Tachokalt 1 valle del Tamanart

Tachokalt 1 (valle del Tamanart). Los grabados se hacen visibles al amanecer o atardecer, cuando la luz rasante los destaca. © Equipo Tamanart

En el sur de Marruecos localizamos importantes núcleos de grabados realizados en bloques de piedra o paredes verticales y, más excepcionalmente, de pinturas ejecutadas en abrigos rocosos. Desde 2011, el Equipo Tamanart está investigando estas representaciones artísticas, considerando su entorno natural y cultural, a partir de una perspectiva interdisciplinar que contempla estudios arqueológicos, etnográficos, geológicos, petrológicos, cartográficos, topográficos, traceológicos y tecnológicos, fisicoquímicos (análisis de pigmentos, posibles aglutinantes y pátinas o soportes, dataciones absolutas…) y paleobiológicos (especies animales representadas), habiendo participado en ellos numerosas instituciones y empresas. Partimos de una exhaustiva documentación fotográfica digital, así como también macro y micro, de todas las figuras, composiciones y paneles, realizada de día y de noche, con iluminación natural y/o artificial, que es tratada en el laboratorio a través de los programas habituales, considerando su georreferenciación, de cara a obtener reproducciones objetivas. Los trabajos de campo se centran en Tamanart (Tata y Tiznit) (grabados) y Aouinet Azguer (Tan Tan) (pinturas) y se considera también su protección, conservación, puesta en valor y difusión.

El Oued Tamanart, de 84 km, transcurre de norte a sur y desemboca en el Draa, el oued de mayores dimensiones de Marruecos. Conocemos, en el valle del Tamanart, algo más de treinta sitios con manifestaciones grabadas sobre soportes de arenisca o cuarcita, al igual que innumerables túmulos, de cronología incierta, concentraciones de industria lítica en superficie, que se remontan cronológicamente al Paleolítico Inferior y Medio, cerámica y elementos de adorno entre los que destacan cuentas perforadas de cáscara de huevo de avestruz.

Aouinet Azguer. Abrigo 1. © Equipo Tamanart

La temática de estas representaciones la constituyen elefantes, rinocerontes, jirafas, uros o toros, antílopes, gacelas, cabras, dromedarios, caballos, guepardos, leones, avestruces, avutardas y otros zoomorfos indeterminados. Los antropomorfos de las últimas fases se asocian a carros y hachas. Destacan también las formas esquemáticas, abstractas o de tendencia geométrica (circulares o globulares, angulares, parrillas, zigzags, espirales, cazoletas, meandriformes, grupos de líneas, combinaciones de elementos…). Los grabados, de diferentes estilos y tamaños, están realizados por incisión, abrasión, raspado y piqueteado, superponiéndose en determinados casos y definiendo una amplia secuencia temporal.

La banda atlántica del Sahara no tenía porqué compartir los extremos climáticos de este gran desierto. La historiografía se ha referido a corredores topográficos o áreas refugio para explicar el poblamiento de esta zona y sus circunstancias, relacionadas también con la fauna, en determinados períodos durante la Prehistoria. En el sur del Tamanart, donde desemboca en el Draa, se formaría, probablemente ya a partir del Pleistoceno final un humedal de grandes dimensiones. Estamos en Tachokalt y Anou L’Haj, sitios en los que encontramos un reducido número de representaciones de gacelas, antílopes, uros y avestruces de tendencia naturalista y trazo muy fino. Se sitúan, según corroboran recientes hipótesis, entre las representaciones más antiguas de la zona occidental del norte de África. A estas manifestaciones les seguirían, considerando una secuencia cronológica, zoomorfos caracterizados por la desproporción o estilización de determinados conceptos anatómicos ejecutados por abrasión. Estamos ante el controvertido estilo Tazina, propio, aquí, de comunidades cazadoras-recolectoras.

Representaciones de estilo Tazina de Timlalin (valle del Tamanart).

Representaciones de estilo Tazina de Timlalin (valle del Tamanart). © Equipo Tamanart

Durante el Neolítico ocuparán el valle grupos de pastores que reciclarán las figuras anteriores y crearán un simbolismo gráfico determinado por animales domesticados, principalmente bóvidos y cápridos, ejecutados mediante piqueteado profundo y manteniendo un marcado naturalismo. Finalmente los motivos que pueden relacionarse con la cultura amazigh, bien representados también en Icht, se extienden por el Tamanart, cuyo referente septentrional lo encontramos en Oukas. Antropomorfos, armas, carros, caballos… constituirán el repertorio iconográfico, introduciendo la tendencia esquemática y reafirmando la abstracción. Nos encontramos ante el arte líbico-bereber. La población actual conserva y reproduce todavía creencias y rituales que nos ayudan a entender, desde una perspectiva etnoarqueológica, el entramado conceptual de quienes realizaron los grabados durante tiempos más o menos lejanos, destacando elementos como las cazoletas, cuya polifuncionalidad es extremadamente sugerente.

Aouinet Azguer 1 (sur de M’Sied) fue descubierto el verano de 2002 por una mujer nómada, Fatimatou Malika Bent Benatta, y hasta ahora hemos localizado ya veinte abrigos rocosos. Encontramos una temática y una larga secuencia temporal que puede vincularse con el valle del Tamanart, especialmente considerando los yacimientos meridionales, Tachokalt y Anou L’Haj. Se ha definido una primera fase cronocultural, cuyas composiciones, estilo, técnica y tamaño no pueden relacionarse con el resto de motivos de la zona, y aunque estos, siempre zoomorfos, cuantitativamente insignificantes, presentan una volumetría que los aproxima a una tendencia naturalista, su definición es imprecisa, si bien las estructuras iconográficas coinciden con las del inicio de la secuencia gráfica de Tachokalt y Anou L’Haj.

Aouinet Azguer 1.

Detalle de la composición pintada en Aouinet Azguer 1. © Equipo Tamanart

Las figuras ocupan espacios privilegiados o centrales dentro de Aouinet Azguer 1 y 5, están silueteadas en rojo y alguna de las representaciones identificables nos remiten a posibles gacelas y antílopes, infrapuestas, cuando esto sucede, a otras fases, lo cual indica también tempranas cronologías. En las etapas siguientes destacan los zoomorfos de tendencia naturalista en tinta plana, con diferentes grados de estilización, introduciendo a partir de un determinado momento la figura humana, masculina al principio y femenina después, coincidiendo con los arqueros. Algunas tonalidades rojas son relativamente oscuras y observamos también figuras silueteadas con el interior rayado. En las fases finales aparecen representaciones esquemáticas (figuras humanas, animales y geométricas), carros y también motivos e inscripciones asimilables a la cultura amazigh, de color rojo y rojo oscuro, realizadas en tinta plana y trazo simple.

Las similitudes formales de las representaciones de las primeras fases de Tamanart y Azguer con las del sur de Europa son evidentes. Debemos preguntarnos si obedecen a contactos o si comunidades con estructuras culturales determinadas pueden crear, independientemente, formas similares. Para abordar este y otros retos, durante 2019, tuvimos la oportunidad de iniciar el estudio de Magara Sanar, un abrigo rocoso, próximo a Chefchaouen. Pretendemos considerar el estrecho de Gibraltar desde ambas orillas, y complementar las investigaciones iniciadas durante los años ochenta del siglo pasado en las sierras que bordean la antigua Laguna de la Janda (Cádiz).

Antílope pintado en Aouinet Azguer 5 (primera fase) Tamanart.

Antílope pintado en Aouinet Azguer 5 (primera fase). © Equipo Tamanart

El proyecto de investigación arqueológica que nos ocupa ha sido posible gracias al convenio firmado el 25 de julio de 2011 entre la Direction du Patrimoine Culturel (DPC) del Ministerio de Cultura del Reino de Marruecos en Rabat y la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en Madrid. La concesión de subvenciones por parte del Instituto del Patrimonio Cultural de España del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en cinco convocatorias consecutivas nos permitió trabajar en la zona y desarrollar trabajos de gabinete y laboratorio entre 2011 y 2016. A partir de 2018, y hasta la actualidad, hemos mantenido esta línea de investigación contando con el apoyo continuado de la Fundación Palarq.

UNED: Universidad Nacional de Educación a Distancia (Madrid).

INSAP: Institut National des Sciences de l’Archéologie et du Patrimoine (Rabat).

EASD Serra i Abella: Escola d’Art i Superior de Disseny Serra i Abella (Barcelona).

CNPR: Centre National du Patrimoine Rupestre (Agadir).

IRCAM: Institut Royal de la Culture Amazighe (Rabat).

Wellrounded 360º: Wellrounded 360º – Fotografía (Nerja).

 

Contenido patrocinado por

Fundación Palarq

Etiquetas: , , , ,

Productos relacionados

Artículos relacionados

Contenido patrocinado

Arqueología en el mar interior de Última Esperanza (Magallanes, Chile)

El extremo sur de América es un gran sistema de archipiélagos conformado por casi seis mil islas e innumerables canales, fiordos, senos y bahías que dibujan un laberinto de hasta ochenta mil kilómetros de costa. Desde mediados del Holoceno medio, es decir, desde hace al menos 6500 años, este extenso y accidentado paisaje marítimo fue el hogar de las poblaciones humanas más australes del... (Leer más)
Contenido patrocinado

La cuenca de Engel Ela-Ramud en Eritrea: un nuevo enclave achelense en el extremo norte del Rift

La cuenca de Engel Ela-Ramud, situada en el Cuerno de África, en el sector noroccidental de la Depresión de Danakil, justo en la punta norte del triángulo de los Afar... (Leer más)

Pin It on Pinterest