos barcos de línea (cruceros de batalla Scharnhorst y Gneisenau, por otro lado muy inferiores a los acorazados británicos) estaban dañados y en grandes reparaciones. Algún recuento deja en unos míseros tres cruceros y cuatro destructores los barcos de superficie alemanes operacionales hacia el 10 de junio de 1940[7]. En comparación, la Home Fleet británica, sucesora de la Grand Fleet, y encargada de defender la Gran Bretaña, y pese a sus también severas pérdidas ante Noruega (la más sensible, el portaaviones Glorious) contaba el 1 de julio de 1940 y solo en las home waters con tres/cuatro acorazados, dos/tres cruceros de batalla, dos portaaviones, casi una veintena de cruceros entre ligeros y pesados y más de una treintena de destructores[8]. Y ello sin contar con un gran número de cruceros, docenas de destructores, torpederos, minadores, submarinos… en diversos mandos costeros de Gran Bretaña, y con poderosos refuerzos que, en caso necesario, en una verdadera emergencia, podrían llegar de Gibraltar y más allá. En resumen, entre junio y octubre de 1940 la superioridad naval británica no es que fuera aplastante, es que no había comparación posible.

Llegada de la primera flotilla de destructores estadounidenses a la Royal Navy. Dos destructores, el HMS Castleton (anteriormente destructor de clase Wickes USS Aaron Ward) y el HMS Clare (anteriormente destructor de clase Clemson USS Abel P. Upshur), aún con los numerales de origen, permanecen amarrados uno junto al otro en el puerto de Devonport, septiembre de 1940. Imperial War Museum.

Solo recordando la frase inmortal del almirante Cunningham “a la Armada le cuesta tres años construir un nuevo buque… pero llevaría trescientos reconstruir una tradición” se entiende el inmenso sacrificio que la Royal Navy fue capaz de hacer a fines de mayo y principios de junio de 1941 en el mar de Creta. Para rescatar a las tropas de la Commonwealth atrapadas en la isla, y frente a la supremacía aérea de la Luftwaffe, aceptó la Navy la pérdida de una docena de barcos hundidos (cruceros y destructores, sobre todo) y más de veinte dañados (incluyendo un portaaviones y dos acorazados). Esto nos permite entender el sacrificio que en caso necesario hubiera estado dispuesta a hacer la Royal Navy para defender la propia madre patria… contra una armada alemana casi inexistente, por completo incapaz de controlar el canal de la Mancha.

La (inadecuada o inexistente) capacidad de transporte y logística alemana

Más allá de la mera comparación de fuerzas navales, hay que recordar que los aliados, incluso contando con la apabullante capacidad industrial combinada de los EE. UU. y la Gran Bretaña, necesitaron años, y no semanas, para reunir la experiencia necesaria para una empresa como el desembarco en el norte de Francia, mediante los asaltos anfibios, con diferente grado de volumen, complejidad y oposición, de Dieppe (agosto de 1942), norte de África (operación Torch, noviembre de 1942), Sicilia (Husky, julio de 1943), Salerno (Avalanche, septiembre de 1943) o Anzio (Shingle, enero de 1944). Y para ello se necesitó también el concurso de los EE. UU., cuya colosal capacidad industrial estaba además a salvo de cualquier interferencia enemiga, reuniendo poco a poco la capacidad de transporte naval y aéreo necesaria para trasladar de un lado a otro del canal de la Mancha las seis divisiones de infantería, una acorazadas, unidades independientes acorazadas y de infantería y tres aerotransportadas que llegaron a Normandía en las primeras 24 horas del desembarco. Además de más de un millar de barcos de guerra de todos los tamaños, esto implicó entre otras cosas el concurso de 4126 barcos de desembarco especializados de muchos tipos y tamaños, amén de 864 mercantes y más de 700 barcos auxiliares.

En comparación, para la proyectada operación León marino alemana, planificada apresuradamente en semanas, e incluso suponiendo unas fuerzas alemanas de desembarco menores a las de Normandía (que no es el caso), los alemanes solo contaban con apenas 2400 barcazas, muchas fluviales y sin motor (inadecuadas para las aguas del canal es un pobre eufemismo) que serían remolcadas. Los barcos pequeños de desembargo especializados como el Pionierlandungsboot 39 estaban en fase de prototipo, mientras que los enormes barcos con portones de desembarco como los aliados LST (Landing Ship Tanks) o su multitud de vehículos especializados, simplemente no existían o estaban en fase de diseño o prototipo durante esos meses de 1940.

Tauchpanzer sealow Leon Marino mitos batalla de Inglaterra

Tauchpanzer III, adaptación para combate anfibio del Panzer III. Pensado para poder sumergirse completamente, cubría todas las ranuras del Panzer III con un compuesto impermeable y protegía el espacio entre la ranura y el casco con una goma inflable. Una manga flexible de 18 m fijada a una boya debía mantener el flujo de aire en el interior. Estaba diseñado para poder sumergirse hasta 15 m de profundidad por un tiempo máximo de 20 minutos, tiempo en el que, de acuerdo con los planes de León marino, debían recorrer la distancia hasta las playas de desembarco después de haber sido depositados en el lecho marino por navíos alemanes. Se fabricaron un total de 168 Tauchpanzer III a partir de modelos anteriores, que descartada León marino hubo que readaptar de nuevo para el cruce de ríos, cometido en el que se emplearían durante la Operación Barbarroja. Bundesarchiv, Bild 101II-MW-5674-33 / Engelmeier / CC-BY-SA 3.0.

Los Tauchpanzer y Schwimmpanzer, sobre ligerísimos chasis de Panzer II y algunos modelos III y IV eran −además de poco fiables y escasos− difíciles de llevar hasta las playas de desembarco. En conjunto, la idea de poner en tierra en las primeras 24 horas en torno a 70 000 hombres y refuerzos y equipo pesado abundantes en los días siguientes era un sueño irrealizable por escasez o total ausencia de medios adecuados de transporte y desembarco, por falta de control del mar, por problemas de clima y mareas y por la incapacidad logística de aprovisionar adecuadamente las fuerzas desembarcadas en los días y semanas subsiguientes a la invasión, incluso si se tomara algún puerto.

Aunque desorganizado y desesperadamente falto de su equipo, el grueso del muy profesional ejército británico estaba a salvo tras Dunkerque, y la industria británica, muy eficiente pese a que la calidad de parte de sus equipos (en particular blindados) no estuviera a la altura del alemán, se puso de inmediato a remediarlo. Con 26 divisiones, cada semana el ejército británico se hacía más fuerte (Edgerton 2011). La producción de blindados, que cualitativamente no eran en conjunto muy inferiores a los modelos alemanes del periodo, es un buen ejemplo (Tabla 2). En mayo de 1940, por ejemplo, el Reino Unido produjo 138 carros de combate de todos los tipos, frente a 116 el Reich, aunque en otras categorías como el humilde rifle o la ametralladora la producción británica estaba muy por debajo. No en el arma decisiva, los aviones, como veremos de inmediato, que el Reino Unido producía en este periodo el doble que Alemania.

 

Tabla 2. Producción de carros de combate de Alemania y el Reino Unido entre 1939 y 1941

PreguerraSep.-Dic. 1939193919401941
Alemania
Total de vehículos acorazados*350337017883623
Tanques medios*387355500**16793358
Reino Unido
Total de vehículos acorazados***31496913994841
Tanques medios14610423512094890

Tanque medio incluye cualquiera más pesado que un Panzer II: Panzer III, Panzer IV, Panzer 35t y Panzer 38t, y los británicos Matilda I, Matilda II, Valentine, Churchill y los diferentes modelos de Cruiser. (*) Incluye cañones autopropulsados y cañones de asalto. (**) Excluye los capturados. (***) Incluye cañones autopropulsados en chasis de tanque. Fuente: Edgerton 2011.

 

El Grossadmiral Raeder tenía claro que desde el punto de vista naval la operación proyectada era un disparate, según el memorándum que envió al OKW (Oberkommando der Wehrmacht) el 19 de julio de 1940. Aunque Bungay (2008:152) atribuye a la Kriegsmarine un respeto reverencial por la Royal Navy, cercano al derrotismo, las cifras son las que son, y resultan inapelables. Lo cierto es que, de todas las armas de la Wehrmacht, la Kriegsmarine fue desde el principio la más reticente, y con mucho, sobre el proyecto León marino. Ya en octubre de 1939 (Forczyk 2016) un estudio del Departamento de Planificación Operacional (Kriegsmarine Seekriegsleitung, Kkl), el informe Reinicke, consideraba como mucho posible desembarcar una fuerza reducida en la costa oriental de Gran Bretaña, pero recomendaba una estrategia de bloqueo como opción más factible. El OKH (Oberkommando des Heeres) hizo entonces (informe von Stülpnagel y Stieff) su propio estudio desde la perspectiva del Ejército de tierra, y en diciembre de 1939 concluyó que podía ser factible desembargar entre tres y cuatro divisiones en East Anglia, pero tanto la Luftwaffe como la Kriegsmarine consideraron que se exigía demasiado de sus respectivas ramas del servicio.

Es cierto que no todos los autores consideran hoy que la operación alemana de desembarco de 1940 estuviera abocada al fracaso, incluso contando con supremacía aérea (ver más abajo). Entre los más recientes, por poner un ejemplo, R. Forczyk (2016) recuerda que un conocido wargame desarrollado en 1974 en la academia militar de Sandhurst en Gran Bretaña[9] concluyó que cabía la posibilidad de que los alemanes hubieran establecido una cabeza de puente en el sur de Inglaterra, pero que la Royal Navy habría cortado las comunicaciones en el canal, lo que habría forzado a la rendición en pocos días de las fuerzas alemanas desembarcadas[10]. Forczyk niega este resultado final, aludiendo “a la Göring” a la posibilidad de que la Luftwaffe aprovisionara (¿indefinidamente?) a las tropas aisladas, y a la demostrada capacidad de resistencia de tropas alemanas embolsadas como en Stalingrado, Demyansk o Korsun. Lo que no analiza el autor es el resultado final de estas “bolsas” (u otras, como Túnez), tanto en lo referente al aprovisionamiento aéreo como el estado final de las unidades atrapadas (rendidas, aniquiladas, extraídas sin equipo pesado y agotadas). Una cosa es mantener más o menos en el terreno a unas tropas cercadas junto a las playas y progresivamente exhaustas, y otra mantener su capacidad de tomar Londres y acabar con la resistencia británica.

La única posibilidad alemana pasaba pues, en todo caso, por la consecución de la supremacía aérea prolongada en el tiempo, no una mera superioridad. De hecho, el alto mando alemán era en general sumamente escéptico, y probablemente un intento real en junio-septiembre de 1940 hubiera acabado en un desastre que habría dejado pequeño el aliado de Dieppe de 1942, incluso contando con una defensa terrestre británica todavía desorganizada, pero en rápida reconstitución.

La búsqueda de la supremacía aérea sobre Gran Bretaña

Todo el apartado anterior es sin embargo un what if sujeto a todo tipo de especulaciones y actos de fe. La única de sus fases que efectivamente se llevó a cabo fue el intento, previo y necesario, de obtener la superioridad, y de ser posible la supremacía aérea, sobre el canal y el sureste de Inglaterra, una serie de actividades que solo los británicos dotaron de unidad como la “batalla de Inglaterra”, entre el 10 de julio (8 de agosto según otras fuentes) y el 31 de octubre de 1940; o entre mediados de junio de 1940 y mediados de agosto de 1941 en un sentido más amplio, desde la perspectiva alemana.

Conviene recordar que por “superioridad aérea” se entiende un grado de control del espacio aéreo que permite el desarrollo de las operaciones propias en tierra, mar o aire sin interferencia prohibitiva por parte de las fuerzas aéreas enemigas. Fue el caso de la actividad aérea aliada sobre el espacio de Europa (ETO, European Theater of Operations) durante buena parte de 1943 y hasta febrero-mayo de 1944. La “supremacía” implica un grado tal de superioridad por el que se controla por completo el espacio aéreo, y en el que la fuerza aérea enemiga se ve reducida a la impotencia y resulta incapaz de obstaculizar de manera apreciable los movimientos del enemigo en tierra o de disputar el espacio aéreo, incluyendo el propio. Es el caso del ETO desde primavera de 1944 y hasta el final de la guerra.

Mapa batalla de Inglaterra Blitz

Mapa de la batalla de Inglaterra durante el Blitz, septiembre de 1940-mayo de 1941. Pincha en la imagen para ampliar. © Desperta Ferro Ediciones

Para conseguir esa superioridad y finalmente supremacía aérea que eventualmente permitiera el cruce del canal, la Alemania nazi contaba con una fuerza aérea lamentablemente inadecuada en medios y doctrina para la tarea. Concebida como una fuerza de nivel táctico y operacional para conseguir la supremacía sobre el campo de batalla, se le exigía ahora una tarea de nivel operacional y, en un momento dado, estratégico.

La estructura organizativa de la RAF estaba pensada exactamente para el tipo de batalla defensiva que pensaba librar en 1940 (véase por ejemplo Overy 2000; Bungay 2000), y la independencia del Fighter Command y sus cinco Grupos, más el Coastal Command y el sistema de observación y alerta, todo el sistema defensivo en fin (ver más adelante) se adecuaban a la naturaleza de sus necesidades mucho mejor que la estructura y equipo de las Luftflotten alemanas.

Pese a sus resonantes victorias entre Polonia y Francia, pasando por Noruega y Holanda, la Luftwaffe, dada la naturaleza de sus combates (sobre todo apoyo táctico) había sufrido serias pérdidas (Murray 1996), que se compensaban con la enorme experiencia adquirida por sus pilotos. Pero las bajas, cuando comenzaron los enfrentamientos con los mejores escuadrones y aviones británicos sobre Dunkerque, como comentaba Galland en sus memorias (Galland 1954) demostraron “sin lugar a dudas que la RAF sería un adversario formidable”. Entre otros muchos, el libro de W. Murray sobre la fuerza aérea alemana muestra con claridad meridiana las dificultades a las que se enfrentaría en su empeño británico, comenzando por las puramente técnicas, y siguiendo por las estructurales, organizativas, de dirección y estrategia (Murray 1996: 39 ss.).

Los aviones de caza monomotores (fundamentalmente Bf 109 Emil que debían atraer al combate, desgastar y finalmente agotar a la defensa de la RAF apenas tenían, con su radio de acción de combate de unos 325 km, autonomía para volar un cuarto de hora (incluso menos en dogfight) sobre el sur de Inglaterra, y la versión E7 con capacidad para un tanque externo (que doblaba ampliamente el radio de acción) apenas entró en servicio a principios de septiembre.

Messerschmidt Bf 109 E

Cuatro cazas Messerschmidt Bf 109 E del escuadrón de combate 51 «Mölders» (IV./JG 51), Francia, agosto de 1940. Bundesarchiv, Bild 101I-058-1784A-14 / Eckert, Erhardt / CC-BY-SA 3.0

Las otras máquinas de la Luftwaffe, aunque en general excelentes, se revelaron a menudo inadecuadas para las misiones de combate con implicaciones estratégicas, en espacios reducidos y de muy alta densidad defensiva del sur de Inglaterra. Por ejemplo, los “cazas pesados” BF110 fracasaron, aunque luego tuvieron una segunda vida como excelentes cazas nocturnos, y el Ju87 Stuka (cuyo empleo como bombardeo de precisión en picado contra aeródromos y estaciones de radar era buena idea) sufrió graves bajas en Inglaterra, y hubo de ser retirado, aunque luego siguió en servicio de precisión hasta el final mismo de la guerra con buenos o excelentes resultados en el frente del este, en funciones de cazacarros y bombardeo. El intento de emplear aparatos polivalentes como el Ju88 o el bombardero medio He111 como bombarderos de área, pero en cantidades relativamente limitadas, con capacidad de carga reducida, y con inadecuada protección contra cazas, simplemente no podía producir efectos estratégicos u operacionales duraderos.

Incluso la tan publicitada como intensa pero breve campaña de concentración de la Luftwaffe contra aeródromos del sureste entre el 24 de agosto y el 6 de septiembre, aunque muy preocupante, no llegó ni de lejos a colapsar la capacidad del sistema de defensa británico, ni siquiera a dañarlo muy seriamente, aunque hubo días de seria preocupación por el fuerte desgaste en pilotos y aviones, que sin embargo afectaba a ambos bandos.

En todo caso, y como ha señalado Murray, la profundidad estratégica de la isla de Gran Bretaña permitía al Grupo 11, si llegara el caso, replegarse más allá del alcance de la caza alemana. Como indicó Murray (1983), “en síntesis, la Luftwaffe solo podía imponer al Fighter Command la tasa de desgaste que los británicos quisieran aceptar”. Pasado ese límite, todo lo que los británicos tenían que hacer era abandonar los aeródromos costeros y retirarlos al norte de Londres; aunque supondría un revés, en modo alguno sería una derrota seria.

La generalmente laboriosa pero autoengañada inteligencia alemana (Murray 1996: 47 ss.), dirigida en este momento por el coronel Beppo Schmid, llegó a creer que a finales de agosto había puesto fuera de servicio ocho aeródromos del Grupo 11 (el más potente, que cubría el sudeste de Gran Bretaña) y que el resto del sistema estaba muy dañado. En realidad, de los 25 aeródromos del Grupo 11 (bien apoyados por los de los Grupos 10 y 12 a retaguardia), de los que 17 eran “satélites” de los ocho principales, solo Biggin Hill, Manston, Lympne y Hawkinge fueron puestos fuera de servicio ocasionalmente durante este periodo, pero nunca por más de unas horas consecutivas. Y el sistema de radar y observación aérea, junto con las comunicaciones, nunca estuvo en serio peligro. Desde luego el error de Hitler y de Göring al trasladar desde el 4/7 de septiembre el peso de los ataques al bombardeo en área de ciudades (el Blitz) ayudó a recuperar las defensas británicas, pero eso no significa que estuvieran al borde o cerca de la derrota antes del cambio de prioridades[11]. Cuando a principios de septiembre el alto mando alemán creía que el Fighter Command estaba reducido a un centenar de aviones en servicio, las cifras oficiales británicas revelan que el 6 de septiembre había 738 cazas disponibles en las unidades, y otros 256 almacenados y listos para ser despachados a los escuadrones a medida que fuera necesario. La combinación entre una inteligencia que cada vez se alejaba más de la realidad en sus estimaciones de daños causados y de la capacidad de producción británica, y la confianza en las exageradas declaraciones de derribos por parte de los pilotos (en su mayor parte bienintencionadas pero muy exageradas, hasta en un 200 o 300% por ambos bandos) fue oscureciendo gradualmente la mente de los altos mandos alemanes que no volaban sobre Inglaterra. Por eso Göring tenía razón en enfurecerse por la aparente desgana de sus pilotos, y también por eso las memorias de Adolf Galland, el as alemán, muestran el creciente agotamiento e incluso desmoralización y rabia ante la contradicción entre la propaganda nazi y la realidad de una defensa británica que nunca flaqueaba.

¿”Los pocos” contra muchos?

El mito más perdurable de la batalla de Inglaterra ha resultado ser el de la casi desesperada defensa de unos pocos escuadrones de la RAF contra una apabullante superioridad de la Luftwaffe. En realidad, Gran Bretaña nunca estuvo ni siquiera cerca de ser derrotada en la batalla de Inglaterra, como reconoce la mayoría de los estudios recientes, incluso los hagiográficos británicos.

Comencemos por algunas cifras. Suele creerse que en algún momento la caza británica estuvo desesperadamente escasa de aviones y pilotos. Los datos no apoyan esta imagen.

Gran Bretaña reconoce un total de nada menos que 71 escuadrones del Fighter Command, Coastal Command y Fleet Air Arm como participantes “oficiales” en la batalla, incluyendo las unidades checas, polacas y canadienses, con efectivos teóricos de 18 y hasta 22 aviones por escuadrón, en teoría 12 de ellos operacionales en cada momento dado. El núcleo del Fighter Command estaba compuesto por 33 escuadrones de Hurricanes y 20 de Spitfires entre julio y octubre.

Supermarine Spitfire Mk Vb mitos batalla de Inglaterra

Supermarine Spitfire Mk Vb del No. 92 Squadron, 19 de mayo de 1941. Este aparato, con número de serie R6923, fue derribado por un Messerschmitt Bf 109 el 22 de junio de 1941. Imperial War Museum.

En 1940 Gran Bretaña produjo en total 14 573 aviones, de ellos 7771 de combate, e incluyendo grandes bombarderos; la cifra alemana equivalente es de 9430 y 6201 (las cifras proceden de R. Ellis, quien a su vez detalla las fuentes primarias para cada tabla y estadística). Cuando fue necesario concentrar la producción en cazas monomotores (Tabla 3), pudo estar más que a la altura: entre junio de 1940 y abril de 1941, Gran Bretaña produjo 5249 cazas monomotores frente a 2500 el Reich (sin incluir cazas bimotores como el Me110 que resultaron un fiasco sobre Inglaterra). Entre julio y octubre el número de aparatos procedentes de Canadá (29 Hurricanes producidos bajo licencia allí) y de compra en los EE. UU. (509, pero la mitad de ellos cuando la batalla estaba casi concluida) no fue decisivo en absoluto; en verano Gran Bretaña combatió en el aire con lo que era capaz de producir, y en eso superaba ampliamente al Reich, doblando o triplicando su producción en muchos meses.

 

Tabla 3. Producción de cazas monomotores durante la batalla de Inglaterra

 Reino UnidoAlemania
Jun. 1940446164
Jul. 1940496220
Ago. 1940476173
Sep. 1940467218
Oct. 1940469144
Nov. 1940458?
Dec. 1940413?
Ene. 1941313136
Feb. 1941535255
Mar. 1941609424
Abr. 1941534446

Fuente: Ellis 1990.

 

Por poner un ejemplo concreto, el 6 de julio la RAF tenía 644 aviones y 1259 pilotos disponibles solo en el Fighter Command; el 17 de agosto, justo después del gran Adler Tag, la gran ofensiva alemana del día 13 con grandes pérdidas para ambos bandos, tenía nada menos que 704 aviones y 1379 pilotos, es decir, había mejorado sus fuerzas[12]. 650 o 700 cazas operacionales eran más que suficiente para defender Inglaterra contra las incursiones aéreas alemanas que nunca alcanzaron no ya la supremacía, sino siquiera la superioridad.

Suele argumentarse que la Luftwaffe no pudo concentrar la totalidad de sus fuerzas contra el Reino Unido en 1940 (a pesar de que en ese momento no contaba con otro enemigo activo), y es cierto; de hecho, la Luftwaffe empleó contra los británicos en verano de 1940 hasta el 80% de su fuerza, aproximadamente[13]. Pero también lo es que el Imperio británico también tenía otros frentes que atender. Por ejemplo, entre julio y octubre de 1940 Gran Bretaña envió 161 cazas a Oriente Medio incluyendo 72 Hurricanes, una proporción no desdeñable de su fuerza.

La eterna discusión sobre quién derribaba más aviones es baldía, porque depende de cada tipo de combate: los choques entre cazas, tomados aisladamente, eran una distracción para el objetivo principal británico de derribar los bombarderos. El exceso de reclamaciones de victorias, y la dificultad de confirmarlas y evitar la contabilización de múltiples derribos de un solo avión hace que las mejores fuentes (y a veces problemáticas) sean los propios diarios de operaciones de las unidades implicadas sobre sus propias pérdidas, y no las reclamadas por el enemigo. Por otro lado, casi cada avión derribado alemán suponía la pérdida de sus veteranos y bien entrenados pilotos. El desgaste era brutal: entre el 1 de julio y el 31 de octubre, los británicos capturaron nada menos que 967 tripulantes alemanes e identificaron con seguridad 638 cadáveres sobre tierra; otros cayeron en el mar o no fueron encontrados. De hecho, los pilotos alemanes solo podían tener esperanza de rescate si caían sobre el canal de la Mancha, aprovechando los hidroplanos del Seenotdienst (o servicio de rescate) su control de los puertos franceses y de las ocupadas islas del canal. Por ejemplo, el 5.º escuadrón de la JG 3 tuvo ese verano seis aviones derribados sobre el canal, y cuatro de ellos fueron “pescados” en el agua. Los otros escuadrones del II Gruppe no fueron tan afortunados.

En cambio, la inmensa mayoría de los pilotos británicos podían, si era necesario, hacer varias salidas en un día y, si eran dañados o derribados podían mal que bien aterrizar en alguno de los numerosos aeródromos dispersos por la zona, o si habían de saltar, podían ser rescatados de inmediato. De ese modo, el equilibrio en el número de pilotos entrenados en las unidades fue mejorando progresivamente hacia el lado británico, aunque al comienzo de la batalla Alemania contaba, por ejemplo, con más pilotos de caza entrenados que Gran Bretaña (1450 frente a 1103 a principios de julio). Sin embargo, durante la mayor parte de la batalla, entre julio y septiembre, fueron los británicos quienes contaron con más pilotos, y con más capacidad de rotación a grupos menos apurados (10, 13, 14). Las tablas de datos no dejan dudas al respecto de la capacidad de absorber pérdidas (Tablas 4 y 5). Suele haber discrepancias menores según autores y fuentes y los días exactos de referencia a partir de los estadillos de las unidades y el concepto exacto (i.e., pilotos disponibles operacionales, en los escuadrones, etc.). Pero los patrones son iguales.

 

Tabla 4. Pérdidas, producción y cazas monomotores operacionales y disponibles para el Fighter Command en los meses críticos de la batalla de Inglaterra

Monomotores en unidades de reserva
Mes y día final de semanaMonomotores destruidosMonomotores fabricadosMonomotores en usoPilotos del Fighter CommandDisponibles de inmediatoOtros
Jul.66441259373181
136861341355161
206581365333213
27814966511377312217
Ago.37081434336261
107491396372292
177041379289258
247581377249259
312934767641422191291
Sep.77421381194196
147251492208152
217151509192197
284764677321581225244
Oct.57341703236188
127351752248227
197341737309189
261764697471735305220

Fuente: Ellis, 1990.

 

Tan solo en momentos muy concretos tuvo la RAF que recurrir a pilotos poco entrenados (Tabla 5a); en el peor periodo, agosto, se perdió el 22 % de los pilotos de los escuadrones de primera línea, una cifra que apenas se podía reemplazar con los 350 pilotos que las Operational Training Units entregaban al mes. Pero entonces los grupos de caza menos amenazados fueron entregando pilotos bien entrenados al Grupo 11, al tiempo que se quedaban con un cuadro de cinco o seis pilotos veteranos para mejorar el entrenamiento de los pilotos recién graduados. Aunque tenso, el sistema nunca colapsó en agosto. Y desde septiembre la situación se suavizó.

 

Tabla 5a. Fuerza de pilotos del Fighter Command de la RAF

Día final de semanaPlantillaFuerza operacional
30 junio 194014821200
27 julio 194014561377
17 agosto 194015581379
31 agosto 194015581422
14 septiembre 194016621492
28 septiembre 194016621581
19 octubre 194017141752
2 noviembre 194017271796

Tabla 5b. Fuerza aérea alemana, pilotos de caza monomotor

FechaPilotos operativos
1 junio 1940906
1 agosto 1940869
1 septiembre 1940735
1 noviembre 1940673

Fuente: Overy 2001.

 

El auxilio de pilotos australianos, canadienses, neozelandeses, sudafricanos, franceses libres, checos y polacos también contribuyó, así como la transferencia de pilotos de unidades dotadas con aparatos que no eran de primera línea (como del Fairey Battle o el Defiant) a mantener un buen nivel de calidad en los escuadrones de los grupos 10, 11 y 12 que defendían el sur y el sureste de Inglaterra. Y en cuanto a números, si el Fighter Command en julio se disponía de menos de 1200 pilotos de caza en agosto tenía ya alrededor de 1400 y en noviembre 1800, muchos más que en las unidades enfrentadas de la Luftwaffe, que en este periodo acabaron contando solo con entre 1100 y 1200 pilotos de caza. Como ha escrito R. Overy (2001: 38), “Si el Fighter Command fueron “los pocos”, los pilotos de caza alemanes fueron menos aún”. Y la capacidad de permitir descansar a los pilotos fue un importante factor en este periodo, que jugaba en contra de la Luftwaffe (Tabla 5b).

No. 303 Polish Fighter Squadron

Pilotos del 303 Escuadrón de Caza Polaco, frente a un Hawker Hurricane, octubre de 1940. Wikimedia Commons.

Al comienzo de la batalla había una cierta paridad en número de pilotos; en las últimas semanas el Fighter Command fue ganando ventaja, tanto en pilotos como en número de cazas inmediatamente disponibles y en reserva. Aunque el sistema empleado por Park (jefe del Grupo 11 que cubría el sudeste de Inglaterra) implicaba que a menudo los alemanes gozaban de superioridad aérea local en un momento dado, el empleo gradual de escuadrones aseguraba un desgaste muy elevado de las unidades alemanas y no implicaba inferioridad numérica. De hecho, el Grupo 12 de LeighnMallory, al norte, por razones tácticas era más proclive al uso de las “Big Wings” o “Balbos” (en “honor” del italiano Italo Balbo, uno de sus proponentes antes de la guerra) que podían obtener superioridad local sobre la Luftwaffe en las zonas interiores de Inglaterra donde la autonomía de los cazas alemanes fallaba. E incluso, sobre Londres, en la gran batalla del 15 de septiembre (día desde entonces recordado en el Reino Unido como el Battle of Britain Day) los británicos arrojaron más de 300 cazas sobre una fuerza de 200 bombarderos alemanas apoyados por fuerte escolta de caza. Los alemanes perdieron (entre derribados y muy dañados) un exorbitante 25% de los bombarderos que volaron en ese día.

Ciencia, tecnología y organización militar

“La Segunda Guerra Mundial fue una guerra de “expertos”, pero también una guerra entre expertos del mismo bando… Un primer ministro experto luchaba con sus asesores militares y económicos; altos mandos de tierra, mar y aire tenían diferentes puntos de vista sobre qué máquinas ganarían la guerra. Expertos externos al gobierno desafiaban a los de dentro; inventores luchaban con científicos; científicos de derechas y de izquierdas discrepaban vehementemente…” (Edgerton 2011:123)

En lo referente al armamento y la tecnología, suele mirarse con cierta condescendencia la capacidad tecnológica de Gran Bretaña en comparación con la alemana (Overy 1995: 234 ss.). Parece que la reconocida incapacidad británica de producir durante la guerra un carro de combate realmente comparable a sus equivalentes alemanes se ha extendido injustamente a la totalidad de la producción. Y, por ejemplo, Gran Bretaña produjo en los primeros años de la guerra cazas monomotores en todo comparables o incluso superiores a los alemanes, y luego aviones polivalentes como el Mosquito contra el que los alemanes no tenían contramedidas eficaces, y bombarderos pesados como el Lancaster que se compara bien frente a su supuesto equivalente He177 alemán que estuvo siempre plagado de problemas y no se produjo hasta fechas avanzadas y en número modesto. El propio mando supremo de la Luftwaffe no se interesó demasiado por el bombardero estratégico cuatrimotor: “el Führer no preguntará lo grandes que son los bombarderos, sino cuántos hay”.

En otro orden de cosas (y por cierto mucho más decisivo que un modelo de cañón o de fusil de asalto), la inteligencia de Boniface (luego Ultra)[14] contribuyó de modo relevante a la eficacia de la defensa ya en la batalla de Inglaterra. Nos referimos a la capacidad británica de comprender (de modo habitual desde mayo de 1940) las comunicaciones de radio de la Luftwaffe, tanto en abierto (los aviadores eran muy descuidados en esto, lo que favorecía al servicio “Y” británico) como las encriptadas por sus supuestamente impenetrables máquinas Enigma. En efecto, la fuerza aérea de Göring fue además la más descuidada de todas las armas alemanas con sus comunicaciones. Con todo, parece que, en su afán de proteger su joya de inteligencia, los mandos de la RAF recibieron información con cuentagotas de esta fuente, y siempre que no la comprometiera. Lo que de nuevo vuelve a mostrar que los británicos nunca estuvieron realmente desesperados.

Algo parecido al mito de la tecnología ocurre con la organización militar. Volviendo al verano de 1940, e incluso a 1941, en ese periodo la aplicación de la tecnología de radar británica (Range and Direction Finding de entonces), tanto terrestre como naval, no estaba muy por delante de la alemana, pero su mucha mejor aplicación contribuyó en no poca medida a optimizar los recursos de la caza británica para conseguir elevadas concentraciones de aviones contra los raids alemanes.  La doble cadena de radar de baja altitud (que cubría todo el canal) y de elevada altitud (que cubría incluso las bases de donde despegaban las flotas aéreas alemanas) suponía una enorme ventaja tecnológica (Saunders 2019). Esto no se debe a que objetivamente la tecnología alemana fuera inferior; de hecho era superior con los modelos Freya y Würzburg: “Los británicos se anticiparon a los alemanes en la utilización de la información proporcionada por el radar, pero no en los equipos en sí mismos” (Clark 1997:32), sino a que recibió una prioridad mucho menor al ser percibida como una tecnología defensiva estática, y por tanto su desarrollo y aplicación se retrasó.

Frente al mito tradicional de la superioridad científica y tecnológica alemana en todos los aspectos, S. Bungay (2008: 60) recuerda por ejemplo que cuando el 15 de agosto de 1940 los alemanes capturaron un Spitfire intacto por el despiste de su piloto, que aterrizó en Francia, descubrieron atónitos que su equipo de radio era muy superior técnicamente al alemán. Y en una batalla como la del sudeste de Inglaterra esa era una ventaja relevante. De hecho, en todas las ramas de comunicaciones por radio los alemanes estuvieron en desventaja creciente a medida que avanzó la guerra frente a los británicos y, sobre todo, frente a los estadounidenses. Algo parecido ocurrió, por ejemplo, con las miras de bombardeo, como la “mira Norden” estadounidense que Alemania acabó copiando. De hecho, autores como Bungay opinan que la pasión del mando alemán por el Stuka radicaba precisamente en su precisión, sobre todo en el apoyo a tierra, pese al mayor riesgo del ataque en picado. En conjunto, además, se desarrolló durante la guerra una paralela contienda científica y tecnológica (Jones 1978) en la que Gran Bretaña y Alemania tenían ventaja en distintos campos, pero sin una decisiva superioridad global para uno de los dos países.

sistema Dowding mitos de la batalla de Inglaterra

Una imagen de un sector del “sistema Dowding” tomado de un folleto del Ministerio del Aire británico (1941). Los informes de la cadena de observación llegan y se filtran y unifican en el Fighter Command que lo redistribuye a los Grupos (10, 11, 12, 13) implicados en cada caso.

La clave de la superioridad británica en la batalla de Inglaterra estuvo, en conjunto, en el ahora llamado “sistema Dowding”, así llamado en honor al mariscal del Aire sir Hugh Dowding, jefe del Fighter Command británico. Enlazaba de manera muy eficiente por red telefónica la Chain Home de estaciones de radar, otras estaciones de observación (Observer Corps), aeródromos y centros de control en un verdadero sistema integrado cuya eficacia los alemanes no apreciaron hasta que fue demasiado tarde. Junto con la capacidad local de realizar varias salidas en el mismo día[15], este sistema actuó como un verdadero multiplicador de fuerza, permitiendo incluso en ocasiones obtener superioridad de caza británica local sobre objetivos de alto valor, dada la alta tasa de eficacia en la interceptación. “La RAF contaba con un sistema bien pensado, científico y bien engrasado, que maximizaba el uso de los cazas disponibles y los colocaba en el sitio adecuado en el momento justo” (Eriksson 2017:69). La caza británica, en tanto que la pieza punzante de una maquinaria defensiva, luchó casi exactamente la batalla para la que se había preparado desde antes de la guerra (Eriksson 2017: 69). La Luftwaffe, no. Como escribe Bungay, “las jóvenes águilas de Göring poco sospechaban que estaban a punto de quedar empaladas en el sistema de defensa aéreo más temible del mundo”. Aunque las memorias y recuerdos escritos más tarde insisten en ver la batalla como un “empate” (Eriksson 2017), los interrogatorios de pilotos alemanes derribados sobre Inglaterra, los diarios escritos entonces, y algunas entrevistas muy sinceras, narran una historia diferente, de frustración y agotamiento. “Mirando hacia atrás, tras 50 años solo puedo decir que la campaña aérea contra Inglaterra (sic) causó bajas muy serias y para los pilotos supuso un gran desgaste nervioso […] problemas psicosomáticos, insomnio, ataques de ansiedad…” (Staffelkaptain G. Scholz, 7/JG 54, en Eriksson 2017: 78).

Capacidad de bombardeo

Al contrario que el Reich más adelante, Gran Bretaña ni siquiera tuvo que paralizar o abandonar la producción de bombarderos medios y luego pesados, que incluso en 1940 ya realizaban raids significativos sobre Alemania[16]. De hecho, los ineficaces e imprecisos −pero impactantes− ataques del Bomber Command sobre Alemania, y en especial el del 25 de agosto sobre Berlín, enfurecieron a Hitler y provocaron el cambio de objetivos operacionales (de la destrucción de la RAF y sus aeródromos al bombardeo en área de ciudades, el Blitz) que acabó por disipar cualquier esperanza de victoria alemana sobre la RAF.

La RAF ya en el verano 1940 estaba bombardeando sobre Europa, incluida Alemania, bastante más de lo que se cree (aunque con grandes pérdidas de aviones, es cierto). Según los cálculos británicos, mientras que Alemania arrojó en 1940 36 844 toneladas de bombas sobre Gran Bretaña, esta respondió con 14 631 (un 40%, una proporción anda despreciable). Y ya en 1941 Gran Bretaña arrojó casi 1,7 toneladas por cada una que recibió, y nada menos que 17 por 1 en 1942 con todavía modesta ayuda de los EE. UU.[17]. De modo que Gran Bretaña fue capaz de superar los esfuerzos de bombardeo de la Luftwaffe en los meses iniciales de 1941, cuando estaba en pleno proceso de reconstrucción de sus fuerzas, y con serias preocupaciones en el Mediterráneo para defender Egipto (aunque es cierto que Alemania ya miraba hacia Grecia y el este, desplazando buena parte de sus fuerzas aéreas).

Tonelaje y tipo de bombas arrojadas sobre el Reino Unido y el Reich durante la Segunda Guerra Mundial. Nótese que la silueta negra para 1945 está exagerada reflejando lo que hubiera sido arrojado de durar la guerra todo el año. Fuente: Edgerton 2011.

Como hemos señalado antes, los esfuerzos “estratégicos” alemanes en 1940 nunca se acercaron a causar un daño serio a la economía y capacidad productiva británica. Si en seis meses (de septiembre de 1940 a febrero de 1941) Alemania arrojó unas 30 000 toneladas de bombas sobre el Reino Unido, los aliados solo empezaron a asfixiar realmente a Alemania en la segunda mitad de 1944, cuando arrojaron 600 000 toneladas, día tras día y noche tras noche, veinte veces más, y aun así por sí sola la ofensiva aérea no colapsó la producción y el transporte.

Economía de guerra y la desigualdad en la capacidad logística e industrial global

Dos años antes del comienzo de la guerra, el Imperio británico en conjunto producía el 10,3% del mineral de hierro del mundo, el 18,6% del carbón, el 24,8% del cobre y, en lo que se refiere a metales estratégicos, 4,4 % del estaño, 36,65% del manganeso, 22,8% del tungsteno, 41,2% de cromo y el 52,2% del caucho. Las cifras equivalentes para el Reich (incluyendo Austria y Chequia) son 4,1%, 15,3%, 1,3%, 0,1%, 8,4%, 0%, 0%, 0%. (Ellis 1995 Tabla 76).

En 1938 el PIB per cápita de Alemania era el 82,6% del británico, un dato a menudo obviado. La mayor riqueza británica dependía de una gran ventaja y desventaja simultáneas: un imperio global servido por la mayor flota mercante, y una masiva importación de materias primas aseguradas por lazos de dependencia política o alianza. Y esa importación nunca cesó, aunque se viera −en momentos muy concretos, y no en 1940− amenazada por la guerra submarina (y siempre en una medida inferior a la de la Primera Guerra Mundial). Como ha demostrado, entre otros, Edgerton (2011:172 ss.), feeding the nation fue una preocupación, pero nunca una desesperación para el Gobierno: “Lo que resulta sorprendente es la imagen de privación […] que predomina”.

Tomemos, por ejemplo, el petróleo y sus derivados, nervio de la guerra moderna: en 1940 el Reino Unido produjo en el imperio 13 millones de toneladas métricas de crudo (mas 1,3 adicionales de Canadá); Alemania en la misma época, 6,7 (incluyendo sintético e importaciones). Y esa tremenda desproporción fue creciendo cada año: en 1944 esa cifra era, respectivamente de 21,4 frente a 6,4 millones de toneladas sin contar los aliados de cada bando (Ellis 1990, 1995). Los recursos que el Imperio podía movilizar en lo referente al petróleo y sus derivados eran como para hacer temblar al Reich (Edgerton 2011: 181 ss.). A medio plazo una de las grandes razones de la derrota militar alemana fue la creciente dificultad de entrenar a sus pilotos debido sobre todo a la carencia de combustible[18] (Murray 1996); la incapacidad de desplazar unidades salvo en casos de excepcional necesidad, e incluso las necesidades petrolíferas como impulsoras de opciones operacionales concretas (como la ofensiva del Cáucaso en la Unión Soviética de 1942) (Overy 1995:228 ss.). En palabras de este autor: “sería erróneo argumentar que el combustible determinó, por sí mismo, el desenlace de la guerra, aunque difícilmente hay un recurso más vital para ejecutar el combate moderno”. De todos modos, este problema no se le plantearía a Alemania hasta 1942 y, gravísimamente, desde 1944, junto con el de la destrucción del sistema de ferrocarriles (Mierzejewski 1988).

Lo mismo ocurre con el caucho y sus sucedáneos. Poco a poco los neumáticos en Alemania se convirtieron en un problema, y en 1944 eran no solo escasos, sino de pésima calidad. El mismo problema se produjo en Alemania, a lo largo de la guerra, con el acero para blindajes, que se hizo quebradizo por falta de los metales raros necesarios para aleaciones. Lo mismo ocurre con los textiles: los uniformes alemanes desde mediados de 1944 eran muy malos en cuanto a durabilidad, calidad y capacidad de abrigo.

Es muy cierto que en otras cifras Alemania era en 1940 mucho mayor productor que el Reino Unido, por ejemplo, de carbón, acero o aluminio, pero el dominio británico de las rutas marítimas permitió mantener un aprovisionamiento adecuado durante toda la guerra, bien que a un coste de sufrimiento para la población civil mayor para la británica entre 1940 y 1943.

Lo que ahora nos importa es que Gran Bretaña no era en absoluto un “enano militar “en 1940, en todas las cifras realmente relevantes. Y, de hecho, en muchas categorías, tanto de armamento como de materiales estratégicos, estaba produciendo ya entonces más que todo el Reich. Hemos visto la superioridad en la producción naval, de guerra y mercante, y en la producción de aviones, ya en 1940. Pero es que en otras categorías el Reino Unido se mantenía a la par o superaba también a Alemania. En 1940 produjo 1399 vehículos blindados y carros de combate, en general de calidad razonable o incluso superior (como el Matilda en carros o el Bren en transporte) frente a 1643 el Reich; pero 89 582 camiones frente a solo 53 348 Alemania. En general el ejército británico estaba más motorizado en conjunto que la Wehrmacht antes de la evacuación de Dunkerque, y lo volvería a estar medio año después. Y, aún más importante, en tanto que mantuviera abiertas las rutas marítimas, el Imperio podía producir lo suficiente para defenderse bien de la Alemania nazi, aunque no lo suficiente como para poder derrotarla en tierra.

Trabajadoras de una fábrica de municiones británica fichan al término de su jornada laboral, 1940. Imperial War Museum.

Otra cosa es por qué en el terreno concreto de la producción de aviones Alemania estaba tan retrasada en 1940 frente al Reino Unido. Overy, o incluso Bungay, cargan las culpas unipersonalmente sobre Ernst Udet, y si acaso sobre Göring. Pero lo cierto es que el sistema alemán era un laberinto tal de taifas y enemistades personales y de interferencias Estado/Partido/Ejército, que convierte la alta dirección británica, con todos sus defectos, en un ejemplo de eficacia. Aunque asombre en un Estado basado en el Führerprinzip, hasta muy avanzada la guerra la descentralización en la producción de armamentos a nivel organizativo era enorme, rayando en el caos: los grandes conglomerados industriales nunca se llegaron a coordinar bien hasta que Albert Speer puso algo de orden, demasiado tarde para Alemania, entre octubre de 1943 y junio de 1944 (Tooze 2006:552 ss.). El famoso discurso de Goebbels el 18 de febrero de 1943, tras la catástrofe en Stalingrado, llamando a la Totalenkrieg, no surtió efecto en la esfera de la producción militar hasta meses después.

Incluso desde el punto de vista del personal militar, Gran Bretaña, aunque inferior a Alemania, podía contar con grandes reservas en ultramar. Por ejemplo, al comienzo de la guerra, recuerda Edgerton (2011:56) el gobierno calculaba levantar un ejército de campaña (sin contar guarniciones por todo el planeta) de 55 divisiones, de las que 23 serían de ultramar. Ya en diciembre de 1939 desembarcó en Gran Bretaña la primera división canadiense, y otra en verano del 40, con otras llegando en sucesión.

Y hay una razón más: es bien conocido en los ámbitos especializados que Gran Bretaña adoptó −mucho antes que el Reich− una economía de guerra total, lo que implica la introducción masiva de mujeres en las fábricas, abandono de producción de bienes de consumo, etc.[19] De hecho, el Reich no llegó al nivel de la Gran Bretaña de 1940 hasta después del desastre de Stalingrado. Durante los primeros años el Reich no utilizó adecuadamente su potencial productivo: “Hay poca duda de que a lo largo de la guerra la economía alemana produjo muchas menos armas de las que sus recursos de materias primas, fuerza de trabajo, nivel científico y capacidad industrial podrían haber hecho posible. De hecho, hasta 1943 la economía británica, mucho menor, sobrepasó en producción a Alemania y su nuevo imperio europeo en casi todas las categorías principales de armas” (Overy 1995: 198) (Tabla 6). En 1939 el Reino Unido dedicaba a la industria de guerra el 15,8% de su fuerza de trabajo; Alemania el 14,1; pero en 1943 el Reino Unido había subido al 23,0% mientras que Alemania solo dedicaba a la industria esencial el 14,2% de su fuerza de trabajo, sin que por ello dedicara más porcentaje de su población a las fuerzas armadas propiamente dichas (Tabla 7). De hecho, después de la URSS, y por encima de Alemania, el Reino Unido fue el que más proporción de su población trabajadora (hasta un 45,3%) dedicó a la economía de guerra y las fuerzas armadas. ¿Cuál es la explicación de cómo una economía orientada en los años 30 para la guerra frenó ese impulso enormemente una vez que esta empezó? Las razones son complejas y discutidas, y no se limitan a la vieja idea de que Alemania quería mantener a las mujeres en casa con los niños en lugar de mandarlas a las fábricas, o de que el nazismo era reticente a limitar el consumo doméstico para no manchar su imagen de éxito económico. Pero la caótica organización del Estado alemán sin duda jugó un papel relevante (ver Overy 1995: 200 ss.; Frieser 2005:25 ss.; y, sobre todo, Tooze 2006).

 

Tabla 6. Producción comparada de diversas categorías de armas

1939194019411942194319441945*
Aviación
Reino Unido794015 04920 09423 67226 26326 46112 070
EEUU585612 80426 27747 82685 99896 31849 761
URSS10 38210 56515 73525 43634 90040 30020 900
Alemania829510 24711 77615 40924 80739 8077540
Japón446747685088886116 69328 18011 066
Barcos de guerra**
Reino Unido5714823623922418864
EEUU5441854265422471513
URSS336219132311
Alemania (solo U-Boots)15401962442701890
Japón2130496812224851
Tanques***
Reino Unido969139948418611747650002100
EEUUc. 400405224 99729 49717 56511 968
URSS29502794659024 44624 08928 96315 400
Alemaniac. 130022005200920017300221004400
Japónc. 200102310241191790401142
Piezas de artillería****
Reino Unido14001900530066001220012400
EEUUc. 180029 61572 65867 54433 55819 699
URSS17 34815 30042 300127 000130 300122 40031 000
Alemaniac. 20005000700012 00027 00041 000

(-) cifras no fiables. (*) cifras para Reino Unido, EEUU y Japón de enero a agosto; para la URSS, todo el año en aviación, de enero a marzo para artillería; para Alemania, enero-abril. (**)  Excluye lanchas de desembarco y naves auxiliares. (***) Las cifras de Alemania y la URSS incluyen cañones autopropulsados. (****) Las cifras de Alemania, EEUU y Reino Unido incluyen piezas de calibre medio y pesado, las de la URSS todos los calibres. En la URSS, la producción de artillería pesada en 1942 fue de 49 100 piezas, en 1943 de 48 400 y en 1944 de 56 100. Fuente: De Overy (1995).

 

Si tenemos en cuenta la productividad (es decir, la producción por hora/hombre de trabajo, las cifras también favorecen a la Gran Bretaña durante la guerra. La mayor eficiencia productiva era, sin duda, la estadounidense, pero en algunos aspectos (construcción naval y fuselaje de aviones) la británica no estaba muy detrás (Edgerton 2011).

 

Tabla 7. Movilización por países y años de la fuerza laboral en actividades bélicas (en porcentaje de la fuerza laboral)

Industria pesadaFuerzas armadasTotal industria bélica
EEUU19408.41.09.4
194319.016.435.4
Reino Unido193915.82.818.6
194323.022.345.3
URSS194085.914
1943312354
Alemania193914.14.218.3
194314.223.437.6

 

Por todo lo anterior, durante los meses de la batalla de Inglaterra, y sin ayuda estadounidense, Gran Bretaña estaba produciendo localmente muchísimos más aviones de todo tipo que Alemania. Por ejemplo, en junio de 1940 Gran Bretaña (sin incluir Canadá) produjo 446 cazas monomotores frente a la casi ridícula cifra de 164 por parte del Gran Reich; en julio, 496 frente a 220, y así todo el año… [20] (Tabla 3). Entre junio y septiembre de 1940 el Reich produjo 775 cazas monomotores frente a 1900 el Reino Unido. Con esas cifras una derrota del Fighter Command era militarmente imposible dada la paridad en general en la calidad de máquinas y pilotos y las desventajas tácticas alemanas.

Por fin, es fundamental tener en cuenta la visión global: la capacidad sumada del Imperio era superior a la alemana (incluyendo sus conquistas de 1940) en aspectos críticos como el petróleo, caucho o hierro, aunque no en otros (carbón o fuerza de trabajo entrenada). La construcción y mantenimiento de una armada de alcance mundial como la Royal Navy consumía una colosal cantidad de recursos materiales que Alemania invertía preferentemente en tierra (y en tratar de hacer crecer sus flotillas submarinas, cuyo consumo de materias primas era muchísimo menor que el de una flota de alta mar de superficie).

Conclusión

“Al dejar el cargo [a Churchill] en mayo de 1940, Chamberlain dejó una Gran Bretaña con la mayor Armada del mundo, la mayor producción de aviones del mundo, y un ejército de tierra pequeño, pero completamente mecanizado [al contrario que el alemán]. Gran Bretaña planeó llevar a cabo, y en buena medida lo hizo, una guerra de máquinas, de buques de guerra, de bombarderos y de tanques, una guerra de ciencia y de inventos; la guerra siguiente, no la pasada…”. Esta visión que plantea Edgerton (2011: 2) es contraintuitiva y profundamente desmitificadora, pero es la que está sostenida por los datos disponibles.

En síntesis, y en contradicción con un mito persistente y muy elaborado, la relación de fuerzas, el sistema de control y mando británico, la cuestión tecnológica, la situación operacional y la estratégica, la capacidad aérea comparada, y la producción de aviones y entrenamiento de pilotos por ambos bandos durante los meses de verano de 1940 muestran en conjunto que Gran Bretaña no estuvo nunca cerca del desastre, de perder la batalla; y que la Luftwaffe no podía conseguir sus objetivos militares y estratégicos de ninguna manera. Sin supremacía aérea, la ya (casi) inexistente posibilidad de un desembarco alemán con éxito en el sur de Inglaterra quedaba definitivamente descartada. La ofensiva alemana contra blancos económicos, sobre todo a partir del Blitz carecía de medios y de planificación suficientes para causar un daño serio o permanente a la economía británica, hasta el punto que los propios informes de inteligencia británicos hallaron sus resultados “claramente escasos en relación al esfuerzo [alemán] realizado” (19 septiembre 1940).

Como indica Overy, a lo largo de ese prolongado verano la inteligencia de ambos bandos se equivocó mucho, y sus informes jugaron un papel crítico en la batalla. Mientras que los británicos sistemáticamente sobreestimaron la potencia de la Luftwaffe (llegando a temer que pudiera lanzar un ataque masivo con entre 10 000 y 15 000 aviones, una absoluta imposibilidad en orden de magnitud incluso), los alemanes sistemáticamente infraestimaron la potencia británica, tanto en número de aviones disponibles para el Fighter Command como en la producción británica. Esto impulsó a los británicos a esfuerzos productivos y de entrenamiento extraordinarios, y engañó a los alemanes sobre las prioridades de su ataque, sobre todos desde finales de agosto.

Este mito engarza con un segundo aún más amplio: la isla de Gran Bretaña no estaba sola contra el coloso nazi, no era “nosotros solos, los pocos contra los muchos”. Por el contrario, encabezando un imperio que abarcaba todo el globo, el Reino Unido contaba con una cantidad tal de recursos que hacía perfectamente factible una resistencia militar efectiva anclada en la logística, la producción y la posesión de materias primas, todo ello basado en el control de los océanos, firmemente en manos de la Royal Navy a pesar de la seria pero limitada amenaza submarina. En el primer año de guerra, el Imperio británico pudo defenderse con razonable éxito, y tomar la ofensiva en ciertos teatros de operaciones como África o el océano, “gracias a su tremenda riqueza y recursos y su enorme gama de maquinaria y experiencia. Podía producir mucho, en factorías modernas, con trabajadores bien alimentados” (Edgerton 2011:301−2).

mitos batalla de Inglaterra

Messerschmitt Bf 109E-1 del Oberleutnant Paul Temme, Gruppe Adjutant of I/ JG 2 ‘Richtofen’, estrellado cerca del aeródromo de Shoreham, Sussex, 13 de agosto de 1940. Imperial War Museum.

La batalla aérea sobre Inglaterra fue un revés táctico para los alemanes: según uno de los últimos cálculos realistas (Bungay 2008: 469) durante la batalla la RAF perdió 1547 aparatos (incluyendo aviones del Bomber Command y del Coastal Command); la Luftwaffe 1887. De modo que en conjunto los alemanes perdieron un 20% más de aparatos que los británicos, una cifra razonable en las condiciones de la campaña. Pero en la batalla de Inglaterra propiamente dicha el Fighter Command derribó la casi totalidad de esos 1887 aparatos alemanes, a cambio de 1023 de sus cazas. Visto así, la superioridad de derribos británica fue de 1,8 a 1. Como dice Bungay, “el margen de victoria no fue estrecho. La Luftwaffe jamás estuvo cerca”.

En octubre, acabada la primera fase de la lucha aérea, ambos bandos contaban con una fuerza aérea con 700 aparatos de caza monomotores de primera línea cada una, con suficientes pilotos entrenados para volarlos. Al llegar el invierno, Alemania no estaba más cerca ni más lejos que en junio de poder invadir con éxito el Reino Unido. Pero Gran Bretaña, con todo su poder imperial, no estaba más cerca de derrotar a Alemania que entonces: no era capaz. Estratégicamente la situación era en octubre de punto muerto, pero mientras que Hitler tenía abiertas diversas opciones estratégicas, Gran Bretaña, con sus recursos disponibles dispersos por todo el globo, no podía cambiar la situación básica: la ocupación alemana de buena parte de Europa; ni negar la iniciativa estratégica nazi. La opción de Barbarroja vendría de esta realidad.

En síntesis, por mucho que se esforzaran sus estrategas y pilotos, Alemania no podía vencer militarmente la batalla de Inglaterra, ni proceder con León marino en los términos de junio de 1940. Y, con sus mandos y estructura organizativa, tampoco podía razonablemente el Reino Unido ceder la supremacía aérea a la Luftwaffe, ni siquiera (posiblemente) la superioridad; y eso incluso si se hubieran cometido algunos errores gruesos[21], como que el Grupo 11 lanzara Big Wings en el Blitz (según opinaba en vicemariscal K. Park, quien creía que eso hubiera llevado a la derrota británica sobre Londres). Para Bungay (2000: 480), Alemania no perdió por el escaso radio de acción de sus cazas, ni por la ausencia de bombarderos pesados, sino “porque no utilizó su equipo de la forma apropiada”. Se puede ir más allá: la Luftwaffe no venció porque era imposible que venciera en las condiciones de partida, y aun si se hubieran aplicado las recetas que sugiere este autor, podemos estar seguros de que en el balance global de las cosas tampoco se hubiera conseguido la supremacía aérea necesaria para intentar una operación León marino que tenía, en todo caso, ínfimas posibilidades de sobrevivir más allá de unos días en las playas de Sussex.

Como escribió en su diario Harold Nicholson, miembro del Gabinete, el 8 de noviembre de 1940, cuando el invierno cerraba lo peor de la batalla de Inglaterra, “Creo que hemos conseguido evitar perder esta guerra. Pero cuando pienso en cómo demonios vamos a ganarla, mi imaginación me falla”. En realidad, solo una pérdida completa de los nervios por parte del Gobierno, o de moral por parte de la población, podían haber llevado a la derrota de Gran Bretaña en el verano-otoño de 1940. Y por supuesto ninguna de las dos cosas se produjo. Como recuerda Forczyk, “a pesar de la impresionante defensa de su espacio aéreo por la RAF, Hitler, y no Churchill, todavía mantuvo la iniciativa estratégica hasta bien entrado 1941”.

Bibliografía

  • Bungay, S. (2000): The most dangerous enemy. A HIstory of the Battle of Britain. London. [La batalla de Inglaterra, Barcelona 2008].
  • Clark, Maj. G.C. (1997): “Deflating British radar myths of WWII” Research Paper, Research Department Air Command and Staff College (AU/ACSC/0609F/97-3).
  • Cox, R. (1974): “The Invaders reach Berkshire”. Daily Telegraph Magazine, 497, pp. 14-21 (reprod. en P. Griffith (2009): Sprawling Wargames, App. A.
  • Edgerton, D. (2011): Britain’s War machine. London.
  • Ellis, R. (1990): Brute Force. Allied Strategy and Tactics en the Second World War. New York.
  • Ellis, R. (1995): World War II. A Statistical Survey. New York.
  • Epkenhans, M. (2015): “La estrategia alemana y el programa de construcción naval”, Desperta Ferro Contemporánea n.º12: La batalla del Atlántico, pp. 6-12.
  • Eriksson, P.G. (2017): Alarmstart. The German Fighter Pilot Experience in the Second World War. Stroud.
  • Forczyk, R. (2016): We March Against England: Operation Sea Lion, 1940–41. London.
  • Frieser, K.H. (2005): The Blitzkrieg Legend. The 1940 campaign in the West. Annapolis.
  • Galland, A. (2014, ed . electrónica, ed. or. Alemana 1954) The First and the Last. Dead Authors Society, Ed. Kindle (existe traducción española varias veces reeditada).
  • Gregory, D. (2012): The Lion and the Eagle. Anglo-german naval confrontation in the Imperial Era. Oxford.
  • Jones, R.V. (1978): Most Secret War. London.
  • Mierzejewski, A.C. (1988): The collapse of the German War Economy 1944-45. Chapel Hill,.
  • Murray, W. (1996): The Luftwaffe 1933-1945.  Strategy for Defeat.  Washington-London.
  • Overy, R. (1995): Why the Allies Won. London, Pimlico. [Por qué ganaron los Aliados, Barcelona 1995].
  • Overy, R. (2001): The Battle of Britain. Myth and Reality. London.
  • Orice, A. (1997, ed. or. 1977): The Luftwaffe data book. London.
  • Price, A. (1976) “Could Sealion hace Succeeded?”, en Munson, K.; Taylor, J.W.R. (eds.) The Battle of Britain.  London.
  • Salavrakos, D. (2016); “A re-assessment of the German Armaments Production during World War II”. Scientia Militaria, 44.2, pp. 113-145
  • Saunders, A. (2019): “Radar: el arma de la victoria”, Desperta Ferro Contemporánea n.º35: La batalla del Inglaterra, pp. 38-42.
  • Stubbs, D.M. (2019) “Fighter Command”, Desperta Ferro Contemporánea n.º35: La batalla del Inglaterra, pp. 20-28.
  • Tooze, A. (2006): The Wages of destruction. The making & breaking of the Nazi Economy. London.

Fernando Quesada Sanz es catedrático de universidad. Especialista en arqueología e historia militar antigua, dirige el grupo de investigación consolidado Polemos de la UAM, en cuyo marco ha dirigido una decena de tesis doctorales y diversos proyectos de I+D y excavaciones arqueológicas relacionadas con la conquista romana de Hispania. Antiguo director de la revista Gladius (CSIC), entre su medio millar de publicaciones científicas y divulgativas destacan las de tema militar, no siempre referidas al mundo antiguo, ya que su gama de intereses le acerca también al periodo napoleónico o a las guerras mundiales.

Notas

[1] Según el Imperial War Museum, durante la así llamada Battle of Britain los 18 escuadrones de Spitfires derribaron 529 aviones alemanas (perdiéndose 230), mientras que los 33 escuadrones de Hurricanes destruyeron 656 aviones alemanes -sobre todo bombarderos- por unas pérdidas de 404 aviones (entre el 30 de Julio y el 16 de septiembre de 1940). https://www.iwm.org.uk/history/9-iconic-aircraft-from-the-battle-of-britain.

[2] “fuerza cuyo avance nada puede detener y que aplasta o destruye todos los obstáculos en su camino”

[3] Obras de ‘historia alternativa’ utópicas o distópicas como la de Kenneth Macksey, Invasion, o las más reciente y ponderada de R. Forczyk (2016) que plantean un desembargo exitoso no dejan de ser juegos con solo una superficial semblanza de realismo. Ver Prize (1976).   https://www.alternatehistory.com/forum/threads/kenneth-mackseys-invasion.167015/.

[4] G. Douhet (1921): El dominio del aire. Trad. Española, Madrid, 1987.

[5] Gregory 2012 Appendix II.

[6] https://uboat.net/fates/losses/1940.htm , y en ese año se perdieron 24 en total (siete entre mayo y septiembre). Bungay 2008.

[7] En servicio en verano de 1940: Crucero pesado Prinz Eugen, cruceros ligeros Köln y Nürnberg; siete destructores, algunos 52 torpederos y Schnell Boat, 28 submarinos. Los cruceros de batalla Scharnhorst y Gneisenau, alcanzados por torpedos frente a Noruega, estuvieron en reparación hasta noviembre. Los llamados ‘acorazados de bolsillo’ Scheer y Lützow estuvieron en reparaciones hasta septiembre de 1940 y abril de 1941 respectivamente; al igual que el crucero pesado Hipper (Septiembre 1940) y el ligero Leipzig (Noviembre) y tres destructores. Esa era la Armada alemana entonces. https://ww2-weapons.com/battle-of-britain/ El acorazado Bismarck, no tan potente como se ha mitificado tras su encuentro con el Hood y el Prince of Wales, no entró en servicio operativo hasta la primavera de 1941. El Tirpitz se retrasó aún más.

[8] OB en https://www.naval-history.net/xDKWW2-4006-15RNHome1.htm Solo el 8 de agosto de 1942 , a los tres años de guerra, llegó Alemania a tener en servicio 100 submarinos a la vez, de los cuales solo una parte estaba de patrulla simultáneamente.

[9] Ver el texto de Paddy Griffith en https://drive.google.com/file/d/0B_JIBYcrqYoOdEVBS0dOWldlQ00/view (Publicado en el Daily Telegraph magazine 497, 17 de Mayo de 1974. Resumen al respecto en https://en.wikipedia.org/wiki/Operation_Sea_Lion_(wargame).

[10] Los participantes y árbitros incluían al Gral. Adolf Galland por parte alemana (entre otros) y diversos almirantes y generales británicos. Se partía del supuesto de que los alemanes no habían desviado sus ataques a Londres en septiembre y que (como ocurrió en la realidad) su inteligencia les había informado -erróneamente- de que habían conseguido la supremacía aérea. La fecha de comienzo de León marino en la simulación fue el 19 de septiembre. Algunos aspectos fueron sesgados para dar mayor ventaja al bando alemán. Otros detalles (el mapa de operaciones) ayudaron al bando británico.

[11] Suele atribuirse el cambio de énfasis alemán al bombardeo británico de Berlín en la noche del 25 de agosto, pero de hecho, en parte la (mala) inteligencia alemana, que consideraba destruido al Fighter Command llevó a la Luftwaffe a trasladar sus prioridades a otros objetivos, fundamentalmente económicos (Overy).

[12] Las cifras de disponibilidad vienen de Bekker (1966) The Luftwaffe War Diaries p. 164; y para la RAF de Wood y Dempster, ‘The Narrow Margin: the battle of Britain… 1967, p, 77-78.

[13] Overy 2001:116, con refs. Archivales.

[14] Aunque ese nombre no se adoptó hasta 1941, la Government Code and Cypher School se había instalado en Bletchley Park ya al comienzo de la guerra y trabajaba intensamente sobre las comunicaciones de radio alemanas con éxito creciente.

[15] Los cazas alamanes también hacían hasta dos y tres salidas al día, a veces con depósitos eyectables (Eriksson 2017:78).

[16] Como nota al pie, no olvidemos que pese a la cacareada masiva producción de aviones en el Reich de 1944 dirigido por el eficaz Albert Speer, esta se limitó casi en exclusiva a cazas monomotores, que suponían la cuarta parte de inversión en tiempo, recursos y materiales que por ejemplo un bombardero). Los 715 Heinkel 177 pesados producidos entre Agosto de 1943 y Agosto de 1944 son una gota en el océano de la producción equivalente de Gran Bretaña, por no mencionar los EE. UU. o la suma total de los aliados.

[17] El tonelaje de bombardeo es de dominio general, pero un buen gráfico en Edgerton, cit. 2012, p. 251.

[18] Murray 1996: 272 ss. y Tabla 70, disminución de casi 300 horas a en 1939 a apenas 125 en 1944 para los pilotos alemanes frente a más de 525 horas de entrenamiento de los pilotos USA). Sobre la carencia de combustible llevando a cerrar escuelas de vuelo, Murray p. 275-276; Price 1997:226 ss.).

[19] Edgerton (2011;277 ss.) matiza esta afirmación

[20] Las cifras de cazas Proceden de C. Bekker (1966) The Luftwaffe War Diaries, p. 164; y de Webster y Frankland, The Strategic air offensive…. London; HMSO, vol. 4, p. 494. Cit. por Ellis, Brute Force

[21] En contra, Bungay, quien opina que “los británicos solo tenían que evitar errores de bulto” (p. 483) pero que, si los hubieran cometido, podrían haber perdido. Eso es cierto en lo táctico, pero difícilmente en lo operacional y estratégico.

Etiquetas: , , ,

Productos relacionados

Artículos relacionados

II Concurso de Microensayo

La verdadera historia de la captura del U559

Poco antes de las once de la mañana del 30 de octubre de 1942, el radar de un hidroavión Sunderland localizó un submarino alemán navegando en superficie por la zona de aproximación a la entrada norte del canal de Suez. Fueron alertados cuatro destructores de la flotilla antisubmarina con base en Alejandría que llegaron al lugar una hora y veinte minutos más tarde. Aunque el submarino se había sumergido, el Sunderland lo tenía localizado desde el aire gracias a la transparencia del agua y a la poca profundidad. Era un... (Leer más)

Pin It on Pinterest