Al igual que sucede con todos los regimientos que existían en el año 1899,[1] hay una copia del historial del Regimiento de Caballería Alcántara custodiada en el Archivo General Militar de Segovia; sin embargo, sorprende que todo lo que consta en dicho archivo hasta el año 1851, tras la reorganización del arma de caballería por un real decreto de 9 de diciembre, sea una copia –manuscrita y certificada por el que fuera en 1899 comandante mayor del mismo[2]– de la obra del conde de Clonard Historia orgánica de las armas de infantería y caballería […].[3] Además, y por desgracia, el original del historial se perdió a mediados del siglo pasado, por lo que desapareció una fuente primaria fundamental para entender la actuación de la unidad entre 1903 y 1965.

Los orígenes del Alcántara

Pese a versiones interesadas que marcan la formación del Alcántara en el siglo XI, debemos buscar su origen a mediados del XVII pues se creó en 1656 por la necesidad de aumentar fuerzas en Flandes, por parte de Felipe IV, debido a la guerra que se mantenía con Francia.[4] El encargado de organizar este nuevo tercio de caballería fue el maestre de campo Juan Francisco Nestien, por lo que este, como era tradición, tomó el nombre del maestre que las mandaba: Tercio de Caballería de Nestien. Posteriormente, cambiaría de denominación en virtud de quien lo dirigía hasta que, en 1718, por ordenanza, se obligó a todas las unidades a fijar su nombre, y pasó a llamarse Regimiento de Caballería de Alcántara, al que se reconoció una antigüedad que databa del 19 de febrero de 1656, fecha en que se cobró la primera soldada.

Regimiento de Caballería Alcántara siglo XVIII

Esta imagen, procedente del Album de la Caballería Española (1861) e incluida en la colección Vinkhuijzen de uniformes militares, depositada en la New York Public Library, nos muestra cómo pudo ser un jinete del Regimiento de Caballería Alcántara durante el reinado de Carlos III, justo antes de iniciarse la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos, en la que España participó con diversas acciones como la conquista de Pensacola por Bernardo de Gálvez en 1781, la reconquista de Menorca en 1782 y el conocido como Gran Sitio de Gibraltar, en 1779, en el que intervino directamente este regimiento. La estampa que podemos ver permite identificar a un jinete del Alcántara por los colores blanco y verde de la casaca, confirmados por resolución de 24 de mayo de 1763, poco después de llegar al trono Carlos III. Esta norma redujo los regimientos de caballería existentes de 19 a 12 y, más interesante con respecto a esta ilustración, reintrodujo en los regimientos de línea la figura del carabinero –armado con una carabina, que le permitía apoyar con su fuego las acciones de sus compañeros– al ordenar que cada compañía estuviera compuesta por un capitán, un teniente, un alférez, dos sargentos, cuatro cabos, cuatro carabineros y treinta y dos soldados. Como sucedía con otras tropas de élite de los regimientos de la época, como los granaderos en la infantería, en tiempo de guerra los carabineros de las diferentes compañías eran fusionados en una sola. Teniendo en cuenta que cada regimiento se componía de 12 compañías distribuidas en cuatro escuadrones de tres, ello nos da un total de 48 carabineros, que iban al combate comandados por un capitán, un teniente, un alférez y dos sargentos.

El regimiento fue muy activo desde su creación. Su primer combate de renombre tuvo lugar el 16 de julio de 1656 en el sitio de Valenciennes, cuando la unidad cargó contra los franceses al grito de ¡mata, mata!,[5] y aniquiló a 18 escuadrones galos; pero sufrió una gran derrota en la acción de las Dunas en 1658 y, un año después, se firmó la Paz de los Pirineos. Volvería a combatir en la segunda, tercera y cuarta guerras contra Francia. En 1696 el tercio se trasladó a Barcelona, donde seguiría siendo protagonista en los combates de Ter, Hostalrich y la defensa de Barcelona contra el sitio francés del verano de 1697; en 1701 el regimiento fue enviado a Italia y, durante la Guerra de Sucesión, combatió fuera y dentro de la península. Años después, participó también en la contienda contra la Cuádruple Alianza (1717-1719) y, a posteriori, en 1727, en el sitio de Gibraltar, destino al que volverá con el mismo éxito en 1779. Entre 1733 y 1736 estuvo en Italia con ocasión de la Guerra de Sucesión Polaca; en 1762 es protagonista en la conocida como Guerra de los Siete Años; en 1792 interviene en la Guerra del Rosellón y en 1801 participa en La Guerra de las Naranjas.

La Guerra de la Independencia y el turbulento siglo XIX

El 31 de julio de 1803, un nuevo reglamento dio como resultado la asignación de números a cada regimiento y el primero que ostentó el que nos ocupa fue el de 7.º de línea. Los numerales variarán, con cierta facilidad, hasta nuestros días.

El levantamiento y la Guerra de la Independencia (1808-1814) sorprendieron al regimiento dividido. Dos escuadrones estaban en Portugal a las órdenes del general francés Junot, mientras que los demás residían en San Roque. Ambos grupos vivieron suertes muy distintas y mientras los de San Roque se desplazaron a la Villa de Arahal, donde se completó su plantilla hasta alcanzar la cifra correspondiente a un regimiento, los escuadrones que estaban en Portugal fueron desarmados y apresados, y permanecieron en un pontón fondeado en el río Tajo hasta que la armada inglesa los liberó en el verano de 1808, tras lo cual fueron trasladados a Tarragona para unirse al regimiento original por Real Orden del 30 de junio. En 1812 la unidad participó en la defensa de Valencia y posteriormente en la de Vélez Rubio. A finales de ese mismo año, los Húsares de Torralba se fundieron en el Alcántara.

El pronunciamiento de Riego y los acontecimientos que derivaron de ese golpe de estado tuvieron como consecuencia, por real decreto de 11 de octubre de 1823, la disolución y extinción de todas las unidades de caballería a excepción del Regimiento Almansa, que aquel día era la escolta de Fernado VII. El Alcántara no volvería a ser creado de nuevo hasta 1844.

Trasladado a Barcelona y Mataró en 1867, participó en los denominados “sucesos políticos” y, durante el mes de agosto, protagonizó diferentes refriegas, entre las que destacó la “brillante carga”[6] en el Bruch; hechos similares se repetirían en 1870 en los alrededores de Barcelona. Con el comienzo de la Tercera Guerra Carlista (1872-1876), el Alcántara intervino, durante el verano de 1872, en “bastantes luchas de armas de las que resultaron por repetidas veces muertos, heridos y prisioneros carlistas”[7] y tuvo una notable e intensa actuación en la zona de Cataluña durante toda la campaña. En 1896, como consecuencia de un telegrama recibido el 30 de noviembre el Alcántara debe destinar al recién creado Regimiento de Cazadores de Alfonso XIII a un cabo, un trompeta y veinte soldados, que con escala en Sevilla tomarán rumbo a Cuba.

De Cuba a Marruecos

El fin de la Guerra Hispano-Americana, las pérdidas de las colonias en América y el panorama internacional, con sus presiones diplomáticas, geoestratégicas y de prestigio, dieron como resultado que España se involucrara en África. El 10 de septiembre de 1911 el Regimiento Alcántara, que había viajado a bordo del vapor Luis Vives, desembarcó en el puerto de Melilla. Desde el primer momento tomó protagonismo en la zona. En 1913 participó en la Campaña del Kert, donde destacó en la acción de Ras el Medua, y al año siguiente formó parte de la ocupación de Monte Arruit. Desde ese momento, Marruecos sería un territorio relativamente tranquilo hasta los acontecimientos en torno al desastre de Annual (verano de 1921), durante el cual la unidad fue testigo y protagonista de los acontecimientos desde todas las posiciones destacadas, y se vio obligada a cargar en repetidas ocasiones. En esos días escribió las páginas que la Academia de Caballería muestra e inculca a sus alumnos como las más gloriosas de la caballería española. Por su comportamiento, el Rey Juan Carlos I le concedería la Laureada colectiva por Real Decreto 905/2012, de 1 de junio, por el que se concede la Cruz Laureada de San Fernando, como Laureada Colectiva, al Regimiento de «Cazadores de Alcántara, 14 de Caballería».

El regimiento de Caballería Alcántara en Annual Ferrer-Dalmau

Las cargas del río Igan, el 23 de julio de 1921, magistralmente retratadas en toda su épica y dramatismo por el artista Augusto Ferrer-Dalmau, fueron sin duda la gesta más importante del Regimiento Alcántara, la que le valdría la Laureada colectiva. Sin embargo, toda cara tiene su cruz, y en el caso del Alcántara cabe recalcar que las condiciones de la unidad no eran, antes de los acontecimientos del desastre, demasiado brillantes. En los extractos del diario del alférez Juan Maroto y Pérez del Pulgar, publicados en su obra Morir en África, Luis Miguel Francisco nos ofrece algunas pistas interesantes sobre ello: “Estos días a las 7 de la mañana, en la explanada que había fuera del campamento y sin cansar al ganado, los dediqué a trabajos de cuadrilongo, ¡qué desastre, ni los cabos me sabían responder a las voces de mando! ¡Qué diferencia del escuadrón que días antes había dejado en el regimiento de lanceros de la Reina, 2.º de caballería! Le pregunté al sargento si habían hecho instrucción de tiro, y me contestó que para primeros de abril los habían dado de alta, y que no habían tirado nunca”. Tampoco el acuartelamiento está en condiciones: “Hacía varios meses que se había ocupado Dar Drius y Alcántara no tenía aún ni cobertizos para la tropa ni para el ganado, cuando los tenían otros cuerpos y hasta casa los artilleros”; una situación que se extendía incluso a las relaciones entre los oficiales, como sucedió entre el Alférez Maroto y el teniente Narciso Pérez de Guzmán el Bueno y Salabert, jefe interino del 2.º Escuadrón, al que ambos pertenecían, que nunca se llevaron bien, hasta el punto que, durante la retirada, Maroto se vería en la tesitura de afear la conducta poco honrosa de su superior. Dicho esto, es necesario indicar que Pérez de Guzmán acabaría muriendo como un héroe el 9 de enero de 1922, en una nueva carga de los jinetes del Alcántara, los que quedaban, durante la reconquista de las posiciones perdidas. © Augusto Ferrer-Dalmau

El desastre de Annual prácticamente aniquiló el regimiento, del que solo se pudo reorganizar un escuadrón, principalmente para cooperar en la defensa de Melilla y efectuar misiones de escolta. Durante el mes de septiembre de 1921 empezaron a llegar nuevos equipos y caballos, y se incorporó personal –supervivientes del desastre y voluntarios– con el que pudieron formarse otros dos escuadrones de efectivos muy reducidos que, a pesar de ello, fueron protagonistas en acciones de renombre como la toma de Nador ese mismo mes. El regimiento iba a tardar meses en normalizarse.[8] El reconocimiento popular a su actuación se vio recompensado con monumentos y homenajes a lo largo y ancho de todo el territorio nacional.

De la Guerra Civil a las misiones humanitarias de la ONU

En 1930, a excepción de dos secciones de escoltas y honores que fueron destinadas a Ceuta y Melilla bajo la dependencia de los destacamentos de Cría y Remonta Caballar, el regimiento regresó a la península, concretamente a Badajoz, donde se fundió con el prestigioso Regimiento Villarobledo. En 1931 la unidad recibió 32 autoametralladoras y pasó a ser una fuerza blindada, pero poco después fue disuelta y su personal al completo destinado al nuevo Grupo de Autoametralladoras-Cañón. Poco después el Alcántara sería trasladado a Aranjuez, donde se hallaba al estallar la Guerra Civil, en la que combatió a favor de la República. Los acontecimientos del Alto de los Leones el 21 de julio de 1936 supusieron su disolución, pues aprovechando la ascensión al puerto un cuantioso número de oficiales se pasó al enemigo, además de la pérdida en combate de buena parte de los blindados.

Tras la guerra se crearon los Grupos de Exploración y Explotación, y no se volvieron a recuperar los nombres de las unidades hasta un real decreto de 1943 en virtud del cual, en base al Regimiento Mixto de Caballería n.º 19, se creó el de Dragones de Alcántara n.º 15, que fue enviado otra vez a África, concretamente a Larache. Con la independencia del Reino de Marruecos en 1958 no solo perdió su destino y se trasladó a Jaén, sino que dio un paso atrás, entregó todo su material mecanizado, recuperó el sable y el caballo y pasó a ser de Cazadores. Este fue el único caso en toda la caballería, aunque por poco tiempo, ya que en 1960 se convirtió en la Agrupación Blindada de Caballería Alcántara n.º 15 y tomó otra vez el cariz mecanizado lógico de la época. Tres años después cambió su calificación de agrupación a regimiento.

Regimiento de Caballería Alcántara 10

El actual Regimiento de Caballería Alcántara 10 ha mantenido las tradiciones de la larga sucesión de unidades, nombres y honores que han llevado hasta él. Así, en 2008 se creaba el ELAC (“Escuadrón ligero acorazado”) Dragones de Alcántara –que rememora uno de los tipos de caballería que había formado el regimiento– para integrarse en la Task Force West, desplegada en Kosovo en el marco de la resolución 1244 de Naciones Unidas, misión que cumplió entre agosto y diciembre de dicho año. Un nuevo ELAC, formado en agosto de 2011 para ser enviado al Líbano, se remonta más todavía en las tradiciones del Alcántara ya que recibió el nombre de Trozo de Nestien, su primer jefe. Esta fuerza, que ha participado en la operación Libre Hidalgo en cumplimiento de la resolución 1701 del Consejo de Naciones Unidas, ha operado desde la base Miguel de Cervantes, en Marjayun, desde donde los militares han realizado patrullas, tanto a pie como en vehículos para vigilar la línea de frontera entre Líbano e Israel. Precisamente, podemos ver aquí un VEC M1 (“vehículo blindado de exploración de caballería, modelo 1”) como los que ha utilizado el Alcántara en sus misiones. Existen actualmente 135 blindados de este tipo en el Ejército español, armados con un cañón M242 Bushmaster de 25 mm, lo que ha supuesto una difícil evolución desde el modelo anterior, que estaba armado con un cañón Rh-202 de 20 mm elaborado por Rheinmetall, por la dificultad que supuso montar el nuevo cañón en la torreta.

En 1965 volvió a trasladarse a Melilla con la denominación de Regimiento de Caballería Ligero Acorazado n.º 10, en 1974 pasó a ser solo Regimiento de Caballería Acorazado Alcántara n.º 10, y en la actualidad y desde 2017 es, a secas, Regimiento de Caballería Alcántara 10. Ha participado en misiones humanitarias en Kosovo y Líbano; y también ha formado un equipo de 13 personas que tuvo como misión instruir al ejército iraquí y proporcionar al Oficial de Información Pública (PIO).[9]

Lema

“Haec nubila tollunt obstantia sicut sol”

“Disipa los obstáculos como el Sol las nubes a su paso”

Himno del Regimiento de Caballería Alcántara

Autor: Julio Moreno Rodríguez

Regimiento de Dragones de Alcántara

nuestro canto es para glorificar

las hazañas guerreras y victoriosas

que ya escritas están en tu historial.

 

Si otra vez, se nos reclamara algún día

la caballería sabría responder

porque es ese arma noble y bravía

que al combate se lanza a vencer.

 

Del viejo Alcántara, de aquellos bravos cazadores 

surge el espíritu que derrochamos los Dragones

somos jinetes que en paz o en guerra no descansaremos

siempre dispuestos para galopar

Hacia el imperio de nuestro ideal.

 

Regimiento de Dragones de Alcántara

nuestro canto es para glorificar

las hazañas guerreras y victoriosas

que ya escritas están en tu historial.

 

Nuestro gozo y nuestro orgullo ensanchan nuestro corazón,

porque el apóstol Santiago nos da su santa protección.

Todos nuestros escuadrones derrochan ese patrio amor

que simbolizan las virtudes del Ejercito español,

que simbolizan las virtudes del Ejercito español.

Denominaciones

1656.- Tercio de Nestien.

1675.- Tercio de Du Puys.

1692.- Tercio de Gourdin.

1607.- Regimiento Alcántara, 7.º de Caballería.

1808.- Regimiento de Caballería 1.º de Alcántara (Existía un 2.º de Alcántara con el que se fusiona).

1811.- Regimiento de Caballería de Línea Alcántara (o 2.º de Alcántara).

1814.- Regimiento de Caballería Alcántara, 7.º de línea (disuelto en 1823[10]).

1844.- Regimiento de Caballería Alcántara, 4.º de Lanceros.

1848.- Regimiento de Caballería Alcántara, 5.º de Lanceros.

1849.- Regimiento de Caballería Alcántara, 3.º de Lanceros (pasa a denominarse Borbón en 1851).

1851.- Regimiento de Caballería Alcántara, 16.º de Lanceros (de nueva creación).

1859.- Regimiento de Cazadores de Alcántara, 16.º de Caballería.

1865.- Regimiento de Caballería de Alcántara, 2.º de Cazadores.

1874.- Regimiento de Cazadores de Alcántara, 14.º de Caballería (disuelto en 1931[11]).

Escudo del Regimiento de Cazadores de Alcántara, 14.º de Caballerí

Escudo del Regimiento de Cazadores de Alcántara, 14.º de Caballería, vigente durante el desastre de Annual.

1944.- Regimiento de Caballería Dragones de Alcántara n.º 15.

1957.- Regimiento de Caballería Cazadores de Alcántara n.º 15.

1960.- Agrupación Blindada de Caballería Alcántara n.º 15.

1963.- Regimiento Blindado de Caballería Alcántara n.º 15.

1965.- Regimiento de Caballería Ligero Acorazado Alcántara n.º 10.

1974.- Regimiento de Caballería Acorazado Alcántara n.º 10.

2017.- Regimiento de Caballería Alcántara 10.

Escudo del Regimiento de Caballería Alcántara 10

Escudo actual del Regimiento de Caballería Alcántara 10.

Historiales que ha recibido

1769.- Regimiento de Caballería de Brabante.

1927.- Regimiento de Cazadores de Vitoria, n.º 28 de Caballería.[12]

1927.- Regimiento de Cazadores de Taxdirt, n.º 29 de Caballería.

1930.- Regimiento de Cazadores de Villarobledo, n.º23 de caballería.

1959.- Tabor de Melilla n.º 2.

1965.- Grupo Ligero Blindado o Grupo de Reconocimiento II.

Condecoraciones, recompensas y distinciones civiles y militares

  • Cruz Laureada de San Fernando por los hechos derivados del desastre de Annual.
  • tres corbatas de San Fernando.
  • dos corbatas de la Medalla Militar[13].
  • Medalla de Oro de la Ciudad de Melilla. Recibida por su vinculación a Melilla y en especial por su comportamiento en el desastre de Annual y en las inundaciones de Melilla de 1985.

Bibliografía principal

  • Teniente general conde de Clonard (1859): Historia orgánica de las armas de infantería y caballería españolas, desde la creación del ejército permanente hasta el día. Tomos XIV y XVI. Madrid: Imprenta de Francisco del Castillo.
  • VV/AA (2015): Regimiento Alcántara, 10.º de Caballería. Apuntes de su historial. Uniformes y Estandartes. Melilla: Fundación Gaselec.
  • Manzano, A. (2012): El Regimiento Alcántara (1911-1921). Disipa, como el sol, las nubes a su paso. Madrid: Grupo Atenea.
  • (2013): Alcántara. Una laureada de vida. Madrid: Ministerio de Defensa.
  • (2016): Extracto del Historial del Regimiento de Caballería n.º 10. Madrid: Ministerio de Defensa.
  • VV/AA (2013): “Que las Cifras Hablen” Historia de la Laureada del Alcántara. Melilla: UNED.

Inédita:

  • Historial del Regimiento Cazadores de Alcántara, 14.º de caballería. Desde que fue creado en 1656 hasta fin de 1903. Archivo General Militar de Segovia.

Notas

*Por el gran número de discordancias que hay en diferentes fuentes consultadas sobre el historial del Regimiento se han tenido como referencia principal las fuentes primarias, o sea, todos los archivos inéditos custodiados en organismos oficiales.

[1] En cumplimiento de lo ordenado por real orden de 26 de abril (diario oficial 92)

[2] Domingo Ramos y Centeno

[3] Teniente general conde de Clonard (1859): Historia orgánica de las armas de infantería y caballería españolas, desde la creación del ejército permanente hasta el día, tomo XIV, pp 324 y ss. Madrid: Imprenta de Francisco del Castillo.

[4] Primera guerra contra Francia, 1648-1659.

[5] Clonard, pág. 334.

[6] Archivo General de Segovia (AGS). Historial del Regimiento Cazadores de Alcántara 14.º de Caballería. Año 1867, pág. 3.

[7] AGS. Año 1872, pág. 2.

[8] Según entrevistas a descendientes de oficiales de Alcántara que vivieron en Melilla en los años 20 y 30, nunca volvió a ser el mismo.

[9] Public Information Officer.

[10] En 1824 se crea el Regimiento de Lanceros Defensores del Soberano que pasará ese mismo año a denominarse Regimiento de Caballería, 8.º Provisional. En 1826 cambiará el nombre a Regimiento de Caballería Borbón, 5.º de línea; y en 1841 a Regimiento de Borbón, 5.º de Caballería. En base a este regimiento vuelve a nacer, en 1844, el Alcántara.

[11] Su personal pasa al Grupo de Autoametralladoras-Cañón. En 1939 se crea el Grupo de Exploración y Explotación n.º 9, que pasará a ser un año después Regimiento Mixto de Caballería 19 y en 1943 Regimiento de Caballería Independiente n.º 19 y ese mismo año Regimiento de Caballería Mecanizada n.º 19. En base a éste se forma otra vez el Alcántara.

[12] Se refunda y se integra en el Alcántara en 1944.

[13] Estas 5 corbatas las ostenta al haber recibido los historiales del Tabor Melilla n.º 2, que a su vez recogió los historiales de otras unidades indígenas.

Etiquetas: ,

Productos relacionados

Artículos relacionados

Publicación destacada

La batalla de Montjuic 1641

La Guerra de los Segadores ha suscitado desde siempre la atención de los historiadores, nacionales y foráneos, bien como elemento propio de la política interna española –visto como conflicto entre foralismo versus centralismo–, como episodio periférico de la Guerra de los Treinta Años o como factor clave en el tablero de batalla entre las dos grandes potencias de la época, España y Francia, para dirimir su particular contienda por la hegemonía... (Leer más)

Pin It on Pinterest