Little Bighorn 1876

Desperta Ferro Historia Moderna

n.º 49
Diciembre 2020
Little Bighorn 1876 Custer 7.º de Caballería
7€IVA incluido

A LA VENTA EL 2 DE DICIEMBRE

La historia de la batalla de Little Bighorn es la de una victoria y una derrota. La primera porque se trata del mayor triunfo de los nativos de las Grandes Llanuras sobre el Ejército de los Estados Unidos; la segunda, porque desencadenó sobre los vencedores –la coalición de lakotas y cheyenes de Toro Sentado y Caballo Loco, que se negaban a trasladarse a una reserva y deseaban seguir viviendo en libertad– la ira del Gran Padre, es decir, el presidente Ulysses S. Grant. La batalla de Little Bighorn, mitificada como ninguna otra en la historia estadounidense, constituye el canto del cisne de los sioux lakotas, el más poderoso de los pueblos indios de las Grandes Llanuras. La expansión hacia el Oeste de una nación que buscaba nuevas tierras y riquezas tras la Guerra de Secesión chocó de pleno con la firme voluntad de unos pueblos nativos que vivían de la caza del bisonte y para los cuales carecía de sentido hablar de fronteras. Para doblegarlos, el Ejército se vio obligado a librar una guerra cruel en un territorio hostil; una contienda que acabó con una forma de vida ancestral y que abocó a los antaño orgullosos lakotas a convertirse, como sus vecinos, en un pueblo sedentario. Por las páginas que sigue desfilan ambiciones y desencuentros, campañas y persecuciones a través de ricos nevados y vastas praderas, fuertes insalubres y poblados de tipis de piel de bisonte, siempre acompañados de un lamento cuyo eco se mantiene vivo aún hoy.

El camino a la guerra por Peter Cozzens

El camino a la guerra por Peter Cozzens

Entre 1817 y 1842, el Ejército de los Estados Unidos construyó una cadena de fuertes desde Minnesota hasta Luisiana que dio forma a una tentadora abstracción conocida como Frontera India Permanente, más allá de la cual los blancos no podían adentrarse sin el permiso de sus habitantes nativos. Con el fin de la guerra contra México y el hallazgo de oro en California, voces expansionistas exhortaron a los estadounidenses a cumplir el destino manifiesto de la nación y emigrar a Texas, California o el Pacífico noroccidental. Nadie consideraba las llanuras septentrionales como otra cosa que un vasto y molesto obstáculo. Sin embargo, los emigrantes mermaban los pastos, la caza y la madera, lo que amenazaba el modo de vida de los lakotas…

El pueblo lakota. “Con esta pipa sagrada caminaréis sobre la Tierra” por Rani-Henrik Andersson (University of Helsinki)

El pueblo lakota. “Con esta pipa sagrada caminaréis sobre la Tierra” por Rani-Henrik Andersson (University of Helsinki)

Durante un siglo, los lakotas y sus parientes próximos, dakotas, yankton y yanktonais, vivieron al este del río Misuri. A principios del siglo XVIII, el espacio habitable comenzó a escasear ante el cada vez mayor desplazamiento de población, tanto india como blanca, hacia el oeste. No se conoce el año exacto en que los lakotas atravesaron el Misuri, pero sí que se adentraron en las Grandes Llanuras en pequeños grupos independientes. En esas fechas, comenzaron a adquirir armas de fuego y caballos, y se erigieron en la gran potencia de las llanuras.

El inicio de la guerra y las campañas del general Crook por Paul N. Beck (Wisconsin Lutheran College)

El inicio de la guerra y las campañas del general Crook por Paul N. Beck (Wisconsin Lutheran College)

En septiembre de 1875, el senador William Allison, de Iowa, encabezó una delegación ante los sioux para negociar la compra de las Black Hills que no logró su objetivo, pues estos consideraban sagradas las colinas y se negaron a venderlas. El Gobierno de los Estados Unidos estaba convencido de que el fracaso se debió a la influencia de las bandas insumisas que no vivían en la reserva, y decidió confinarlas en ella. El teniente general Philip Sheridan, comandante del distrito militar de Misuri, opinaba que un golpe relámpago en pleno invierno, cuando los nativos se volvían más sedentarios y perdían movilidad, lo conduciría a una rápida victoria.

Servir en el 7.º de Caballería por Sandy Barnard

Servir en el 7.º de Caballería por Sandy Barnard

En 1890, el general de brigada George Crook, uno de los oficiales del Ejército estadounidense con más experiencia en las guerras indias del periodo posterior a la Guerra de Secesión, describió la lucha contra los nativos como la tarea “más peligrosa, ardua e ingrata” que el Ejército había llevado a cabo. Las tropas estacionadas en las llanuras eran a menudo escasas, contaban con alojamientos precarios y suministros insuficientes. Los fuertes distaban mucho unos de otros y, en los años que siguieron a la Guerra de Secesión, su cometido fue eminentemente defensivo.

La batalla de Little Bighorn por José Luis Arcón Domínguez

La batalla de Little Bighorn por José Luis Arcón Domínguez

El 22 de junio de 1876, el general Terry encomendó una misión al 7.º de Caballería del coronel interino Custer, quien partiría al día siguiente con suministros para quince días y órdenes de localizar a los indios hostiles, situarse al sur de ellos y darles caza, empujándolos hacia el norte por el valle del Bighorn o del Little Bighorn. En la confluencia de ambos estaría apostado Terry desde el 26. Encajonados entre las dos fuerzas y el caudaloso Bighorn, los escurridizos hostiles no escaparían sin sufrir un escarmiento y dejar en manos del ejército parte de sus familias, pertenencias y caballos, lo que obligaría al grueso a someterse y marchar a las reservas. El desenlace de la misión, sin embargo, fue muy distinto.

Las campañas que doblegaron a los sioux por Paul L. Hedren

Las campañas que doblegaron a los sioux por Paul L. Hedren

La historia de la Gran Guerra Sioux se divide en dos partes. Las derrotas humillantes en el campo de batalla que marcaron la primera mitad del conflicto para el ejército de Sheridan no iban a repetirse en la segunda fase. Este siguió volcado en subyugar a los pueblos de cazadores que deambulaban a voluntad y echó mano de todos los recursos disponibles. Toro Sentado, Caballo Loco, Dos Lunas, Pequeño Lobo y los demás grandes jefes fueron incapaces de mantener viva la extraordinaria coalición que había propiciado las victorias indias. Entonces, avanzado el año, era el bisonte y no la guerra, lo que preocupaba a los indios. La contienda no concluyó de inmediato, pero su fin, después de Little Bighorn, se acercaba inexorable.

El legado en disputa de Little Bighorn por Tim Lehman (Rocky Mountain College)

El legado en disputa de Little Bighorn por Tim Lehman (Rocky Mountain College)

El debate sobre el significado de Little Bighorn comenzó poco después de la batalla. Los sioux lakotas y otros indios la percibieron como un efímero pero trascendental episodio de resistencia victoriosa frente a una agresión autoritaria contra su soberanía, al tiempo que la voz cantante de la sociedad estadounidense la presentó como un sino necesario e incluso noble en el esfuerzo por subyugar unos indios salvajes y convertir el Oeste americano en un lugar seguro para los colonos estadounidenses. En la época de la Guerra de Vietnam, sin embargo, Custer se convirtió en una metáfora del militarismo estadounidense en tanto que los indios reivindicaron su victoria como un ejemplo de resistencia cohesionada frente a las aspiraciones imperialistas estadounidenses.

Y, además, introduciendo el n.º 50, La lucha por Zelanda en los albores de la Guerra de Flandes por Adri P. van Vliet (Netherlands Institute of Military History)

​Y, además, introduciendo el n.º 50, La lucha por Zelanda en los albores de la Guerra de Flandes por Adri P. van Vliet (Netherlands Institute of Military History)

En el siglo XVI, el delta del Escalda era el corazón de los Países Bajos, diecisiete provincias que formaron una próspera unión política y económica bajo el gobierno del emperador Carlos V. En aquel entonces, Zelanda se veía constreñida entre los boyantes Flandes y Brabante, al sur, y una Holanda con una economía menos desarrollada al norte. Innumerables navíos de gran calado conducían su carga hasta Flesinga y la ensenada de Walcheren, cerca de Arnemuiden, desde donde buques ribereños transportaban sus mercancías a Amberes. En los primeros años de la revuelta neerlandesa, se produjeron muchos combates alrededor del Escalda en una lucha de marcado carácter anfibio.

Productos relacionados

Otras novedades que podrían interesarte

Pin It on Pinterest