Operación Bodenplatte

Cazabombarderos P-47 Thunderbolt estadounidenses destruidos en el aeródromo de Metz durante la Operación Bodenplatte, 1 de enero de 1945. Wikimedia Commons / USGOV-PD

Órdenes seguían siendo órdenes y, para aumentar el impacto de la operación había que prohibir cualquier vuelo que no tuviera relación con esta, informar a los pilotos y hacer lo necesario para poner en estado operativo, durante la noche, tantos aviones como fuera posible. Ni que decir tiene que las horas nocturnas fueron trepidantes para los mecánicos, finalmente los 34 Gruppen (“grupos aéreos”) iban a ser capaces de desplegar 900 aparatos, entre ellos 20 Me 262 del Kampfgeschwader (J) 51 [N. del T.: Kampfgeschwader era la denominación alemana del ala de bombardeo, sin embargo, la (J) añadida al nombre indicaba que, si bien lo fue originalmente, se había reconvertido en ala de caza]. Según fuentes del OKW, dentro del marco de la Operación Bodenplatte se llevaron a cabo, aquel 1 de enero de 1945, 1035 vuelos. A fin de subsanar las bajas sufridas durante los combates de las jornadas anteriores, se ordenó también que todo el personal de las Geschwader (“alas”) fuera empleado en combate, incluyendo jefes y miembros de sus estados mayores que habitualmente permanecían en tierra, lo que explica las ingentes bajas de cuadros experimentados que sufriría la Luftwaffe, unas pérdidas irremplazables a estas alturas de la guerra.

Todo esto para cumplir una orden muy clara: atacar los 19 aeródromos aliados seleccionados, todos ellos en los Países Bajos, Bélgica y cerca de Metz, en Francia, tras volar a ras de las copas de los árboles para alcanzar los objetivos entre las 9.00 y las 10.00 horas sin ser detectados. Para conseguirlo se ordenó mantener un estricto silencio radiofónico y, para paliar las carencias en capacidad de navegación instrumental de los pilotos alemanes, muy graves a estas alturas de la guerra, cada grupo de ataque fue guiado por dos Junkers 88 de caza nocturna, cuyos pilotos aún tenían los conocimientos necesarios. Para volver, bastaría con que siguieran la misma ruta que a la ida, o que volaran hacia el este hasta encontrar un aeródromo en Alemania.

La fecha del 1 de enero, aunque uno pueda pensar que la capacidad de reacción de los pilotos aliados sería algo menor tras una noche “festiva”, no había sido elegida por eso, sino en función de los previsiones meteorológicas sobre los objetivos. Los pilotos alemanes habrían podido hallarse en la misma circunstancia que sus enemigos, pero cuando se levantaron en torno a las 4.00 y las 5.00 horas lo hicieron con la moral alta, tras una noche sin fiesta ya que conocían la misión que les esperaba. A pesar de la rapidez con que se desencadenó la operación –solo unas pocas horas después del mensaje inicial– los preparativos estuvieron a la altura de lo que ambicionaba el alto mando, aunque no todo salió a la perfección. El general al mando de la 16.ª División Flak recibió la noticia demasiado tarde como para transmitirla a tiempo a la totalidad de sus 50 baterías, por lo que no todas estarían al corriente de que iban a ser sobrevoladas por cazas propios y no sabrían interpretar correctamente las bengalas de colores disparadas para guiar a los atacantes y avisar a los antiaéreos de su paso.

El ataque

La operación comenzó con el primer bombardeo nocturno de la historia ejecutado por reactores, cuatro Arado 234 del KG 76 contra Bruselas y Lieja. Más allá del ataque propiamente dicho, cuyo impacto fue muy escaso, el objetivo era comprobar sin alertar a los aliados, ya acostumbrados a los ataques de estos aviones, que el tiempo estaba despejado sobre los objetivos. En lo que al ataque propiamente dicho se refiere, vamos a centrarnos en las experiencias, muy dispares, de las diferentes unidades.

Para el Jagdeschwader 11 (“ala de caza”), sobre Asch, el ataque fue un fracaso claro. Los dos grupos de caza (366.º y 352.º) basados en el aeródromo debían efectuar una misión de escolta a las 11.00 horas, y llevaban listos desde las 8.00 cuando fue atacado el cercano aeródromo de Opphoven, base de una unidad británica. En pleno proceso de despegue, los Republic P-47 Thunderbolt fueron enviados inmediatamente al combate, donde la Jagdeschwader perdió 11 aparatos –entre otros murió el Oberstleutnant Specht, al mando de la unidad– mientras que el único avión aliado abatido cayó por error a manos de un P-51 Mustang propio. El resultado final sobre ambos aeródromos fue de cuatro Mustang destruidos más uno dañado, en Asch, para el 352.º Grupo de caza, y siete cazas del 350.º Escuadrón belga más varios Douglas C-47 y un P-47 en Opphoven; contra un total final de 28 de 65 aparatos perdidos para la Jagdeschwader 11, de los que cuatro aviones fueron abatidos durante el camino de vuelta. Entre los 25 pilotos que murieron, un 40% de los que tenía la unidad por la mañana, también hay que incluir al Hauptmann Von Fasong, jefe del III Gruppe.

Operación Bodenplatte

Un avión de transporte aliado Douglas C-47 Dakota del Mando de Transporte de la RAF, arde frente a su hangar tras ser destruido durante la Operación Bodenplatte en el ataque sobre el aeródromo B58/Melsbroek, Bélgica, por cazabombarderos de la Luftwaffe. Wikimedia Commons / IMperial War Museum

El objetivo de los 70 aviones de la Jagdeschwader 6 era Volkel, donde se encontraban basados los Hawker Tempest del 3.er Escuadrón. También allí las cosas salieron mal para los alemanes pues el Ju 88 que los guiaba cometió un error de navegación que los llevó demasiado hacia el oeste y tan solo 9 cazas consiguieron llegar al blanco, sobre el que ya volaban 8 Tempest. El resultado final fue de 8 atacantes abatidos y un daño mínimo a las infraestructuras, tanto que apenas una hora después el aeródromo ya estaba de nuevo en servicio. En cuanto al resto de esta fuerza alemana, la 126.ª Ala abatió 24 aviones, un tercio del JG 6, entre los que se contaban el de su jefe el Oberstleutnant Johannes Kogler, que fue hecho prisionero junto con el Hauptmann Trost, jefe del Gruppe I; mientras que el Hauptmann Kühle, del Gruppe III, resultó muerto.

Heinz Bär, uno de los ases más destacados de la Luftwaffe, era quien estaba al mando de la Jagdeschwader 3, cuyo objetivo era Eindhoven. Los 20 Messerschmitt 109 G (Me 109 G) que tenía su unidad despegaron a las 8.30 horas para unirse a una flota de 70 aparatos. Durante el trayecto, parte de los aviones se desviaron para sumarse a la JG 27 en el ataque a Gilze-Rijen, ascendiendo a 16 los que atacaron este aeródromo junto con los reactores de las Kampfgeschwader 51 y 76.

La alarma que emitió la base de Gilze-Rijen fue de escasa utilidad en Eindhoven, donde estaban estacionados los escuadrones 181.º, 182.º, 137.º y 247.º (con 20 aparatos cada uno), todos ellos bastante desgastados por los combates recientes ya que, entre otras bajas, habían perdido al comandante del grupo y a tres de los cuatro jefes de escuadrón. Aunque cuando los aviones de Bär llegaron sobre el blanco había 8 Hawker Typhoon del 438.º Escuadrón en proceso de despegue, esta vez el éxito sonrió a los alemanes y al final del día el balance fue el que sigue: al 137.º Escuadrón le quedaban 11 aviones, 8 al 181.º, 5 al 247.º y ninguno al 182.º. Los testigos de aquel combate relatarían que un infierno de 23 minutos se abatió sobre Eindhoven y las infraestructuras no recuperarían su plena operatividad hasta mediados de enero. Según los canadienses, 144 aparatos se perdieron completamente y 84 resultaron dañados, todos ellos en tierra, seis pilotos fueron abatidos y murieron 40 hombres mientras que otros 145 resultaron heridos. Durante esta acción Bär se adjudicó sus victorias aéreas número 203 y 204. En lo que a las bajas alemanas se refiere, 10 pilotos no regresaron (muertos o desaparecidos) y 6 fueron capturados, lo que supone una tasa de pérdidas del 22%.

La misión efectuada por la Jagdgeschwader 1 “Oesau”, compuesta por 80 Me 109 y Focke-Wulf 190 (Fw 190) guiados por dos Ju 88 del I/Nachtjagdgeschwader 2 (NJG 2), tenía como objetivo los aeródromos belgas de Maldegem y Ursel para los Gruppen I y III, y Saint Denis-Wetrem para el II Gruppe. Los aviones desplegaron entre las 8.10 y las 8.15 horas para dirigirse hacia su blanco. El primer incidente tuvo lugar al sobrevolar La Haya, cuando la Flak amiga, que no había sido avisada, abrió fuego y derribó tres aparatos, entre ellos el del propio comandante en jefe de la unidad, que se vio obligado a efectuar un aterrizaje forzoso. El ataque sobre Ursel fue decepcionante, pues los doce escuadrones de Supermarine Spitfire allí basados habían sido llamados de vuelta a Gran Bretaña y solo pudieron destruir un Boeing 17 (B-17) en reparación, dos Avro Lancaster y un De Havilland Mosquito. Sobre Maldegen el problema fue la bruma, más que el fuego antiaéreo, pues las piezas habían sido retiradas unos días antes. Allí los alemanes destruyeron un total de 13 Spitfire del 485.º Escuadrón neozelandés y uno del 349.º belga, a cambio de dos aviones propios. Finalmente, en Saint Denis-Westrem los tres escuadrones polacos (302.º, 308.º y 317.º) de la 131.ª Ala de la RAF habían despegado ya para ir a cumplir sus misiones, por lo que los combates tuvieron lugar cuando los aliados volvieron a la base, duelos terribles que se saldaron con 32 Spitfire, un B-17 y un Short Stirling que acabaron destruidos o dañados y con la muerte de dos pilotos polacos; pero para ello los alemanes tuvieron que pagar un elevado precio, pues 24 pilotos, un tercio del total, no regresaron, incluido el comandante en jefe del I Gruppe. 12 de ellos murieron.

La Jagdgeschwader 2, que llevaba el ya muy famoso nombre de “Richtoffen”, basada al norte de Fráncfort y comandada por el Oberstleutnant Kurt Bühlingen, que sumaba más de 100 victorias contra los aliados occidentales, atacó los aviones del 404.º y 48.º grupos de caza en Saint Trond. Los 90 Fw 190 de la unidad –algunos de los cuales eran del modelo D9, tan nuevos que ni siquiera tenían las marcas identificativas–, se alzaron a los cielos a las 8.00 horas; poco después se les unieron 8 Fw modelo F8 de la Sturmgeschwader 4 (SG, “ala de asalto”) dirigidos por el Oberst Druschel, portador de la Cruz de Caballero y con 800 misiones de apoyo a tierra a sus espaldas. Sin embargo, esto no lo salvaría de desaparecer bajo el fuego de la defensa antiaérea norteamericana desplegada en torno a Aquisgrán, muy eficaz gracias a la baja cota a la que volaban los aviones y que se cobró otros tres aparatos de esta ala. Tampoco la JG 2 se libró de la hecatombe, pues a su vez perdió doce aviones a manos de la DCA, entre ellos el del Hauptmann Schröder, jefe del II Gruppe. Si la cosa había empezado mal, iba a empeorar, pues la base que debían atacar había sido avisada por las patrullas aéreas, y también allí se cobró su tributo el fuego antiaéreo. El inapelable balance fue de 33 pilotos derribados, 25 de ellos muertos, un total del 40% de los efectivos para la Jagdgeschwader 2; así como 8 de los 30 pilotos de la Sturmgeschwader 4. Todo ello a cambio de tan solo 12 P-47 destruidos.

Operación Bodenplatte, 1 de enero de 1945 Ardenas Luftwaffe

Mapa de la planificación y el desarrollo de la Operación Bodenplatte, 1 de enero de 1945. Pincha en la imagen para ampliar. © Desperta Ferro Ediciones

Parecido fue el destino de la Jagdgeschwader 4 del Major Michalski (Caballero de la Cruz de Hierro, con 70 victorias). Los 50 Me 190 y Fw 190 que la componían despegaron a las 8.10 horas y partieron en dirección a Le Culot guiados por un Ju 88, que no tardó en ser abatido por el fuego antiaéreo mientras sobrevolaban los Países Bajos, tras lo cual la unidad se perdió. El II Gruppe acabó atacando Saint Trond y otros aviones atacaron a las tropas que defendían Bastogne, mientras el IV Gruppe seguía camino para atacar Melsbroek sin lograr prácticamente nada. La unidad perdió 31 aparatos.

La región de Bruselas fue el blanco de cuatro grupos de caza, el III de la Jagdgeschwader 54 y el I de la 26 debían atacar el aeródromo de Grinbergen, mientras que el II y el III de la Jagdgeschwader 26 atacarían el de Evère; 170 aviones en total, una fuerza impresionante para la Luftwaffe de entonces. El plan era que, una vez sobre el blanco, los cazas efectuaran tres ataques en tandas de cuatro aparatos. Esta formación también tuvo que enfrentarse al fuego antiaéreo propio, que derribó una docena de aviones antes siquiera de que avistaran su objetivo, mientras que una vez sobre este los pilotos polacos de los Spitfire del 308.º Escuadrón derribaron al menos seis más. El resultado de los ataques a ambos aeródromos fue dispar. En el de Grinbergen, prácticamente vacío, donde llegaron sobre las 9.20 horas, los alemanes destruyeron seis aviones, cuatro de ellos B-17, a cambio de la pérdida de 12 aparatos a manos de la defensa contra aviones; en Evère, sin embargo, las cosas resultaron de un modo muy distinto. Allí estaban basados tres escuadrones de caza de la Royal Canadian Air Force, el 403.º, el 416.º y el 421.º, de los cuales, cuando llegaron los alemanes en torno a las 9.30, el 416.º se hallaba en plena maniobra de despegue, aunque solo lo conseguiría el teniente de vuelo Harding, su jefe, que consiguió derribar un Me 109 antes de caer él también. Sí estaban en vuelo los Spitfire del 403.º, que ya se alejaban a cumplir su misión y tuvieron que volver a toda prisa para tratar de detener la carnicería que estaba teniendo lugar. Poco pudieron hacer contra 60 aviones alemanes, que arrasaron las instalaciones, destruyeron 11 Spitfire y dañaron otros 12 en tierra, solo una pequeña parte de los no menos de 120 aviones (60 de ellos cazas y 32 bombarderos pesados) que perdieron los aliados, frente a 20 pilotos alemanes. El 421.º Escuadrón ni tan siquiera llegó a despegar.

La Jagdgeschwader 77 había perdido a su comandante, abatido y gravemente herido sobre las Ardenas poco tiempo atrás, pero aun así los 100 Me 109 G14 y K4 fueron enviados sobre Amberes comandados por el Major Leie (Cruz de Caballero, con más de 100 victorias), nombrado el 29 de diciembre. Su plan era atacar por parejas de cazas, cada una de las cuales haría cuatro pasadas, con los Typhoon de los escuadrones 193.º, 197.º, 257.º y 263.º y los Spitfire franceses de las escuadrillas 341.ª y 345.ª como blanco, todos ellos atrapados en tierra a causa del hielo matutino y bien agrupados debido al barro que rodeaba la pista; un blanco ideal. Sin embargo, a esta prestigiosa unidad tampoco le fueron demasiado bien las cosas. En primer lugar, la Flak propia le derribó tres aparatos, y más caerían después a manos de la defensa antiaérea aliada; después, la dispersión de los aviones fue tal que parte de ellos atacaron el aeródromo de Woendsrecht, que no solo estaba vacío sino que no era su objetivo asignado; y además el II Gruppe se perdió a la altura de Amberes y apenas sirvió para nada. Finalmente, solo una parte del III Gruppe llegó al blanco asignado, pero el ataque fue desorganizado y solo consiguieron dañar 14 aparatos a cambio de cuatro pilotos muertos, otros tantos prisioneros y dos más desaparecidos.

Al Major Franzisket, Caballero de la Cruz de Hierro con 40 victorias en su haber y al mando de la Jagdgeschwader 27, solo le quedaban algo más de una treintena de Me 109 G14 en los Gruppen I y II, por lo que en su estela partieron los otros dos Gruppen del ala, así como el IV de la Jagdgeschwader 54, lo que sumó un total de 85 aviones. Su blanco era el aeródromo de Melsbroek, cerca de Bruselas, del que ya habían partido los Boeing 25 Mitchell del ala 139.ª para efectuar un ataque sobre Dasburg. Este hecho, sumado a la escasa habilidad de los pilotos germanos, dio resultados limitados: 17 pilotos alemanes muertos, desaparecidos o prisioneros frente a 6 Spitfires, 6 Mosquitos y 24 bombarderos medios destruidos.

El último blanco, y no el menos importante, se encontraba en Francia. Se trató del aeródromo de Metz-Frescaty, donde la 9.ª Fuerza Aérea estadounidense acababa de desplegar, el 27 de diciembre, los Typhoon del 365.º Grupo de caza en previsión del esperado ataque alemán desde Alsacia que se materializaría con el nombre de Operación Nordwind, que los aliados conocían gracias a Ultra. La detección de esta fuerza aérea había sido un logro de los servicios de escucha alemanes que, si bien no poseían una máquina que pudiera desencriptar los mensajes enemigos, sí eran capaces de quebrar las escasas medidas de seguridad de algunas transmisiones americanas.

Los 50 Me 109 G14 y K4 de los Gruppen II, III y IV de la Jagdgeschwader 53 despegaron a las 8.00 horas en dirección a Metz bajo un tiempo claro, lo que fue una suerte porque el Ju 88 que debía guiarlos se había quedado en tierra a causa de una avería. Más allá de Kaiserslautern, una patrulla de P-47 se abatió sobre el II Gruppe, que perdió 9 cazas en un instante –sin pérdidas humanas– y tuvo que volver a la base porque habían arrojado sus depósitos auxiliares de combustible para poder combatir. Los demás llegaron sobre el objetivo a las 9.30 horas, donde los esperaban, alineados, unos 40 P-47 y una defensa antiaérea poderosa que se cobraría 8 Me 109 a cambio de los 30 cazas destruidos o inutilizados en tierra, pero no había aviones aliados en el aire. Para cuando los 24 cazas de los escuadrones 387.º y 388.º pudieron volver a su base, los alemanes ya se habían marchado. En total, en esta misión lamentaron la pérdida de 14 pilotos, y al final de la jornada ya solo 30 seguirían en condiciones de volar.

La evaluación

Tal y como sucedió con el ataque a tierra desencadenado el 16 de diciembre anterior, en lo que al factor sorpresa se refiere, Bodenplatte fue todo un éxito; los alemanes habían conseguido ejecutar 1035 salidas (o participaron en ella 900 aviones, según las fuentes), a pesar de las bajas sufridas durante los días anteriores sobre las Ardenas. Sin embargo, este fue el único logro, o casi, de la operación. Para empezar, 10 de los 33 grupos de caza enviados no encontraron sus blancos, dos atacaron aeródromos que no estaban en servicio y nueve lanzaron ataques con muy poco éxito. Además, la Flak, no siempre informada, fue responsable de demasiados derribos por “fuego amigo”, tanto a la ida como al regreso. El fracaso de esta operación también se debió a que, a pesar de la previsible resaca, muchos aviadores aliados ya habían despegado cuando llegaron los alemanes. Inicialmente se había previsto que estos llegaran antes sobre sus blancos, pero diversas razones, sobre todo relacionadas con la falta de visibilidad, los retrasaron hasta una hora, privándolos de encontrar sus blancos en tierra y obligándolos a enfrentarse, en algunos puntos, a una fuerte concentración de enemigos ya en vuelo.

Focke-Wulf Fw 190A-8 Operación Bodenplatte

Un caza Focke-Wulf Fw 190A-8 (W.Nr. 681497, «White 11») del 5./JG 4 capturado, en el aeródromo de St. Trond, Bélgica. El 1 de enero de 1945, durante la Operación Bodenplatte, este aparato fue pilotado por el cabo Walter Wagner, quien fue alcanzado por fuego antiaéreo durante el ataque a St. Trond, donde tuvo que realizar un atterrizaje de emergencia tras fallar el motor. La fotografía fue tomada por el USAAF 404th Fighter Group (nótese que se ha retirado el armamento del avión. Wikimedia Commons / US Army Air Forces

Aunque las perdidas aliadas tampoco deben ser desdeñadas, las bajas alemanas convirtieron esta operación en un desastre para la Luftwaffe, reforzado por la capacidad de los primeros para reemplazar con rapidez los aviones perdidos –entre una y dos semanas, y tan solo 24 horas para la 9.ª Fuerza Aérea estadounidense– y mantener su esfuerzo aéreo, en parte gracias a que perdieron pocos pilotos al ser destruidos en tierra la mayor parte de los aviones, 300, contra 70 derribados en vuelo (según Parker). Otras cifras hablan de 144 aviones de la RAF destruidos y 84 dañados, y 134 de la USAAF destruidos más 70 derribados en combate aéreo (Werner Girbing) o de 305 aviones destruidos en tierra, 31 derribados y 190 dañados (Manrho y Putz).

Como hemos dicho, para la Fuerza Aérea alemana el resultado fue muy distinto. Si bien aún se discute la magnitud de las pérdidas sufridas por los alemanes, las cifras giran en torno a los 300 aviones (85 de ellos a manos de la Flak propia) y 214 pilotos muertos, prisioneros o desaparecidos, a los que hay que sumar 18 heridos, según Parker; 137 aviones destruidos (más 100 por la Flak) y 151 pilotos muertos y 63 prisioneros, según Werner Girbing; y 280 aviones perdidos y 69 dañados, así como 213 pilotos muertos y 21 heridos según Manrho y Putz, que no dan cifra de aparatos derribados por el fuego antiaéreo amigo. Porcentualmente, el arco va del 10% sufrido por la Jagdgeschwader 77 al 45% de la Jagdgeschwader 4; cualitativamente, se perdieron en aquella sangría implacable 3 comandantes de ala, 6 de grupo y 11 de escuadrilla, una fuente de experiencia irremplazable.

Estas bajas, sumadas a los demás problemas a los que se enfrentaba la Luftwaffe, convirtieron esta acción en el último contratiempo aliado provocado por la caza alemana, ya muy disminuida desde meses atrás debido a los constantes raids de bombardeo aliados. El mejor ejemplo de la ineficacia final de la Operación Bodenplatte fue que esa misma tarde los P-47 basados en Metz, uno de los aeródromos más dañados, ya estaban atacando de nuevo las instalaciones ferroviarias alemanas.

Bibliografía

  • Girbig, W. (2004): Six Months to Oblivion: The Defeat of the Luftwaffe Fighter Force over the Western Front 1944/45. Lancaster: Schiffer Publishing.
  • Manrho, J.; Putz, R. (2010): Bodenplatte: The Luftwaffe’s Last Hope. Mechanicsburg: Stackpole Books.
  • Parker, D. S. (1998): To Win the Winter Sky: The Air War over the Ardennes 1944-1945. Boston: Da Capo Press.

Philippe Guillemot ha cursado estudios de comercio internacional en ICADE Madrid, apasionado de la historia de la Segunda Guerra Mundial, se estrenó con una monografía sobre la campaña de Hungría de 1944 para, a continuación, centrarse en la campaña de las Ardenas, sobre la cual ha publicado dos libros: uno sobre el proceso de planificación de la batalla y otro sobre el sector norte. Actualmente está trabajando en el tercero, que se centrará en el sector centro y sur del campo de batalla.

Este artículo apareció publicado en el Desperta Ferro Contemporánea n.º 18 como adelanto del siguiente número, el Desperta Ferro Contemporánea n.º 19: La batalla de las Ardenas (II). 

Etiquetas: , , ,

Productos relacionados

Artículos relacionados

II Concurso de Microensayo

Del paso Kasserine a Medenine. Historia de dos batallas

El paso Kasserine es el más grande de una serie de valles anónimos labrados por los wadis en las estribaciones orientales de la meseta argelina. Es famoso por haber dado nombre a una batalla que resultó ser solo la mitad de la última aventura del Afrika Korps. La segunda batalla, la otra mitad, sucedió pocos días después algo más al sur y tomó su nombre de la cercana ciudad de... (Leer más)

Pin It on Pinterest