Los meses previos a la campaña de Stalingrado (ver Desperta Ferro Contemporánea n.º 2, Stalingrado (I), el asalto de la Wehrmacht) fueron de incertidumbre para ambos contendientes. Stalin estaba interesado en seguir adelante con las ofensivas limitadas, para lo cual dictó una orden en la que preveía “la realización de operaciones ofensivas locales a lo largo de una serie de ejes para fortalecer el éxito de la campaña de invierno”, que en el sur de demoninaría ofensiva de Barvénkovo-Lozovaya. Desde el punto de vista alemán, Blumentritt escribió en enero que “numerosos generales declararon que era imposible relanzar la ofensiva en 1942, y que sería prudente disponer lo necesario para conservar lo que se había ganado. Halder tenía muchas dudas […] Von Rundstedt era mucho más categórico y aconsejaba un repliegue del Ejército alemán sobre sus bases de partida en Polonia. Von Leeb estaba de acuerdo […] pero con la partida de Von Rundstedt, y también la de Brauchitsch, la resistencia a la presión de Hitler para que se retomara la ofensiva se debilitó considerablemente”. Todos estos debates cristalizaron finalmente en las campañas de primavera que supusieron para el Ejército Rojo la pérdida de centenares de blindados, como este Carro KV-1. © FORTEPAN/Konok Tamás

A mediados de mes, la Stavka [N. del T.: alto mando de las Fuerzas Armadas soviéticas] soviética dio continuidad a las operaciones al ordenar al resto de sus fuerzas que desencadenaran una ofensiva general a lo largo de todo el frente desde Leningrado al mar Negro. Como parte integral de esta ambiciosa estrategia, el alto mando de la Dirección del Suroeste del Ejército Rojo, que tenía bajo sus órdenes a los frentes del Sur y del Suroeste, recibió el mandato de atacar y destruir las fuerzas del Heeresgruppe Süd (“Grupo de Ejércitos Sur”) en las regiones estratégicas de Járkov y el Donbás. En contradicción con sus objetivos originales, esta operación se ha denominado desde entonces como la ofensiva de Barvénkovo-Lozovaya, debido a que la toma de estas dos poblaciones marcó su máxima extensión.

La Stavka tenía sobradas razones para montar una gran ofensiva en Rusia meridional a mediados de enero. Avanzado el mes de noviembre de 1941, tres semanas antes de que los alemanes se detuvieran en Moscú, los ejércitos del Frente del Sur habían atacado al 1.er Panzerarmee inmediatamente después de que este capturase la ciudad de Rostov y antes de que pudiera aprovechar su victoria para marchar hacia el sur e internarse en el Cáucaso, frenándolo en seco y obligándolo a abandonar Rostov y a retirarse hacia el oeste a las nuevas posiciones defensivas del río Mius donde, a principios de diciembre, se estabilizó el frente. A continuación, el Heeresgruppe Süd dueño todavía de la región carbonífera del Donbás, planeó un nuevo avance sobre Rostov en primavera y sitió a las tropas soviéticas en Sebastopol, en la península de Crimea. Sin embargo, en Moscú, la victoria soviética iba a trastocar de forma abrupta los planes alemanes.

La ofensiva de Barvénkovo-Lozovaya

El 19 de diciembre de 1941, el mariscal S. K. Timoshenko, comandante en jefe de la Dirección del Suroeste, solicitó a la Stavka que aprobara su plan para derrotar al Heeresgruppe Süd y avanzar hasta el otro lado del río Dniéper, pero solo autorizó un esfuerzo menos ambicioso con el fin de destruir las fuerzas alemanas en el Donbás y capturar Járkov.

Durante la primera fase de la ofensiva (7-8 días), el ataque principal correría a cargo del 57.º y 37.º ejércitos del Frente del Sur, contra las defensas del 17.º Armee a lo largo del río Donets, desde Izium hasta más allá de Sláviansk, al sur, para luego continuar hacia el oeste entre 75 y 80 km y tomar Lozovaya y Barvénkovo. De forma simultánea, el 12.º Ejército debía lanzar un ataque secundario contra el ala derecha del 17.º Armee con el propósito de conquistar Artemovsk. En la segunda fase (15-16 días), los dos ejércitos, encabezados por el V y I cuerpos de caballería, avanzarían hacia Pavlograd para luego girar hacia el sur e internarse en la retaguardia del 17.º Armee y del 1.er Panzerarmee, cortar sus comunicaciones, llegar a la costa norte del mar de Azov y envolver y destruir ambas fuerzas en conjunción con el 12.º, 18.º y 56.º ejércitos. En paralelo, el grueso de las fuerzas del 57.º y 37.º ejércitos debían cruzar el río Dniéper entre Dniepropetrovsk y Zaporozhe, mientras que el 9.º Ejército de la reserva debía reforzar al principal grupo de choque cuando y donde fuera necesario.

Al mismo tiempo, el 38.º y 6.º ejércitos del Frente del Suroeste también debían atacar hacia el oeste a través del río Donets, el primero contra las defensas del 6.º Armee al norte y al sur de Járkov; y el segundo contra las defensas del 17.º Armee al norte de Izium, para luego avanzar hacia el oeste entre 15 y 35 km y conquistar las áreas de Chugúyev, Zmiev y Alexeyevskoye (7-8 días). Tras ello, ambos ejércitos, el primero encabezado por el VI Cuerpo de caballería, debían envolver y destruir al 6.º Armee y liberar Járkov mediante movimientos en pinza desde el norte y el sur, mientras protegía a su vez el flanco derecho del Frente del Sur.

Para defender el sector comprendido entre Bélgorod y Járkov, y más hacia el sur a lo largo de los ríos Donets y Mius hasta Taganrog, en el mar de Azov, el Heeresgruppe Süd desplegaba el 6.º y 17.º Armee, y el 1.er Panzerarmee. El tercero de estos ejércitos incluía el Cuerpo Expedicionario Italiano, consistente en tres divisiones, y una división motorizada ligera eslovaca; así como la 13.ª, 14.ª y 16.ª divisiones Panzer y las divisiones motorizadas 60.ª, SS Wiking y SS Leibstandarte Adolf Hitler (LAH) todas ellas encuadradas en el III y XIV cuerpos motorizados. Estas unidades rápidas estaban defendiendo la línea del río Mius o descansando y reequipándose tras los intensos y costosos combates de noviembre y diciembre en la región de Rostov.

La línea defensiva del Heeresgruppe Süd estaba demasiado desguarnecida. Aunque sus líneas sobre el Mius y alrededor de Járkov eran poderosas, la escasez de fuerzas lo obligaba a emplear una defensa basada en posiciones fortificadas en los sectores de la 298.ª, 68.ª, 257.ª y 295.ª divisiones de infantería, que protegían el río Donets desde Balakleya hasta la región de Sláviansk, al sur. Estas unidades, al igual que la 294.ª División de infantería del 6.º Armee que defendía el noreste de Járkov, ocupaban frentes de entre 25 y 30 km, más del doble que en 1941, una debilidad que los soviéticos tuvieron en cuenta cuando eligieron sus principales sectores de ataque.

En cuanto a los efectivos de las fuerzas enfrentadas, las fuentes soviéticas afirman que el 6.º, 38.º, 57.º, 37.º, 12.º y 9.º ejércitos totalizaban 361 690 hombres, incluyendo 204 000 soldados de primera línea, con una “superioridad de 1,5 a 2 contra 1 en infantería, una superioridad absoluta en caballería y considerable en carros de combate, aviones y artillería” (147 500 hombres solo para el 6.º, 57.º, 37.º y 12.º ejércitos, según fuentes recientemente desclasificadas). Esto significa que cada división alemana se enfrentaba a entre cuatro y seis divisiones de infantería y caballería y dos o tres brigadas de carros de combate soviéticas.

Para agravar esta debilidad, en la víspera de la ofensiva el mando y control del Heeresgruppe Süd se hallaba sumido en la confusión. El 16 de enero, dos días antes del inicio, su comandante, el mariscal de campo Walter von Reichenau, había sufrido una apoplejía, lo que urgió a Hitler a pedirle a Fedor von Bock, que se encontraba de baja médica tras renunciar al mando del Heeresgruppe Mitte a mediados de diciembre, que se hiciera cargo del mando. Bock obedeció y llegó a su nuevo cuartel general de Poltava el día 19. Allí se encontraba el general Hermann Hoth, jefe provisional del 17.º Armee, quien le informó de las malas noticias: el día anterior, las fuerzas del Ejército Rojo habían penetrado las defensas de su ejército al norte y al sur de Izium y en esos momentos estaban avanzando sin freno por su retaguardia. Carente de cualquier tipo de reservas y sabedor de que los refuerzos procedentes del oeste tardarían unas semanas en llegar, las noticias no podían haber sido peores.

La penetración, 18-21 de enero

A pesar de los retrasos causados por las malas condiciones meteorológicas, la ofensiva comenzó a las 5.00 horas del 18 de enero con un ataque simultáneo del (de norte a sur) 38.º y 6.º ejércitos del Frente del Suroeste y el 57.º, 37.º y 12.º ejércitos del Frente del Sur, que obtuvieron ganancias espectaculares en algunos sectores pero ninguna en otros. Al norte de Izium, la 337.ª, 411.ª y 393.ª divisiones de fusileros arrollaron a la 298.ª División de infantería –cuyo ala derecha estaba siendo rodeada por la 270.ª de fusileros en Izium– y avanzaron hacia el oeste a través del congelado río Donets, progresando entre 10 y 28 km en cuatro días y estableciendo una cabeza de puente necesaria para que el VI Cuerpo de caballería iniciara su explotación. Cercados en sus numerosos puestos fortificados, los defensores o se retiraron hacia el oeste o perecieron. Sin embargo, este éxito se vio empañado por un fracaso total, tanto en el ala derecha del 6.º Ejército, donde los ataques aéreos alemanes y la enconada resistencia de la 44.ª División de infantería del 6.º Armee en la posición fortificada de Balakleya frustraron los ataques de la 253.ª División de fusileros, cuyo avance se limitó a un solo kilómetro con un coste de 32 muertos y 161 heridos, como en el sector del 38.º Ejército, al este de Járkov, contra la 297.ª y 294.ª divisiones de infantería.

Los ataques del 57.º Ejército al sur de Izium replicaron la experiencia del 6.º Ejército en el norte. Aunque la 341.ª, 351.ª y 255.ª divisiones de fusileros aplastaron a la 68.ª División de infantería y el ala izquierda de la 257.ª, ambas del 17.º Armee, y avanzaron hacia el oeste hasta 23 km en cuatro días, la 335.ª y 333.ª divisiones del ala izquierda del ejército solo progresaron entre 3 y 12 km antes de quedar enfrascadas en intensos combates con elementos de la 257.ª División al norte de Sláviansk.

Más al sur, la 96.ª, 99.ª, y 230.ª divisiones de fusileros, dos brigadas de carros de combate (92 carros) y una división de caballería del 37.º Ejército, atacaron a la 295.ª y 76.ª divisiones de infantería al este de Sláviansk, pero solo avanzaron entre 10 y 20 km en cuatro días antes de ser detenidas por las numerosas posiciones fortificadas presentes en el lugar. La misma suerte corrió el 12.º Ejército, cuya 176.ª, 15.ª, y 4.ª divisiones de fusileros y 71.ª Brigada de fusileros de la NKVD ni siquiera lograron hacer mella en las defensas de la 9.ª División de infantería y la 97.ª y 101.ª de Jäger al este de Dzerzhinsk.

Mapa de la ofensiva de Barvénokovo-Lozovaya

Mapa de la ofensiva de Barvénokovo-Lozovaya (18 al 31 de enero de 1942). Pincha en la imagen para ampliar. © Desperta Ferro Ediciones

A pesar de temperaturas de hasta -25º y de una capa de nieve de entre 45 y 60 cm de espesor, a última hora del 21, el 6.º y 57.º ejércitos lograron abrir una brecha de 70 km de anchura por 30 km de profundidad en las defensas alemanas que separó al 6.º y 17.º Armee sin que hubiera las reservas necesarias para sellar la brecha. Su único consuelo era que aún conservaban los enclaves de resistencia de Balakleya y Sláviansk, reforzados rápidamente, y pronto empezaron a reunir tropas para contener el saliente soviético.

La explotación, del 22 al 31 de enero

Timoshenko comenzó su fase de explotación el 22 de enero, lanzando al combate sus tres cuerpos de caballería. Del 22 al 24 de enero, la 411.ª, 393.ª y 270.ª divisiones de fusileros avanzaron hacia el oeste unos 30 km; las tres divisiones del VI Cuerpo de caballería pasaron el 23 de enero a través de la 411.ª División, cortaron la línea de ferrocarril de Járkov a Lozovaya a primeras horas del día 24 y, más tarde ese mismo día, se encontraron con el Grupo Friedrich en Alexeyevskoye, donde se produjeron dos días de intensos combates hasta su conquista. En el ala derecha del 6.º Ejército, la 253.ª y 337.ª divisiones de fusileros siguieron enfrascadas en una lucha estéril en los alrededores de Balakleya.

Más al sur, el frente del 57.º Ejército aumentó su longitud de 58 a 114 km. La 341.ª, 351.ª divisiones de fusileros avanzaron hasta 26 km hacia el oeste y el suroeste, mientras que la 255.ª y 349.ª progresaron mucho menos debido a que se encontraron con fuerzas alemanas frescas que se reagrupaban en posiciones defensivas al oeste de Sláviansk. En el ala izquierda, las divisiones de fusileros 335.ª y 333.ª lucharon en vano para liquidar la posición alemana de Sláviansk. La consecuencia fue que el ejército vio significativamente reducida la densidad de sus fuerzas durante la fase de explotación.

El día 24, Timoshenko ordenó al V Cuerpo de caballería que se concentrara al sur de Barvénkovo y se uniera al I Cuerpo de caballería, al que envió a posicionarse al este del anterior. Para completar este mosaico, a última hora del día 24 Timoshenko ordenó al 9.º Ejército que se concentrara en la región de Krasnyi Liman y se preparara para atacar Sláviansk desde el norte.

Mientras tanto, los alemanes redoblaron sus esfuerzos para restaurar un frente que pudiera frustrar cualquier avance soviético ulterior al oeste del río Donets. El 6.º Armee reforzó al Grupo Leonhardt en Balakleya, el Grupo Friedrich fortificó el área de Bereka, al sur de Járkov, para bloquear al VI Cuerpo de caballería, el Grupo Renz reunió los maltrechos restos de la 298.ª División de infantería en Lozovaya, y las fuerzas de seguridad y tropas rumanas protegieron los accesos a Dniepropetrovsk. Y lo más importante, un flujo incesante de refuerzos circulaba hacia el norte desde el ala izquierda del 17.º Armee y del 1.er Panzerarmee para apuntalar las defensas alemanas situadas en y al oeste de Sláviansk.

Al darse cuenta de que Timoshenko pretendía envolver este último enclave desde el oeste con su caballería, el Heeresgruppe Süd ordenó a la 97.ª y 100.ª divisiones Jäger que guarnecieran las defensas al oeste de Kramatorsk y Konstantinovka para bloquear este avance. La carrera resultante entre ambas fuerzas sellaría definitivamente el destino de Sláviansk. El 26 de enero, para asegurarse de que los alemanes la ganaran, el mariscal de campo Bock combinó el 17.º Armee y el 1.er Panzerarmee y puso a ambos al mando del comandante de este último, el mariscal de campo Ewald von Kleist, lo que generó rápidamente las fuerzas necesarias para frustrar el ambicioso plan de envolvimiento de Timoshenko.

La maniobra comenzó el 26 de enero, con la orden a los tres cuerpos de caballería de cercar y tomar Balakleya y Sláviansk. El VI debía atacar hacia el norte a través de Bereka y luego girar hacia el este para cortar las líneas de comunicaciones alemanas entre Járkov y Balakleya. Esta última localidad debía ser conquistada por las divisiones de fusileros 253.ª y 337.ª, reforzadas por la 343.ª; mientras la 411.ª, 393.ª y 270.ª continuaban con la explotación. Si bien estas progresaron otros 20 o 30 km hacia el oeste, hasta más allá de la línea de ferrocarril Járkov-Lozovaya, y la 270.ª consiguió tomar esta última localidad, el asalto a Balakleya fracasó, al igual que el avance del VI Cuerpo de caballería. Tras perder 1162 hombres y 734 caballos en cuatro días de combates, la enconada resistencia del Grupo Friedrich y la ventisca de treinta y seis horas que dejó todas las carreteras intransitables provocaron que esta fuerza acabara deteniéndose de forma abrupta a escasa distancia de Bereka.

La ofensiva Balakleya-Chugúyev

Tampoco lo hicieron mucho mejor el V y I cuerpos de caballería, apoyados por el 57.º Ejército, en Sláviansk. Mientras la 341.ª División de fusileros defendía el flanco derecho del 6.º Ejército, el V Cuerpo avanzó hacia el sur, en la madrugada del 25 al 26 de enero, con la 351.ª División protegiendo su izquierda y el I Cuerpo y la 255.ª División de fusileros siguiéndolo. Más tarde, ese mismo día, el V Cuerpo recibió órdenes de dirigirse al sur el día 28 para tomar el nudo ferroviario de Krasnoarmeyskoye, a 70 km al suroeste de Sláviansk, para bloquear cualquier intento del 1.er Panzerarmee de retirarse hacia el oeste; mientras la caballería del I Cuerpo atacaba hacia el este en dirección a Kramatorsk para envolver y destruir a las fuerzas alemanas que defendían Sláviansk y Artemovsk.

Al amanecer del día 28, los dos cuerpos de caballería se encontraron con los refuerzos alemanes que se dirigían hacia el norte para interceptarlos, lo que produjo un violento combate. El I Cuerpo y la 255.ª División se enzarzaron con el Grupo Rupp de la 97.ª División Jäger a entre 14 y 25 km al suroeste de Sláviansk, mientras el V Cuerpo y la 351.ª División forcejeaban con la 100.ª Jäger en el área situada al noroeste de Krasnoarmeyskoye. Aunque el V Cuerpo de caballería reanudó su avance el día 29, una violenta tormenta de nieve y la llegada al teatro de operaciones del Grupo Hube (14.ª y 16.ª divisiones Panzer), provocaron la detención del avance de Grechko mientras que, más al norte, el I Cuerpo fue frenado por la 97.ª División Jäger. Como medida adicional, algo tardía, Timoshenko reforzó el 29 de enero los asaltos del 57.º Ejército sobre Sláviansk con el 9.º Ejército; un gesto inútil ya que para entonces las defensas alemanas eran inexpugnables.

La ofensiva de Timoshenko llegó a su fin cuando el agotamiento extremo, el frío paralizante y la nieve congelaron a las fuerzas oponentes en sus posiciones. El 31 las fuerzas soviéticas habían sufrido más de 40 000 bajas, entre ellas 11 000 muertos; y aunque por parte alemana las pérdidas fueron significativamente menores, la ofensiva dañó gravemente a tres de las divisiones de infantería de Bock y produjo serias pérdidas en algunas más, por lo que el mando no tuvo más remedio que emplear a tropas rumanas y húngaras.

A pesar de formar un impresionante saliente con dos ejércitos en las profundidades de las defensas alemanas, los soviéticos fracasaron en el cumplimiento de sus misiones debido a que los casi derrotados alemanes se aferraron encarnizadamente a Balakleya y Sláviansk, que además iban a convertirse en una amenaza mortal en caso de que los alemanes decidieran explotarlas como bases para un futuro contragolpe, por lo que acabarían convirtiéndose en los objetivos ineludibles de futuras operaciones ofensivas soviéticas.

Tras el fracaso del intento de destrucción del Heeresgruppe Süd en enero, Timoshenko buscó nuevas formas de alcanzar este objetivo, pero esta vez por fases. La primera de ellas debía liquidar una de las dos posiciones en los bordes que bloqueaban la progresión de sus fuerzas. Ya que Sláviansk era la más poderosa de las dos, decidió eliminar primero la posición fortificada de Balakleya y establecer, mientras lo hacía, una cabeza de puente al otro lado del río Donets en Stary Saltov. Una vez conseguido, debía iniciar la explotación desde ambas cabezas de puente, con el propósito de destruir al 6.º Armee alemán durante la primavera. El 27 de febrero ordenó al 38.º y 6.º ejércitos del Frente del Suroeste que iniciaran una ofensiva, el 7 de marzo, para envolver, derrotar y destruir a las fuerzas alemanas en Chugúyev y Balakleya, establecer una cabeza de puente en la orilla occidental del río Donets al noreste de Járkov y, de ser posible, tomar esta localidad.

El 6.º Ejército debía llevar a cabo el ataque principal, en un sector de 20 km, hacia el norte desde la cabeza de puente de Barvénkovo-Lozovaya, con cuatro divisiones de fusileros (343.ª, 253.ª y 337.ª y 411.ª) y tres brigadas de carros de combate (13.ª, 133.ª y 5.ª de la guardia). La misión del grupo de choque era romper las defensas de la 44.ª División de infantería situadas al sur del río Donets y al oeste de Balakleya, cruzar el río, avanzar hacia el norte para tomar Chugúyev y enlazar con las fuerzas que vendrían avanzando desde el noreste. En reserva conservó la 47.ª División de fusileros, el 100.º Batallón Independiente de esquiadores y la 28.ª División de caballería. A la izquierda de la 411.ª División, la 393.ª y 270.ª divisiones de fusileros debían defender el sector situado al sur de la región de Lozovaya; y hacia el sureste actuarían los cuerpos de caballería VI, I, II y V, también con la misión de mantener ocupados a los alemanes.

El 38.º Ejército por su parte, debía atacar hacia el oeste a través del río Donets con un grupo de choque compuesto por la 1.ª División de fusileros de la guardia y la 227.ª, 226.ª y 124.ª divisiones de fusileros para efectuar su ataque principal, con la 81.ª División de fusileros y la 10.ª Brigada de tanques en reserva. Su misión consistiría en penetrar las defensas de la 294.ª División de infantería a lo largo del río Donets, establecer una cabeza de puente en su orilla occidental, y avanzar hacia el suroeste a medio camino de Járkov, tras lo cual, tomarían el área de Chugúyev y enlazarían con el 6.º Ejército. Una vez unidas ambas fuerzas, atacarían Járkov. El flanco derecho del ataque sería protegido con una brigada motorizada de fusileros con la misión de avanzar hacia el oeste para cortar la carretera Oboyán-Bélgorod.

El ataque

El ataque del 6.º Ejército comenzó a las 5.00 horas del 7 de marzo en un sector de 33 km de anchura entre Alexeyevskoye y 10 km al oeste de Balakleya. La 343.ª División de fusileros avanzó 2 km y capturó la posición fortificada de Noviy Cherkasskiy, la 253.ª recorrió la misma distancia para llegar a las inmediaciones de la posición fortificada alemana de Chervony Donets, en la orilla sur del río, y la 337.ª y la 133.ª Brigada de tanques avanzaron 4 o 5 km, capturaron la posición fortificada de Pyatigorsk y llegaron a las afueras de las fortificaciones en Chervony Shliaj y Melovaya, que no pudieron ser tomadas a pesar de que se envió a la 47.ª División de fusileros como refuerzo. A la izquierda, aunque el ataque de apoyo de la 411.ª División y la 5.ª Brigada de tanques de la guardia flaqueó en Bereka ante las defensas del Grupo Friedrich, un regimiento consiguió rodear su flanco izquierdo y llegar a las inmediaciones de la posición fortificada de Bolshoi Bishkin. A pesar de todo, a medianoche del 9 de marzo, las posiciones defensivas de la 44.ª División de infantería a lo largo del río Donets aún se mantenían firmes.

Para romper este punto muerto, el 10 de marzo Riabyshev trasladó a la 47.ª División de fusileros para reforzar los ataques que estaba llevando a cabo la 343.ª División contra los puntos de cruce sobre el Donets al sur de Liman, y el día 11 empleó la 28.ª División de caballería y el 100.º Batallón de esquiadores para reforzar el avance de la 47.ª y 343.ª divisiones en su intento de cercar el flanco izquierdo del Grupo Friedrich. Tras avanzar unos 6 km durante los días 11 y 12, estas fuerzas fueron detenidas en Cherkasskiy Bishkin por elementos de la 44.ª División de infantería que protegían un punto de cruce situado al sur de Liman. El 13 de marzo los soviéticos repelieron un contraataque alemán desde la cabeza de puente de Chervony Donets, y al día siguiente Riabyshev ordenó que la 411.ª y 343.ª divisiones asaltaran tanto la posición fortificada de la 44.ª División de infantería en Cherkasskiy Bishkin como las defensas del Grupo Friedrich en Bolshoi Bishkin, mientras la 28.ª División de caballería y el 100.º de esquiadores se colaban por el hueco entre las dos posiciones defensivas para cortar las comunicaciones de este con Járkov. Las tropas de caballería y esquiadores avanzaron 15 km en la retaguardia alemana durante la noche del 15 al 16 de marzo, pero una fuerza de bloqueo y el terreno los detuvieron donde estaban, y no volvieron a intervenir hasta que Riabyshev ordenó, el 25 de marzo, que se detuvieran, cosa que hicieron el 28. Así finalizó la ofensiva del 6.º Ejército.

Mapa de la ofensiva de Járkov (7 al 31 de marzo de 1942)

Mapa de la ofensiva de Járkov (7 al 31 de marzo de 1942). Pincha en la imagen para ampliar. © Desperta Ferro Ediciones

Al norte de Járkov, el 38.º Ejército también atacó a las 5.00 horas del 7 de marzo, aunque se encontró de inmediato con una fuerte resistencia enemiga. En la derecha, la 1.ª División de la guardia y la 227.ª de fusileros se hicieron con los arrabales meridionales de Staritsa y llegaron a las afueras de Varvarivka y Rubezhnoye, donde establecieron una cabeza de puente de 7 km de anchura por 7 de profundidad en las últimas horas del día. La 226.ª de fusileros inició su avance con un solo regimiento porque los otros dos estaban todavía en camino y cuando llegaron, atacaron frontalmente y a plena luz del día, a pesar de lo cual un batallón logró establecer una pequeña cabeza de puente en su orilla occidental a última hora. Sin embargo, ni esta división ni la 124.ª consiguieron eliminar las dos pequeñas cabezas de puente alemanas en la orilla oriental y permanecerían en sus posiciones hasta las últimas horas del día 9 de marzo, cuando sus comandantes revitalizaron su avance. Los alemanes se aprovecharon de este retraso reforzando sus guarniciones en Rubezhnoye, Verjniy Saltov y Stary Saltov. En la izquierda, la 300.ª División de fusileros avanzó hasta los accesos a Bolshaya Babka y Peschanoye y se estableció una segunda cabeza de puente al norte, en las afueras de Verjniy Saltov.

En las horas finales del 7 de marzo, Moskalenko ordenó a sus fuerzas tomar Stary Saltov mediante un movimiento envolvente desde el norte y el sur, por lo que entre el 8 y el 11 de marzo, la 1.ª de la guardia y la 227.ª y 226.ª divisiones de fusileros, con la recién llegada 10.ª Brigada de tanques, capturaron Rubezhnoye y giraron hacia el sur para envolver Stary Saltov desde el norte y el oeste. De forma simultánea, la 124.ª División de fusileros, que finalmente había cruzado el río el 9 de marzo, bloqueó Bolshaya Babka y avanzó hacia el norte para atacar Stary Saltov desde el sur. La localidad fue capturada el 12, a pesar de los crecientes y poderosos contraataques encabezados por los elementos de vanguardia de la recién llegada 3.ª División Panzer. Para entonces, la 124.ª División de fusileros había capturado al fin Bolshaya Babka, infligiendo supuestamente un daño considerable al regimiento de la 294.ª División que defendía la posición.

Tras la caída de Stary Saltov las fuerzas de Moskalenko trataron de explotar su éxito y fracasaron. Tras dirigirse al oeste hacia Peschanoye, fueron detenidas el 13 de marzo por la 3.ª División Panzer, que junto con la 294.ª División de infantería estableció nuevas defensas hacia el sur que se extendían por el eje Ternovaya-Nepokrytaya-Zarozhnoye, donde se detuvo la ofensiva del 38.º Ejército.

La lucha por la cabeza de puente duró del 14 al 25 de marzo. Durante este periodo, el Frente del Suroeste reforzó al 38.º Ejército con la 34.ª Brigada motorizada de fusileros el día 14, con la 169.ª División de fusileros y la 6.ª Brigada de tanques de la guardia los días 15 y 16, con las tres divisiones completas del III Cuerpo de caballería de la guardia el día 25, y con la 13.ª División de fusileros de la guardia el día 31, además del 5.º Regimiento de artillería de la guardia, del 4.º Regimiento de morteros de la guardia y de los aviones procedentes de dos regimientos de cazas. Por su parte, Paulus reforzó a sus fuerzas defensoras con la 3.ª División Panzer al completo, el 429.º Regimiento de la 168.ª División de infantería, una agrupación de combate del 230.º Regimiento de la 299.ª División de infantería y batallones pertenecientes a las 79.ª y 62.ª divisiones de infantería. Aunque el 6.º Armee no logró recuperar Stary Saltov ni eliminar la cabeza de puente, para finales de mes habían vuelto a sus manos Staritsa, Varvarivka, Bairak, Kupevaja y Bolshaya Babka. Eso dejó al ejército de Moskalenko con una cabeza de puente de 34 km de anchura y entre 5 y 8 km de profundidad en la orilla occidental del río Donets. Pese a su poca profundidad, aún disponía de espacio para que dos ejércitos completos pudieran lanzar su ofensiva a mediados de mayo.

Al igual que ocurriera con la ofensiva del mes de enero, la de marzo fue un fracaso. Los rusos eliminaron, sin más, el ataque del 6.º Ejército de sus relaciones históricas de la guerra; y si el 38.º consiguió aparecer en algunos libros de historia del periodo de Jrushchev conocido como glasnost, se debió a que la ofensiva logró asegurar la cabeza de puente de la orilla occidental del río Donets, necesaria para desencadenar el ataque de mayo contra Járkov. Aun con todo, este logro permaneció olvidado por la historia hasta finales de la década de 1980, cuando los historiadores rusos comenzaron a desentrañar por fin lo que había sucedido en Járkov en el mes de mayo.

El olvido histórico de la ofensiva de marzo relega al anonimato su ferocidad y sus frustraciones. Aunque los rusos no han desclasificado las cifras de bajas, sus pérdidas debieron de ser aproximadamente la mitad de las que tuvieron en la ofensiva de enero.

En retrospectiva, las dos ofensivas de la Dirección del Suroeste de Timoshenko llevadas a cabo durante el invierno de 1942 demuestran que la debacle que experimentó en mayo no fue una anomalía sino que, más bien, ambas ponen de manifiesto, junto con la ofensiva de mayo, la firme determinación de Stalin de replicar en el sur de Rusia la derrota infligida al Heeresgruppe Mitte en Moscú, alzándose con una victoria similar sobre el Heeresgruppe Süd. No debe pues sorprender que Stalin y Timoshenko estuvieran resueltos a aprovecharse de lo conseguido en enero, aunque limitado, en marzo y mayo; no obstante, lo llamativo es que el Ejército Rojo no lograra explotar en mayo las claras lecciones aprendidas en enero y marzo.

Bibliografía

  • Bock, F. von (1996): The War Diary, 1939-1945, Atglen, PA: Schiffer Military History.
  • Moskalenko, K. S. (1967): Na iugo-zapadnom napralevnii [En dirección suroeste], Vol. 1. Moskvá: Nauka.
  • Savynyi, M. (1943): Barvenkovo-Lozovaia operatsiia (18-31 ianvaria 1942 g.).  Kratkii operativno-takticheskii ocherk [La operación Barvenkovo-Lozovaia (18-31 de enero de 1942). Un breve estudio táctico-operacional]. Moskvá: Voenizdat. Documento preparado por el Estado Mayor del Ejército Rojo y clasificado como secreto.

El coronel (r) David M. Glantz es editor jefe de The Journal of Slavic Military Studies y uno de los primeros norteamericanos en ser miembro de la Rossiskaia Akademia estestvennyj nauk [Academia de Ciencias Naturales de Rusia (antes Soviética)]. Ha escrito más de treinta obras sobre el Ejército Rojo/Soviético y el conflicto germano-soviético de 1941-1945 entre los que destaca Choque de titanes y su afamada trilogía sobre la batalla de Stalingrado.

Este artículo apareció publicado en el Desperta Ferro Contemporánea n.º 16 como adelanto del siguiente número, el Desperta Ferro Contemporánea n.º 17: La segunda batalla de Járkov 1942.

Etiquetas: , , , ,

Productos relacionados

Artículos relacionados

II Concurso de Microensayo

El espíritu de la muerte

La presencia española en el norte de África se remonta al siglo XV, basada principalmente en la ocupación de algunas islas y ciudades costeras, puntos estratégicos de los que se conservan el Peñón de Alhucemas, Ceuta o Melilla, entre otros. La Conferencia de Algeciras en 1906 acabó con esta dinámica portuaria cuando las principales potencias de la época "obligaron" a España a ejercer una supervisión sobre el norte de Marruecos, mientras que Francia lo haría sobre el... (Leer más)

Pin It on Pinterest