recreación histórica división Trieste en Bir Hakeim

Escenografía de la División Trieste en Bir Hakeim para el Fighting Basques Project. © David Martín “Ansel Shizen”.

Desde el nacimiento del Fighting Basques Project de la Asociación Sancho de Beurko desarrollamos un concepto (el de los grupos de soporte) que, si bien parece poco más que una extravagancia nuestra, pudiera muy bien extenderse a otros grupos de recreación histórica que trabajan cuestiones memorialísticas y que, por razones obvias —a nosotros también nos pasa lo mismo–, dependen de la colaboración de otros para desarrollar sus escenificaciones. Estos grupos de memoria son muy escasos en el panorama estatal (podríamos señalar el que más nos ha inspirado siempre, el Poland First to Fight, que va mucho más allá de cubrir el despliegue e historial de una unidad militar concreta, como hacen la mayoría, abarcando la memoria del pueblo polaco durante la Segunda Guerra Mundial [1]) y desarrollan su actividad en recreaciones de carácter público, pues normalmente entienden la memoria como un modo de conectar con un público receptivo a una escenificación de carácter histórico.

El atractivo que para todos los estados europeos tiene la memoria de la Segunda Guerra Mundial en la construcción de su identidad nacional ha tenido un curioso reflejo en España a través de estos grupos (también los hay de inspiración soviética, con fuertes vínculos con los representantes de la comunidad rusa), que escenifican esta memoria bajo el paraguas de la recreación histórica. Si creemos, como dice Paulo Raposo, que se está dando cierta retradicionalización de los elementos de cultura popular por agentes externos a las comunidades de origen para generar estas “manifestaciones expresivas” que son las recreaciones (2), cuanto más si de lo que se trata es de escenificar historia ajena al país, es decir, si la gestión de las performances de la historia propia o local queda fuera de las comunidades de origen, otras como las que tienen por ámbito la Segunda Guerra Mundial, con mucho más motivo, también han quedado en manos de promotores privados, por lo que las asociaciones de recreación histórica siempre intentan encajar sus proyectos como buenamente pueden, lo que tiene mucho mérito.

Por todo ello, cabe preguntarse si estos eventos de historia y cultura ajenas (en realidad, casi todo lo relacionado con la Segunda Guerra Mundial en España lo es) tienen siempre justificación histórica suficiente para celebrarse o si el marco elegido es el más adecuado. Ante esto, los grupos con proyecto propio, que son los que normalmente trabajan con rigor y seriedad, siempre buscan un modo de consensuar con los organizadores el guión para que puedan cumplir con sus objetivos particulares (sino todos, los suficientes para que al menos merezca la pena el viaje), mientras que a una parte de los participantes, tristemente, todo eso les da igual. La historia, en estos casos, no es más que una excusa para lucir tal o cual uniforme, y no siempre de manera afortunada (estos últimos son llamados despectivamente “Farbs”, si bien el término no nos gusta nada porque induce a discriminación), aunque a la postre poco es lo que se presta a ello, empezando por un escenario no adecuado y normalmente urbano, pero cada cual es muy libre de hacer de su capa un sayo.

división Trieste en Bir Hakeim

Escenografía de la División Trieste en Bir Hakeim para el Fighting Basques Project. © David Martín “Ansel Shizen”.

En nuestro caso, y para no ser esclavos de esas servidumbres buscando la tranquilidad necesaria que requieren nuestras sesiones de fotos, decidimos orientar esta necesidad que para nosotros era de soporte, de ayuda, hacia la creación de nuevos grupos dentro del Fighting Basques Project y recrear, según se diesen las circunstancias, alemanes, italianos y japoneses, pero siempre con el objetivo de componer las escenografías que nuestro proyecto de memoria –sobre vascos en la Segunda Guerra Mundial– necesitaba, obteniendo imágenes para visibilizar nuestras investigaciones basadas en la historia familiar (3). Así nacieron los grupos de soporte. En 2015 durante las sesiones de fotos que hicimos en los escenarios históricos donde luchó el batallón Gernika en Pointe de Grave (península del Médoc [Aquitania], del que se cumple ahora el 75.º Aniversario) nos encontramos allí con grandes dificultades para componer soldados alemanes por una cuestión de lógica repulsión hacia aquellos que les invadieron entre 1940 y 1945, pero también por la falta de un debate profundo en el país vecino en cuanto a cuestiones memorialísticas que no tenemos tiempo para tratar aquí debido a las limitaciones de este artículo, siempre, claro está, bajo la premisa del respeto y la ausencia de juicios de valor por nuestra parte, ya que es cuestión que atañe a los franceses exclusivamente.

De hecho, esto de la repulsión por el uniforme alemán ya se daba hace tiempo en Normandía, convertida en una suerte de Disneylandia de las performances con afluencia de centenares de miles de personas año tras año con motivo de los aniversarios del Día D (4), un escenario que queda muy lejos, y no solo geográficamente, de la región aquitano-bordelesa, donde estas cuestiones despiertan muy escaso interés entre la población y recaen en asociaciones locales que intentan, con no poco mérito, poner en valor el patrimonio construido del Muro del Atlántico.

Centrándonos en nuestro primer trabajo de memoria, el del batallón Gernika, se decidió componer personajes del grupo de artillería de costa alemán desplegado en Pointe de Grave (Marine Artillerie Abteilung 618, al que los vascos se enfrentaron en la batería de Les Arros [Soulac sur Mer] el día 19 de abril de 1945), pero aún habría que esperar tres largos años para poder componer italianos. El concepto, al que se sumaron no solo miembros de la Asociación sino varios amigos a nivel particular, partía del respeto al oponente como condicionante, de modo que, sin tener que compartir ni asumir cuestión ideológica alguna, ni mucho menos justificar totalitarismos (una premisa en recreación histórica), los grupos de soporte fuesen también grupos de memoria en aras a buscar una sincera reconciliación entre los pueblos tras la superación de los conflictos armados. Era lo menos que podíamos hacer, ya que como proyecto de historia familiar teníamos una obligación para con la comunidad.

recreación histórica división Trieste en Bir Hakeim

Escenografía de la División Trieste en Bir Hakeim para el Fighting Basques Project. © David Martín “Ansel Shizen”.

Cuando menos, a nosotros nos resulta mucho más esperanzador que citar como motto aquella frase atribuida a Napoleón Bonaparte que dice que “aquel que no conoce su historia está condenado a repetirla”, reiterada hasta la saciedad por numerosos recreadores al ser entrevistados por diferentes medios de comunicación, atribuyendo a la recreación histórica una función educativa que, si bien es cierto que tiene, puede llegar a perturbar en ocasiones, ya que no todo el público que asiste a las representaciones entiende la batalla que se le presenta, exteriorizada con petardos y pirotecnia que puede abrumar a jóvenes y mayores, llegando incluso a producirse momentos que van desde el temor hasta la mofa y el escarnio del respetable que todos los recreadores hemos vivido alguna vez. En cambio, con otras prácticas, que no tienen que pasar necesariamente por el hecho bélico en sí, el potencial sería enorme, como indican José Juan de Paz y Mario Ferreras, que proponen que se empiece por proporcionar al alumnado los conocimientos históricos necesarios y luego derivarle hacia actividades relacionadas como ropa y complementos, comida, y modo de vida, pero “sólo si se desarrollan dentro de un contexto donde se fomenten actitudes de educación para la paz y de tolerancia de culturas”. En este sentido, destacaríamos el trabajo de grupos de Guerra Civil como Frente del Nalón o Primera Línea, que avanzan hacia la concreción de interesantes proyectos (5).

Recreando a la División Trieste en Bir Hakeim

Volviendo a la cuestión italiana, cuando tratamos la 13e demi brigade de Légion étrangère apenas tuvimos tiempo de componer un par de escenografías para nuestro libro Combatientes vascos en la Segunda Guerra Mundial y se quedó fuera la oportunidad de recrear a italianos como grupo de soporte en el escenario norteafricano, una cuestión que nos atraía mucho por ser la primera vez que esto se hacía en el ámbito estatal, y no era cuestión baladí. La recreación de Alcubierre (Huesca) de julio de 2018 y la amabilidad de la organización del evento nos ofreció el escenario adecuado y la oportunidad para trabajar esta memoria, para lo que requerimos la ayuda de algunos amigos como Ignacio del Horno –uno de los mejores especialistas en la materia–, Guillermo Fernández-Coppel y Jordi Espriu, ya que los tres habían trabajado el tema italiano con uniformes muy elaborados y excelente conocimiento de los personajes, habiendo compuesto Ignacio, entre otros, un teniente de artillería de la Trieste y tanto Guillermo como Jordi sendos Bersaglieri (6).

13e demi brigade de Légion étrangère en Bir Hakeim

Legionarios de la 13e demi brigade de Légion étrangère en Bir Hakeim en mayo de 1942. Se trata, con permiso del SAS francés, de la unidad más condecorada de toda la Francia Libre y su historial de combate es legendario. En ella formaron muchos exiliados republicanos, que se enfrentaron en el norte de África a alemanes e italianos. © Jesús Valbuena “Tejeval” para el Fighting Basques Project.

El escenario elegido para esta nueva escenografía que nos llevó más de dos años de trabajo lo formaban las trincheras del monte Irazo en la conocida como “Ruta Orwell” en la sierra de Alcubierre, un centro de resistencia de la Guerra Civil española en lo alto de una loma que ha sido reconstruido con una adecuada interpretación de los materiales de la época, si bien de un modo un tanto libre, con elementos activos de trinchera, revestimientos para los taludes, refugios y observatorios. Ya destacamos en su día su gran potencial para la realización de actividades relacionadas con la puesta en valor del patrimonio, más bien con la socialización del mismo, como la recreación histórica y la producción audiovisual, además de promover diversas actividades con visitas guiadas que bien pueden terminar en el cercano centro de interpretación de la Guerra Civil de Robres en medio de un atractivo entorno casi desértico que ha permanecido prácticamente inalterado, pero que en el momento de realizar la sesión de fotos estaba inusualmente verde debido a la abundancia de lluvias de un 2018 que, paradójicamente, no fue bueno para el campo. Justo es reseñar que esa anormal “frondosidad” tampoco nos permitía conseguir del todo el efecto desértico que buscábamos —y que nos había llevado hasta allí- por lo que tuvimos que trabajar en planos muy cerrados con nuestro fotógrafo, el zaragozano David Martín “Ansel Shizen”. Un gran profesional de cuyo buen hacer dan fe las imágenes que acompañan a estas líneas.

Haciendo un poco de historia, el objetivo era recrear las posiciones que excavaron las tropas de la 1.ª Brigada de la Francia Libre por delante de la antigua fortaleza turca de Bir Hakeim –un enclave estratégico en medio del desierto de Libia que ya había conocido el paso de numerosos ejércitos desde época inmemorial– en la llamada línea de El Gazala entre mayo y junio de 1942, pero justo después de la batalla épica que tuvo lugar allí, cuando estas ya se habían visto obligadas a retirarse tras una resistencia que a la postre retardaría los planes del mariscal alemán Erwin Rommel de llegar al canal de Suez, permitiendo el restablecimiento de todo el dispositivo británico en una nueva línea en torno a El Alamein.

Escenografía de la División Trieste en Bir Hakeim para el Fighting Basques Project. © David Martín “Ansel Shizen”.

Los franceses dejarían sobre el terreno durante los combates un total de 140 muertos, 229 heridos y 814 prisioneros que fueron trasladados por los italianos a Bengasi para ser embarcados con destino a la metrópoli. Entre el contingente de la Francia Libre había, al menos, una veintena de vascos formando parte de diversas unidades como la 13ª, el batallón de fusileros marinos o incluso otras menores (p. ej., la 101e Compañie Automobile). De todos ellos, cayó durante la batalla el donostiarra José Artazcoz y fueron hechos prisioneros el pamplonés Hermenegildo “Eloy” Huarte Satostegui y el bayonnais Charles Edouard Lasbordes, que fallecerían el 17 de agosto de 1942 cuando el barco que les trasladaba a Italia, el Nino Bixio, fue torpedeado por un submarino británico. Con ello queda sobradamente explicado el interés que este hecho histórico tiene en nuestro proyecto de memoria.

Entre las unidades del Eje implicadas en Bir Hakeim, que llegaron a ser dirigidas personalmente por el propio Rommel dado lo encarnizado de los combates, había una alemana, la 90.ª División motorizada, y tres italianas, la División blindada Ariete y las divisiones motorizadas Pavia y Trieste, siendo esta última la elegida por nosotros para conformar el grupo de soporte al estar implicada en combates con los franceses hasta el final de estas operaciones con su 66º Regimiento de Infantería “Valtellina” (7). La Trieste se había empleado muy bien en la jornadas del 29 de mayo de 1942, cuando consiguió abrir un pasillo en mitad de la línea de El Gazala, y el 12 de junio jugó un importante papel en la destrucción de las 2.ª y 4.ª brigadas acorazadas británicas, por lo que se trataba de una unidad bien entrenada y aguerrida que tomaría parte en la mayor parte de las batallas del desierto –operación Crusader, batalla de El Gazala, batalla de Bir Hakeim y las dos batallas de El Alamein (8)–, siendo la última gran unidad italiana en rendirse a los aliados el 13 de mayo de 1943.

Recrear a los italianos de la División Trieste en el norte de África, al igual que lo fue en su día la artillería de costa, era un proyecto único y muy especial por cuanto no lo había hecho ningún otro grupo de nuestro entorno. Esta novedad nos motivó aún más y compensó con creces las grandes dificultades con las que nos encontramos, ya que los materiales italianos se revelaron muy difíciles de conseguir y fueron parte de un largo proceso de investigación que describiremos a continuación. De componer los personajes se encargaron nuestros recreadores Eneko Tabernilla, Eder Artal e Iñaki Peña Eguskiza.

recreación histórica división Trieste en Bir Hakeim

Escenografía de la División Trieste en Bir Hakeim para el Fighting Basques Project. © David Martín “Ansel Shizen”.

El primer supuesto que valoramos de cara a la escenografía, y para poder aprovechar las trincheras de la “Ruta Orwell”, es que los italianos, tras hacerse con la posición de Bir Hakeim, ocuparon las fortificaciones francesas durante un breve tiempo (un par de días a lo sumo) de camino hacia Tobruk, estableciendo posiciones defensivas con armas ligeras. Se planteó el uso de una ametralladora Schwarzlose, un fusil y una carabina Carcano –todos ellos inutilizados y de nuestra propia colección–, para formar una escuadra de ametralladoras de la Trieste, materiales que son extremadamente difíciles de conseguir en este momento, lo que nos daba cierta ventaja a la hora de abordar el proyecto. De hecho, la ametralladora austriaca Schwarzlose, que llegó al Regio Esercito italiano como parte del botín que las potencias centrales entregaron a los países que salieron victoriosos de la Primera Guerra Mundial, se encontraba en grandes cantidades en Libia, siendo, a pesar de su antigüedad, una de las armas más fiables del arsenal italiano, llegando a sustituir en ocasiones a las Breda M30 a causa de sus constantes bloqueos. Resuelto el tema del armamento, la uniformidad y el equipo pasaron al primer plano, y hubo que echarle imaginación.

La guerrera en color caqui partía de la giacca da truppa coloniale mod 29, que pudo ser recreada usando guerreras coloniales francesas a las que se pusieron botones de madera y espejos de cuello de infantería de la División Trieste (mostrina), además de otros arreglos, acortando las chaquetas y modificando las bocamangas y solapas de bolsillos, decolorando las prendas, etc. Completaban el equipo camisas y pantalones shorts en color caqui, alpargatas de fabricación local como las adquiridas en Trípoli, medias, prendas de cabeza (bustina y berreto di marciacapello coloniale M42 con el emblema de infantería), cascos de acero (elmetto M33), marmitas (gavetta), cantimploras (borraccia), macuto (borsa zaino per armi a cavallo M29), máscaras antigás (maschera antigas T35), correaje con portacargadores modello 1907 y bayoneta para el fusilero y portacargadores en bandolera para el de la carabina. Con el fin de conseguir la ambientación adecuada se modificó levemente la caja de un teléfono español Standard de fabricación de guerra para convertirlo transitoriamente en un telefono di campale modello 1916 –que aún se vio en el norte de África y es, virtualmente, casi imposible de conseguir–, se situaron sobre la trinchera varios ponchos de camuflaje (telo mimetico M29), incluyendo uno tropical de preguerra, y se colocaron piquetas de alambrada y carteles que avisaban de la presencia de minas en italiano, tomando como referencia un ejemplar que se encuentra en el Imperial War Museum de Londres.

recreación histórica división Trieste en Bir Hakeim

Escenografía de la División Trieste en Bir Hakeim para el Fighting Basques Project. © David Martín “Ansel Shizen”.

Un servidor planteó a los recreadores un guión en base a cuatro escenas: la primera hacía referencia a la llegada de un Bersagliere a una posición de la División Trieste defendida por una ametralladora Schwarzlose, para lo que tenía que atravesar las alambradas por un pasillo entre minas debidamente señalizado. La segunda mostraba al Bersagliere informando al oficial de artillería de la situación de las fuerzas británicas, que a renglón seguido solicitaba fuego de apoyo mediante el teléfono de campaña. La tercera nos permitía visionar a los soldados en una situación de relajo dentro de la trinchera en uno de los momentos más distendidos de toda la escenografía, que aprovecharon para mirar fotos, hojear revistas y hablar de sus cosas. Finalmente, la cuarta ofrecía una visión de la trinchera sometida al fuego de los cañones británicos y, tras el fin del ataque, los hombres terminaban saliendo fuera en descubierta.

Esta sesión de fotos se realizó la tarde del viernes 13 de julio de 2018, en el marco de la recreación de Alcubierre pero fuera del programa oficial, y es deudora de muchos amigos, por lo que quisiera finalizar este artículo agradeciendo al ayuntamiento de la localidad y a Kilroy Etobattles por todas las facilidades prestadas para trabajar en el escenario de la “Ruta Orwell”, a nuestros amigos Ignacio del Horno, Guillermo Fernández-Coppel y Jordi Espriu por los excelentes personajes que compusieron para esta sesión de fotos y a nuestros recreadores por el esfuerzo de hacer dos escenografías seguidas, con todo el desgaste que ello conlleva, en un periodo de tres semanas, ya que venían de estar con los amigos del 6th Battalion Durham Light Infantry “Los Durhams” en su living history anual “Escobosa Boot Camp”. Las extraordinarias imágenes de esta escenografía de la División Trieste en Bir Hakeim, como hemos señalado, son de David Martín “Ansel Shizen”, un talentoso fotógrafo aragonés que nos honró con su dedicación e interés, siendo esta su primera inmersión en el mundo de la recreación histórica. En pocas ocasiones (con permiso del Memorial March de Albentosa y sus extraordinarios exteriores) se ha dado un marco más propicio para recrear y nos consta que la organización de este evento de Alcubierre, que ya va a por su tercera edición, trabaja duro por asentarlo en el panorama estatal. Desde aquí les deseamos toda la suerte del mundo.

Galería de fotos

Escenografía de la División Trieste en Bir Hakeim para el Fighting Basques Project. © David Martín “Ansel Shizen”. Pincha en las fotos para ampliar.

Notas

  • (1) Este grupo fue una de nuestras primeras referencias a la hora de componer nuestro proyecto de memoria.
  • (2) Paulo Raposo: “Performando cultura: recreaciones históricas e interpretaciones patrimoniales” en Xerardo Pereiro, Santiago Prado, 
Hiroko Takenaka (coordinadores). Patrimonios culturales: educación e interpretación. Cruzando límites y produciendo alternativas nº12 (2008). Ankulegi Antropologia Elkartea: Donostia. P. 76.
  • (3) Véase el artículo anterior “José María Irala, un niño de la guerra en la operación Market Garden
  • (4) En su día, se declararon totalmente en contra de esto el alcalde de Sainte-Mère-Église y el vicepresidente del consejo general, Marc Lefèvre, que no se cerraban a determinados coleccionistas y recreadores que trabajaban de manera seria en entornos controlados como los museos o la batería de Crisbecq, donde en la actualidad se hace una escenografía con alemanes, pero siempre bajo la premisa de ser invitados.
  • (5) José Juan de Paz Sánchez y Mario Ferreras Listán: “La Recreación Histórica en el proceso de enseñanza-aprendizaje en las ciencias sociales: metodología, buenas prácticas y desarrollo profesional” en Rosa María Ávila Ruiz, María Pilar Rivero Gracia y Pedro L. Domínguez Sanz (coordinadores). Metodología de investigación en Didáctica de las Ciencias Sociales. (2010). Fernando el Católico: Zaragoza. P. 525.
  • (6) Para saber más sobre los Bersaglieri.
  • (7) Salvatore Loi. (1983). Aggredisci e vincerai: storia della divisione motorizzata Trieste. Mursia: Milano.
  • (8) Walter S. Zapotoczny jr. (2018). The Italian Army In North Africa: A Poor Fighting Force or Doomed by Circumstance. England: Fonthill.

Etiquetas: , ,

Productos relacionados

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest