Legión Cóndor aeródromo de La Rasa

Legionario de la Legión Cóndor en el aeródromo de La Rasa, 1938. Colección del autor.

La Legión Cóndor conformada principalmente por aparatos de caza, bombardeo, reconocimiento, artillería antiaérea y carros de combate realizaba para el ejército franquista tanto tareas de combate como asesoramiento, aportando un plus de modernidad a sus anticuadas fuerzas. Con participación destacada en el paso del estrecho de las tropas africanas, la batalla de Brunete o durante la campaña del norte, para octubre de 1937 sufrirá una reorganización de sus fuerzas con el relevo de sus mandos. Tras el cambio de su general Hugo Sperrle por Helmuth Volkmann y de su jefe de Estado Mayor, Wolfram von Richthofen, por Hermann Plocher, se reciben nuevos reemplazos y modelos de aviones para reponer pérdidas y retirar aquellos que no había dado el rendimiento deseado. Tras esta reestructuración quedarán las fuerzas “legionarias” del componente aéreo organizadas en:

  • Führungsstab S/88, mando y Estado Mayor, general Helmuth Volkmann y coronel Hermann Plocher con aparatos de enlace Fi 156 A, Messerschmitt Bf 108 y Junkers W 34.
  • Jagdgruppe J/88 con cuatro escuadrillas de caza, dos de Me-109 y dos de los anticuados He-51 al mando del capitán Gotthardt Handrick.
  • Kampfgruppe K/88 con cuatro escuadrillas de bombardeo, « Mehnert, con He-111 en tres de las escuadrillas y un puñado de Ju-52 ya relegados a operaciones nocturnas.
  • Aufklärungsstaffell A/88, Escuadrilla de Reconocimiento, con aparatos DO-17E y He-45 al mando del capitán Joachim Gernndt.
  • Seefliegerstaffeel AS/88, Escuadrilla de Reconocimiento Marítimo, con He-59 y He-60 basados en Pollensa al mando del capitán Hans Hefele.
  • Flak Abteilung F/88, Grupo Antiaéreo Motorizado con cinco baterías pesadas (Schwere) de 88 mm, dos ligeras (Leichte) de 20 mm apoyadas por una sección de 37 mm y un grupo de reflectores y telémetros al mando del teniente coronel Lichtenberger.
  • Luftnachrichten Abteilung LN/88, Batallón Motorizado de Transmisiones Aéreas.
  • Unidades de mantenimiento y parque de material (Park) P/88, meteorología, servicios, sanidad etc. etc.

La Legión Cóndor llega al Aeródromo de la Rasa

Tras esta reorganización y con la vista puesta en retomar las operaciones en torno a Madrid, el grueso del componente aéreo de la Legión Cóndor se traslada a mediados de noviembre de 1937 al aeródromo de La Rasa, a 7 km del Burgo de Osma, mientras su cuartel general quedará establecido en Almazán. Esta ubicación en tierras sorianas no es fruto del azar y presentaba varias ventajas a la unidad alemana. Así, desde esta localización se podría cubrir tanto el frente de Madrid como el de Aragón, estaba relativamente próxima a Burgos y disponía del vital apoyo logístico que le proporcionaba la estación de ferrocarril anexa al campo de aviación. Esta parada, en la ya desaparecida línea Valladolid-Ariza, era de suma importancia, ya que le permitía recibir con rapidez suministros y repuestos tanto desde su base logística en León como de los puertos de Vigo y Ferrol, donde se descargaba gran parte de su material. Por último la localidad burgense con unos 3800 habitantes, censo de 1940, podría proporcionar alojamiento a la tropa y oficiales en un entorno seguro al ser zona nacional desde julio de 1936.

Burgo de Osma guerra civil 1938

Panorámica del Burgo de Osma en 1938. Colección del autor.

En cuanto al aeródromo, actualmente desaparecido, podemos tener una idea bastante precisa de sus dimensiones y distribución gracias a diversos documentos conservados en el Archivo General e Histórico del Ejercito del Aire. En uno de ellos, fechado en 1940, se le describe como una amplia extensión de terreno al sur de la estación de ferrocarril que quedaría enmarcado al oeste y sur por la orilla del Duero y al este por la carretera que se dirige a Navapalos, actual SO 1601. De forma irregular disponía de 485 m en su parte más estrecha, eje este-oeste, y de 1500 en su máxima, eje norte sur, sobre un terreno arenoso y algo blando. En cuanto a instalaciones era, al uso de la época, muy espartano al no disponer ni de luz ni agua siendo realizado el alojamiento de la guarnición en las edificaciones de La Rasa, con capacidad para una compañía, y en una pequeña construcción de tres habitaciones y unas dimensiones de 12 x 5 metros. Completarían el conjunto un depósito de combustible y tres abrigos antiaéreos consistentes en trincheras abiertas reforzadas en ladrillo y disposición en zigzag. Aunque este documento es posterior al paso de la Legión Cóndor, estaría contrastado con el abundante archivo fotográfico existente y un documento firmado por el propio Kindelán que el 12 septiembre de 1937, quizás ya previendo su uso por parte los alemanes, concedía una dotación económica de 4000 ptas. para la construcción de un barracón destinado a la tropa.

Será en estas instalaciones donde el grueso del componente aéreo de la Legión Cóndor se instale a partir de noviembre de 1937. Para entonces se trataba ya de una unidad fogueada que prácticamente había casi reemplazado los aparatos de sus inicios, He-51 y J-52, por otros mucho más modernos y capaces de enfrentarse con garantías a los de procedencia soviética que usaba la aviación republicana. Paralelamente el Estado Mayor se ubicará en la soriana localidad de Almazán. Una vez allí, a partir del mes de diciembre, contará con un tren propio compuesto de al menos doce vagones preparados como dormitorios, comedor, oficinas y su correspondiente dotación antiaérea.

W34 aeródromo de La Rasa

Junkers W34 de transporte aterrizando en el aeródromo de La Rasa. Colección del autor.

Centrándonos en el Burgo de Osma, entre noviembre del 37 a enero del 38 podemos constatar, tanto por la bibliografía existente y documentos gráficos, la presencia o el paso de gran parte los aparatos que en ese momento podía alinear los alemanes, un 50 o 60 por ciento del total.

Así, para hacernos una idea de su importancia, el J/88 alineaba en La Rasa 13 Me 109 B  a primeros de diciembre de 1937 que subirían hasta los 25 para el día 15.

En cuanto a los bombarderos del K/88, sus cuatro escuadrillas disponían de unos 25 He 111 y 5 Ju 52 mientras que la unidad de reconocimiento A/88, siempre de tamaño escuadrilla, contaba en un inicio con 3 Do 17 aumentados a 5 para el día 15 y un solitario He 45 que desaparecerá de los estadillos pocos días después. Además de estos modelos basados en el aeródromo se conoce, gracias a fotografías, del paso por el mismo de otros aparatos como He 51, Me 108 o Junkers W34 en tareas de enlace, meteorológicas o simplemente en tránsito hacia otras bases o aeródromos avanzados.

Escuadrillas basadas en el Burgo de Osma, aeródromo de La Rasa.

  • Jagdgruppe J/88 con dos de sus cuatro escuadrillas de cazas. La 1.J/88 dirigido por el Oberleutnant Harro Harder hasta el 18 de diciembre cuando será relevado por Oberleutnant Wolfgang Schellmann. y el 2.J/88 al mando del Oberleutnant Günther Lützow. Ambas contarán con los novísimos monomotores Messersmitt 109 B, que en esta y sus posteriores versiones serán los mejores cazas de la contienda.
  • Kampfgruppe K/88 con sus cuatro escuadrillas de bombarderos al completo dirigidas por el Mayor Mehnert. Dispondrán para sus misiones de bimotores He-111 E “Pedros” y un puñado de Ju-52 “Pablos” ya destinados a operaciones nocturnas o secundarias.
  • Aufklärungsstaffell A/88, Escuadrilla de Reconocimiento dotadas de bimotores DO-17E y F “Bacalao” y monomotores He-45 “Pavos” al mando del capitán Joachim Gernndt.

A todos ellos se unirían las unidades de apoyo, sin las cuales les resultaría del todo imposible operar, con partidas destacadas de comunicaciones, mecánicos, logística, administración y para su protección los cañones del F/88. En concreto la batería pesada 2/F88, capitán Hein, se encargará de la defensa gracias a sus 4 piezas de 88/56 mm, no menos de un par de cañones ligeros 20/65 mm Flak 30 y varias ametralladoras de 7,92 x 57 mm modelo Maxim MG 08 en afuste antiaéreo. No podemos dejar de mencionar la importancia que la llegada de los cañones de 88 mm tuvo en nuestra guerra civil y más tarde en la Segunda Guerra Mundial. Se trataba de piezas modernas, sobre cureña cruciforme que, dotadas de una gran velocidad de salida, podían alcanzar blancos aéreos o terrestres a grandes distancias y con un elevado volumen de fuego proporcionado por su cierre semiautomático. Una clave de su éxito se debe sin duda a su excelente precisión, para ello contaban con un sistema donde la puntería se realizaba de manera automática para la batería gracias a un sistema de cables que desde la dirección de tiro proporcionaba una señal a las piezas donde se encendían unas luces que debían seguir los apuntadores.

2F88

Personal del 2F88 en aeródromo de La Rasa, 1937. Colección del autor.

Evidentemente no solo encontraremos personal alemán ya que estos contaran con el apoyo de soldados nacionales en tareas de apoyo y seguridad. Para poder cifrar su presencia disponemos de un informe de situación de tropa del Arma de Aviación de la denominada como Unidad 31 destinada al aeródromo del Burgo de Osma. En este documento fechado el 1 de enero de 1938 se cuantifica la dotación en 115 hombres de tropa, entre cabos y soldados, más cinco sargentos, un brigada, el alférez Cristóbal Zambrana Carretero, el alférez Cesar Sanz Ruano, el alférez Tomas Herreras Coello y el capitán D. Manuel Pújales Villasante como oficial en jefe.

La Legión Cóndor en el Burgo de Osma

En noviembre de 1937 el Burgo de Osma era una pequeña localidad de menos de 4000 habitantes que desde el inicio de la Guerra Civil había pertenecido a la llamada zona nacional. Alejada de la línea del frente, la vida en la villa burgense transcurría, de manera semejante a la de muchas otras de la retaguardia, el día del plato único, racionamiento, actos de ensalzamiento patriótico como el organizado el 19 de junio para celebrar la toma de Bilbao o donativos para el esfuerzo de guerra. En cuanto a infraestructuras esta histórica sede episcopal contaba, a pesar del tamaño reducido de la población, con catedral, cárcel, juzgado y otros edificios emblemáticos como el Hospital de San Agustín, la antigua Universidad y un seminario de grandes dimensiones, siendo precisamente en estos dos últimos inmuebles donde recalarán los legionarios. Así soldados y suboficiales se alojaran en el seminario mientras parte del aparato administrativo ocupará el edificio del siglo XVI que había albergado la antigua Universidad de Santa Catalina. Para los oficiales, al uso de la época, se destinarán casas particulares asignadas por la denominada Comisión de Alojamiento.

Legionario del 2F88, el Burgo de Osma, 1938. ¿Universidad de Santa Catalina?. Colección del autor.

Destinada a buscar acomodo a las tropas a su paso por el pueblo, este organismo ha dejado como testimonio de su labor diferente material como bandos y recibos. Gracias a ellos podemos suponer con la llegada de los germanos de una cierta presión a la hora de encontrar casas útiles, ya que durante todo 1937, son numerosos los bandos municipales en los que se requiere a los vecinos la notificación de la presencia o no de militares en sus domicilios. Un buen ejemplo de ello es escrito que el alcalde D. Enrique Casado Rodrigo emite durante la estancia de los legionarios alemanes a finales de ese mismo año.

«Hago saber: Que los vecinos de esta villa que no tengan tropa alojada, pasarán a hacerlo presente a la Comisión de Alojamientos instalada en esta casa consistorial, hasta las diez y ocho horas del día de hoy, en la inteligencia de que, el que no lo verifique en el plazo señalado, será sancionado con la multa correspondiente».

                                                Burgo de Osma, 9 de diciembre de 1937, II Año Triunfal

Otro aspecto interesante son las peticiones de material destinado al alojamiento de tropas en el Burgo. Camas, colchones y mantas fueron requeridos a la población durante marzo de 1937 dejando a cambio el correspondiente “resguardo” de la requisa o relaciones del material decomisado. Esta fecha coincide con la llegada al pueblo de escuadrillas italianas de cazas, 1.ª y 3.ª Squadriglie, dotadas de biplanos FIAT CR.32 “Chirri” lo cual puede explicar esta repentina e inesperada necesidad de camas. Un ejemplo de estos documentos lo tenemos en uno emitido por D. Zenón Jiménez Ridruejo en el cual presenta declaración jurada el 18 de marzo de 1939 afirmando que dos años antes, 17 de marzo de 1937, hace entrega a la Comisión de Alojamiento de: catre de madera con cabecero, cama niquelada de 135 cm, cama de hierro de 90 cm, dos camas de hierro de 135 cm y dos somieres de madera de 90 y 135 cm.

No disponemos de la cifra de efectivos desplazados al Burgo de Osma, no obstante podemos deducir que en el momento de máxima actividad, teniendo en cuenta los tripulantes necesarios por modelo de avión, 4 en los He111, 3 en los Do 17 y 1 en los Me 109, habría unos 150 hombres del personal de vuelo. Se les sumarían los artilleros del 2/F88, 2 por cada MG 08, 5 por pieza de 20 mm y 10 por cañón de 88 mm, más mecánicos, conductores y personal de servicios con una estimación de otros 150 hombres. Así podemos suponer que el destacamento germano estaría formado aproximadamente por unos 300-350 militares.

Legionarios en El Burgo de Osma.

Efectivos de la Legión Cóndor y población civil en el Burgo de Osma. Colección del autor.

Instaladas las tropas en el pueblo, evidentemente estas se relacionaron con la población burgense y para conocer su día a día disponemos de un testimonio de gran valor recogido por Javier Nicolás para la revista local Arévacos. Se trata de los recuerdos de Bernardo de Blas quien trabajando de peluquero con su padre y un socio terminó ejerciendo su oficio para los alemanes. Bernardo estuvo con los legionarios desde su llegada,  noviembre del 37, siguiendo con ellos hasta abril del 38 en Zaragoza, fecha en la que es llamado a filas. De su paso por el Burgo cuenta como ejercía para ellos de barbero y peluquero en la planta baja del seminario donde, a cambio de su trabajo, recibía un pago superior al de sus parroquianos habituales. Es precisamente en el edificio del seminario donde, según sus palabras, además del alojamiento los alemanes tenían instaladas sus cocinas atendidas por su propio personal. De la comida recuerda como le había causado asombro el ver cómo tropa y oficiales tenían el mismo rancho al que accedían haciendo una ordena cola sin distinción de rangos.

Otro punto que recuerda, relacionado con la manutención, es la llegada periódica de un trimotor Junker 52. Según su relato este aparato además del correo traía directamente de Alemania diferentes productos como cerveza, no tan común en la España de la época, o mantequilla. Este punto esta corroborado por el hecho de que la logística de la Legión Cóndor se organizaba de manera independiente y no solo la cerveza Export era traída desde Alemania ya que incluso el agua mineral embotellada, seguramente para prevenir enfermedades, era aprovisionada por barco desde el Reich hasta sus puertos base en España.

En las relaciones personales los define como gente seria, ordenada y disciplinada, exigentes en cuanto a puntualidad, pero siempre muy correctos. Esta imagen ha quedado muy extendida en la zona como contrapunto a la más “caótica” dejada por los italianos que habían precedido a los germanos unos meses antes.

Plaza Mayor El Burgo de Osma, 1938

Plaza Mayor El Burgo de Osma, 1938. Colección del autor.

Ya para finalizar con el testimonio de Bernardo este hace referencia a un fallecido en el aeródromo durante noviembre de 1937. Efectivamente el 28 de ese mes causa baja por muerte accidental al desmontar un fusil ametrallador o arma automática de un aeroplano, el suboficial Karl Lütkeduhme. Este hecho ha quedado fijado en el imaginario burgense gracias a la existencia durante años de un pequeño monolito en la carretera de La Rasa a Navapalos donde se podía leer el nombre del militar y su fecha de defunción. No obstante el paso tiempo y la “desaparición” de esta estela ha desdibujado su recuerdo y actualmente se la cita erróneamente como la tumba del piloto alemán o del alemán.

Operaciones aéreas desde el aeródromo de La Rasa

Evidentemente la presencia de los aviadores alemanes no se debía a una visita de cortesía y estos realizaron numerosas misiones de combate desde La Rasa que se vieron incrementadas con la inesperada ofensiva que las tropas republicanas lanzaron sobre Teruel a finales de 1937. El 15 de diciembre tropas gubernamentales de Líster rompen el frente en torno a la capital turolense que será cercada dos días más tarde, para dar lugar a una durísima batalla casa por casa dentro de su casco urbano. El día 23 Franco decide suspender sus planes ofensivos entorno a Madrid y brindar apoyo a la comprometida guarnición al mando de Rey d’Harcourt que aun resistía entorno a varios puntos fuertes de la ciudad. Para ello movilizará a los Cuerpos de Ejército de Castilla y Galicia, generales Varela y Aranda, así como al núcleo principal de la aviación nacional al que pertenecía La Legión Cóndor.

Así durante su paso por el Burgo de Osma los aparatos alemanes tendrán un primer período con operaciones de reconocimiento y una segunda etapa, mucho más intensa, marcada por un crudo invierno y las acciones en torno a la batalla por Teruel. Al fin de coordinar sus unidades el tren con el S/88, Estado Mayor, parte de Almazán a Calamocha, donde a finales de diciembre será seguido por las unidades de caza del J/88. En cuanto al K/88 y el A/88 continuaran en La Rasa donde volaran en múltiples misiones en apoyo de los hombres del general Aranda. Buena prueba de la intensidad de estas acciones es una nota incluida en el parte de operaciones del 7 de enero de 1938 donde se cifra en 306 toneladas el volumen de explosivos lanzados por el K/88 y en 40 toneladas de bombas las utilizadas por el A/88 en el periodo comprendido entre el 27 de diciembre y el 7 de enero. A pesar de este esfuerzo el 8 de enero se rendirá Rey d’Harcourt junto a los últimos defensores del seminario, pasando las operaciones terrestres y áreas a intentar la toma de la ciudad mediante un movimiento al norte de la misma que culminará con la batalla de Alfambra y la toma de la ciudad el 22 de febrero de 1938.

bombarderos He111 la rasa Legión Cóndor

Dos bombarderos He111 sobre el aeródromo de La Rasa. Colección del autor.

A lo largo de estas acciones el K/88 perderá un He 111 con toda su tripulación –Leutnant Friedrich-Karl Beucke, Leutnant Heinrich Klein, Feldwebel Anton Bergmann, Unteroffizier Fritz Brühl y Obergefreiter Alois Ehlen– el 10 de diciembre durante una misión sobre el aeródromo de Candasnos, A esta pérdida le seguirá la de otro Heinkel 111 B, numeral 25-32, que tras una misión sobre Teruel el 17 de diciembre efectuará, debido a las adversas condiciones atmosféricas, un aterrizaje de emergencia en Guadalajara cayendo en manos gubernamentales. Este aparato, en bastante buen estado, será inspeccionado por personal técnico francés antes de ser desmontado y enviado junto a un Me 109 B a la Unión Soviética. Por último, un He 111 del 3/K88 será derribado por la caza republicana sobre Teruel el 26 de enero 1938.

Como podemos ver el durísimo invierno de 1937-1938, con temperaturas en Teruel de 20 grados bajo cero, marcó las operaciones siendo el causante de no pocas bajas en misiones de combate y complicar en extremo la tarea de los equipos de mantenimiento en tierra ya lastrados por el continuo traslado de los aviones entre diferentes aeródromos avanzados. Así en las pistas de La Rasa, sometidas al frío soriano, los mecánicos germanos se verán obligados a picar el hielo de las alas de sus aparatos o intentar calentar mediante sopletes los congelados cilindros de sus motores.

A pesar de estos cuidados las bajas entre tripulaciones y aparatos causadas por accidentes pasaran factura a la Legión Cóndor durante su estancia por el Burgo de Osma. El 5 de diciembre de 1937 un Heinkel 51, el 2-85, pilotado por el capitán Heinrich Neumann, médico militar de las tripulaciones de la Cóndor, realiza su aproximación al aeródromo de La Rasa durante una visita a las tropas. No obstante este no será otro vuelo rutinario ya que su He 51 personal, decorado en ambos lados del fuselaje con un círculo blanco dentro de otro negro, clavará el morro durante el aterrizaje. Afortunadamente, este accidente seguramente debido a un terreno demasiado embarrado, no tendrá mayores consecuencias y al azorado doctor se le entregará otro aparato, He 51 2-102, con el que continuará con sus visitas hasta su regreso a Alemania en febrero de 1938. Tras pasar año y medio en España sin un solo rasguño, la suerte la seguirá sonriendo, ya que alistado en los elitistas paracaidistas alemanes, logrará sobrevivir a la Segunda Guerra Mundial y jubilarse años más tarde como médico en las renacidas fuerzas armadas de la República Federal Alemana.

No será el único accidente, el 8 de enero de 1938 un Ju 52 de transporte haciendo la ruta León-Burgo de Osma se estrellará por el mal tiempo contra una montaña, Peña Cervera, a unos 20 km de Lerma. Fallecerán en el impacto el Unteroffizier Paul Schick y el Obergefreiter Erwin Hoster, ambos pertenecientes al 2/K88.

Incursiones aéreas y defensa pasiva en el Burgo de Osma

Toda esta actividad aérea, siendo la Legión Cóndor una fuerza vital para el esfuerzo de guerra en la llamada España nacional, no podía pasar desapercibido para la aviación republicana y, aunque no se constata un ataque directo al aeródromo, sí aparecen reflejados en los partes de la época algunas incursiones de La Gloriosa. Así, el 19 de diciembre a las 13.30 h, 15 aparatos republicanos entraran en zona nacional por Jadraque para tras aproximarse al Burgo de Osma virar al sur y bombardear Cogolludo. Otro incidente que se cita es la incursión sobre el campo de aviación de un avión de reconocimiento el 28 de enero de 1938 que es respondida, aparentemente sin resultado, por las piezas antiaéreas del 2/F88.

Cañón antiaéreo de 20 mm en La Rasa. Colección del autor.

Evidentemente estas acciones son una muestra del peligro que conllevaba a localidad burgense la proximidad a una instalación militar de tanta relevancia en la época. Maximizado por el alojamiento de las tropas en el pueblo, este no debió ser tomado a la ligera por las autoridades locales y seguramente se debieron tomar medidas destinadas a la defensa pasiva. Dedicada a la protección de la población en caso de un bombardeo solía basarse en acciones de oscurecimiento durante la noche, alarmas aéreas y los consabidos refugios antiaéreos. Aunque actualmente no tengamos constancia escrita en los archivos municipales de estas actividades, si disponemos de un testimonio fotográfico tomado por un legionario y fechado en enero de 1938 que muestra la señalización, y por tanto presencia, de un refugio en uno de los laterales de la Plaza Mayor. Concretamente estaría ubicado en el sótano de un bajo en los soportales y que hoy en día ocupa un conocido restaurante de la zona.

Fin de las operaciones, la Legión Cóndor abandona el Burgo de Osma

El 24 de febrero de 1938 Franco decide explotar el éxito alcanzado en Teruel y aprovechar el terreno ganado para lanzar una nueva campaña. Con esta nueva operación, en contra de la opinión del general Volkmann comandante en jefe de la Legión Cóndor, abandonaba Madrid como objetivo prioritario por un avance sobre el Mediterráneo para partir en dos las zonas costeras aun manos republicanas. Evidentemente este plan tendrá repercusiones en el despliegue germano y para finales de febrero de 1938 los aparatos de reconocimiento del A/88 parten hacia Buñuel mientras los de bombardeo del K/88 dejaran, ya de manera definitiva, el Burgo de Osma para trasladarse a Alfaro.

Camiones de la Legión Cóndor preparando su traslado a Alfaro. El Burgo de Osma, 1938. Colección del autor.

La partida de los aviones será seguida por el personal de tierra y del 2/F88 en dirección Alfaro. De esta “mudanza” un legionario dejará constancia escrita en el reverso de las fotografías donde se aprecia la carga de los camiones y su salida de la Universidad de Santa Catalina.

Testimonios del pasado

Tras la partida de la Legión Cóndor y con el traslado del frente hacia levante las operaciones en el aeródromo fueron menguando de tal modo que finalizada la Guerra Civil prácticamente quedó en desuso. Así en mayo de 1941 se propone su baja que será ratificada el 4 de junio de 1941 por el jefe de Estado Mayor D. Eduardo González Gallarza, pasando nuevamente la titularidad de los terrenos a sus propietarios originales.

Actualmente, además de su recuerdo, poco queda de aquel rústico aeródromo que durante unos meses tuvo tanta relevancia en nuestra contienda civil. Hoy en día la práctica totalidad de la planicie, utilizada hace más de 80 años como pista, está ocupada por una plantación industrial de manzanos y aparentemente ya nada nos deja vislumbrar lo que fue. No obstante una mirada más atenta nos permitirá descubrir entre la maleza la antigua estación de ferrocarril adosada al campo, algunas viejas edificaciones de la época en la rotonda de La Rasa e incluso uno de los abrigos antiaéreos del campo. Este de construcción sencilla, una mera trinchera reforzada en ladrillo, aun nos permite vislumbrar su característico zigzag entre la maleza junto a la carretera a Navapalos. Junto a él podemos ver la cimentación de una pequeña edificación que, aunque no podemos asegurarlo, podría corresponderse con la licitada por 4000 ptas. en septiembre de 1937.

Catedral El Burgo de Osma

Catedral del Burgo de Osma, 1938. Colección del autor.

En el Burgo su casco histórico mantiene la estructura y edificaciones que pudieron visitar y fotografiar con sus cámaras Leicas los soldados alemanes. De hecho, existe un amplio testimonio gráfico de su paso por el pueblo que recoge instantáneas de temática bélica o imágenes donde se reconocen fácilmente localizaciones de las panorámicas del pueblo, paisajes de la zona o edificios emblemáticos. De ellos, el seminario usado como alojamiento por los germanos sigue actualmente en uso, mientras que la antigua Universidad de Santa Catalina, centro administrativo de la Legión Cóndor, es un establecimiento hotelero.

Ya para finalizar este tour “legionario” nos queda la “desaparecida” estela del suboficial Karl Lütkeduhme. Retirada de su emplazamiento original, en un margen de la carretera So 1601 dirección Navapalos, y en contra de lo que muchos burgenses piensan no ha desaparecido y actualmente puede verse junto a la puerta del pequeño cementerio de La Rasa. Este pequeño monolito, aunque en muy mal estado de conservación, aún nos permite leer su inscripción, muy similar a otras de monumentos similares repartidos por toda la geografía nacional.

Hier starb im kampf fuer

ein treies Spanien

Karl Lütkeduhme

28-11-1937

Murió por Dios y [ilegible] ¿España?

Estela del suboficial Karl Lütkeduhme

Estela del suboficial Karl Lütkeduhme. © Alberto Boo

Bibliografía y agradecimientos

Agradecimiento por su tiempo y paciencia al personal de la Biblioteca Pública y archivos municipales del Burgo de Osma y al historiador aeronáutico D. Blas Vicente Marco.

  • Centinelas del Aire, Grupo Antiaéreo de la Legión Cóndor. Galland Books.
  • Historia de la Aviación Española. Instituto de Historia y Cultura Aeronáuticas.
  • La Legión Cóndor, Collection Histoire de l’Áviation Nº7. Edit Lela Presse.
  • La Legión Cóndor. Osprey Publishing.
  • La Legión Cóndor España 1936-39. San Martin.
  • Legión Cóndor. Su historia 60 años después. Almena.
  • Revista Arévacos, testimonio de Bernardo de Blas recogido por Javier Nicolás.
  • Revista Ares, «Los vehículos de la Legión Cóndor». Galland Books.
  • Documentos citados: Archivo General e Histórico del Ejercito del Aire, Archivo Municipal Ayuntamiento Burgo de Osma-Ciudad de Osma.

Anexo: los aviones de la Legión Cóndor en Burgo de Osma

Los bombarderos Heikel He 111, Dornier Do 17, Junkers Ju 52 y el caza Messerschmitt Me 109 son los aparatos que destacan durante el paso de la Legión Cóndor por el Burgo de Osma. Y serán ellos los que, modificados tras la experiencia adquirida en España, conformen el grueso de la Luftwaffe al inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Con fines identificativos, indicar que los aparatos germanos, al igual que los de la aviación franquista o italiana, lucían la parte móvil del timón de cola en blanco cruzado por una Cruz de San Andrés en negro. En los planos de las alas, tanto superior como inferior, mostraban círculos negros con aspas blancas, mientras en los laterales del fuselaje se podían leer sus códigos identificativos. Estos códigos se iniciaban con el número asignado al modelo de avión, 25 para los He 111, 22 en el Ju 52, 6 sobre los Me 109 y 27 de los Do 17. Continuarían con un disco negro seguido para finalizar por un número correspondiente al orden de ese aparato en España.

Heinkel He 111 B y E “Pedro”

Bombardero bimotor diseñado por los hermanos Günther a principios de los años 30. Construido originalmente como un avión correo y transporte rápido para eludir las prohibiciones del Tratado de Versalles presentaba unas características optimas que fueron aprovechadas por la incipiente Luftwaffe. En febrero de 1937 llegaron a España las primeras unidades del modelo B a las que en marzo de 1938 se unirán la versión mejorada tipo E. Aproximadamente un centenar combatirán en los cielos de España donde darán el relevo a los tremendamente vulnerables Ju 52. Al término de la Guerra Civil se entregaron unidades del modelo B pero la necesidad de mejorarlas impulsó un acuerdo entre CASA y Heinkel para la fabricación bajo licencia de su versión H. En un principio dotado de motores alemanes, CASA 2.111, en los años 50 fueron modificados unos 70 aparatos con motores Rolls-Royce Merlin. Estos modelos participaran en la Guerra de Ifni e incluso en el rodaje de la película La batalla de Inglaterra.

He111 aeródromo de La Rasa Legión Cóndor

He111 sobre el aeródromo de La Rasa

Características técnicas del Heinkel 111 E-3:

  • Envergadura: 22,61 m; Longitud: 17,51 m; Altura: 4,20 m; Superficie alar: 86,50 m2
  • Techo operativo: 8000 m; Velocidad: 420 km/h a 5000 m; Autonomía: 1065 km
  • Motores: 2 Jumo 211 de 1100 cv
  • Armamento: 3 ametralladoras MG 15 de 7,92 mm y 1500 kg de bombas
  • Tripulación: piloto, navegante/bombardero/artillero frontal, artillero ventral, operador de radio/artillero dorsal

Junkers Ju 52/3m “Pablo”

Al igual que el He 111, este aparato trimotor fue creado para su uso por parte de las aerolíneas germanas. Con un diseño caracterizado por su revestimiento corrugado el primer Ju 52/1m tomo vuelo el 13 de octubre de 1930. Un año después se inician los trabajos que darán lugar a su perfil trimotor con el Junkers Ju 52/3m que posteriormente tendrá su desarrollo como versión militar en el Ju 52/3mge y posteriormente a un mejorado Ju 52/3mg3e. Estas conversiones militares apenas variaban su estructura por lo cual se conseguía su fabricación sin modificar sustancialmente las líneas de montaje.

En la Guerra Civil tuvieron un papel destacado en el transporte de las tropas del norte de África a la península y se convirtieron a la llegada de la Legión Cóndor en la espina dorsal de su fuerza de bombarderos. La aparición de cazas más capaces en la aviación republicana pronto sacó a la luz sus limitaciones de velocidad y armamento defensivo, obligándolos a realizar tareas de bombardeo nocturno y transporte. Tras el envío de los He 111 y Do 17, los supervivientes fueron entregados a la aviación nacional donde siguieran en uso hasta el fin de la contienda. En 1942 CASA adquiere la licencia de fabricación dando lugar al CASA C-352L y la designación militar T.2. Con un total de 170 aparatos producidos como transportes llegaran a participar en el conflicto por Ifni de 1957-1958 y permanecerán en uso hasta los años 70.

Ju52 aeródromo de La Rasa Legión Cóndor

Ju52 sobre aeródromo de La Rasa

Características técnicas del Junkers Ju 52/3m

  • Envergadura: 29,25 m; Longitud: 18,90 m; Altura: 5,55 m; Superficie alar: 110,50 m2
  • Techo operativo: 5900 m; Velocidad: 275 Km/h a 900 m; Autonomía: 1300 km
  • Motores: 3 BMW 132 A3 de 750 cv
  • Armamento: 2 ametralladoras MG 15 de 7,92 mm y 500 kg de bombas
  • Tripulación: 4

Dornier Do 17 E y F “Bacalao”

De líneas estilizadas su diseño como avión civil de alta velocidad sería un desastre pero no así sus prototipos militares que pronto le ganaron el apodo de Fliegender Bleistift, el lápiz volador. Rápido para los estándares de la época, el Do 17E-1 entró en producción con dos MG 15, defensa trasera dorsal y ventral, además de capacidad para 750 kg de bombas. Le seguiría la versión de reconocimiento, la F1, enviada a España en abril de 1937 para sustituir a los He 70 F entregados a los nacionales. A mediados de 1938 los Dornier E y F supervivientes pasaran a manos españolas siendo reemplazados por los más capaces Do 17 P. Estos modelos permanecerán en servicio en la aviación nacional de postguerra hasta finales de los años 40.

Características técnicas del Dornier Do 17 E

  • Envergadura: 18,00 m; Longitud: 16,25 m; Altura: 4,32 m; Superficie alar: 55,00 m2
  • Techo operativo: 5500 m; Velocidad máxima: 355 km/h; Autonomía: 1590 km
  • Motores: 2×BMW VI, V12 de 750 cv cada uno
  • Armamento: 2 o 3 ametralladoras MG 15 de 7,92 mm y 750 kg de bombas
  • Tripulación: piloto, bombardero/artillero, artillero

Messerschmitt Me 109 B 2

Diseñado por el equipo de Willy Messerschmitt a principios de los 30, era diseñador jefe de la Bayerische Flugzeugwerke de ahí su prefijo Bf, fue uno de los primeros cazas que en su época incluían mejoras como una construcción monocasco y metálica, carlinga totalmente cerrada y un tren de aterrizaje retráctil. Finalizando 1936 varios prototipos son enviados a España para ser evaluados, los V3, V4 y V5, para ya abril de 1937 dotar a la II/JG88 con varios Me 109B. Con el tiempo todas las Stafflen del Jagdgruppe 88 se irían equipando con los modelos B, C, D y E obteniendo una valiosa experiencia en tácticas de combate que serían desarrolladas por hombres como Werner Mölders para su posterior uso durante la Segunda Guerra Mundial.

Al igual que los Heinkel España adquirirá la licencia para la fabricación del Me 109G-2 por la Hispano Aviación en su fábrica de Sevilla. Dos serán las versiones que sirvieron en nuestro Ejército del Aire diferenciándose básicamente en sus motores. Designados Hispano Aviación HA-1112-K1L Tripala e Hispano Aviación HA-1112-M1L Buchón. Estos últimos finalizaran su servicio en 1965 y participarán en el rodaje de la película La batalla de Inglaterra caracterizados como sus abuelos alemanes de 1940.

Características técnicas del Messerschmitt Me 109 B2

  • Envergadura: 9,87 m; Longitud: 8,55 m; Altura: 2,45 m; Superficie alar: 16,17 m2
  • Techo operativo: 8200 m; Velocidad máxima: 465 km/h a 4500 m; Autonomía: 690 km
  • Motor: Jumo 210 Da con 720 cv
  • Armamento: 2 ametralladoras MG 17 de 7,92 mm
  • Tripulación: piloto

Etiquetas: , ,

Productos relacionados

Artículos relacionados

Lucio Sauquillo. Un niño de la guerra con los “paras” británicos en Normandía

Tras la publicación en este blog de varios artículos de recreación histórica, la Asociación Sancho de Beurko regresa a su inestimable labor de investigación de la microhistoria y la recuperación de la memoria de combatientes de la Segunda Guerra Mundial con este artículo dedicado a Lucio Sauquillo, un niño de la guerra que combatió con los paracaidistas británicos en Normandía, donde perdió la vida con tan solo 21... (Leer más)

Pin It on Pinterest