paso Kasserine a Medenine

Panzer VI Tiger I del Schwere Panzer-Abteilung 504 en Túnez, 1943, probablemente durante la batalla del Paso Kasserine. © Cassowary Colorizations vía Wikimedia Commons.

A principios de 1943, tras su aplastante derrota en el Alamein, el Afrika Korps se retiraba hacia Trípoli perseguido por los británicos. Hitler quería que dejara de retroceder y se enfrentara al Octavo Ejército en una batalla épica en la que resultara aniquilado sin haberse rendido. Por suerte para Rommel, Kesselring había ordenado ocupar Túnez como parte de la preparación para defender la península Itálica de la previsible invasión aliada. Este limes africano daba al Afrika Korps una alternativa al suicidio colectivo. Cuando llegó a Trípoli, en lugar de quedarse a organizar “un Stalingrado alemán” como le pedían desde Berlín, Rommel se dirigió rápidamente a Túnez.

La supervivencia del perímetro tunecino, al mando de Von Arnim, estaba amenazada por la pinza que formaban el Octavo Ejército británico avanzando desde el este y el Primer Ejército estadounidense avanzando desde el oeste. Conociendo a Montgomery, estaba claro que tardaría semanas en abandonar Trípoli por lo que la urgencia estaba en el oeste. Los estadounidenses ultimaban el acopio de las miles de toneladas de suministros que requería su forma de hacer la guerra y pronto estarían listos. Su centro logístico estaba en Tebesa, al borde de la meseta argelina cerca del nacimiento de una serie de valles que dan acceso a la llanura costera. Rommel quería atacar por uno de ellos, apoderarse de los suministros de Tebesa y luego utilizarlos para una ofensiva en profundidad aprovechando que la meseta argelina favorecía la guerra de movimiento. Von Arnim quería cerrar los valles para evitar que los estadounidenses accedieran a la llanura costera. No se pusieron de acuerdo y se dirigieron al encuentro de los estadounidenses para decidirlo sobre la marcha.

La batalla del Paso Kasserine

La Primera División Acorazada estadounidense había descendido por los valles, tomando posiciones avanzadas sobre la llanura costera. Fue arrollada y los restos de sus unidades se retiraron dejando sobre el terreno vehículos, suministros y combustible. Ziegler, el subordinado de Von Arnim, asignó sus dos divisiones Panzer a tapar los valles pero Rommel ya había puesto su vista en el más grande de ellos, el que sería llamado por la historiografía militar el paso Kasserine, cuya cabecera estaba a un tiro de piedra de Tebesa con su precioso combustible. Discutieron y Kesselring en persona acudió para escuchar a Rommel y decidir entre las dos alternativas. Lo vio agotado y enfermo pero se dejó convencer por él y autorizó el ataque hacia Tebesa por el paso Kasserine.

Al mediodía del 20 de febrero, los granaderos alemanes y la infantería italiana, tomaron al asalto las dos colinas que flanquean la estrecha entrada al valle. A continuación, la Duodécima División Panzer arrolló  las defensas que bloqueaban la carretera. Más allá de la entrada, el valle se ensancha y se convierte en una llanura algo accidentada pero suficientemente lisa como para que los tanques pudieran maniobrar. Los Panzer IV la limpiaron rápidamente y al anochecer llegaron a las escarpaduras de la cabecera, al pie de la meseta. La Décima División Panzer trató de forzar el acceso a la meseta a través de un valle lateral pero solo llegó hasta la pequeña aldea de Thala, donde una veterana brigada acorazada inglesa la detuvo.

Rommel tardó todo el día 21 en asumir que el avance hasta Tebesa era imposible. La cabecera del valle principal era demasiado abrupta para ser tomada en un asalto blindado. Quizás el Rommel de unos años antes hubiese mandado todas sus fuerzas a Thala y quizás si lo hubiera hecho, estas se habrían abierto paso. No sabemos si lo consideró mientras recorría el valle bajo el fuego disperso de la artillería estadounidense de largo alcance, a la que los observadores sobre los riscos inaccesibles que cerraban el valle por la izquierda daban una precisión muy molesta.  Al amanecer del día 22, los estadounidenses descubrieron que los alemanes se habían ido durante la noche y el valle estaba vacío.

Habiendo golpeado a los estadounidenses, era tiempo de ocuparse del otro lado de la pinza. Tras asegurar Trípoli y reparar el puerto, Montgomery avanzó por la carretera de la costa hasta Medenine y se instaló allí para preparar el ataque sobre las posiciones estáticas alemanas, unos kilómetros al norte. Rommel estaba entusiasmado. El dispositivo británico se estaba construyendo orientado hacia al atrincheramiento germano y su flanco izquierdo estaba desprotegido. Durante una semana, su estado mayor preparó minuciosamente el movimiento de cada unidad durante el flanqueo. Tres divisiones acorazadas avanzarían utilizando la pequeña cordillera litoral como pantalla, la cruzarían cada una por un paso y caerían sobre la línea enemiga desde el flanco en una trayectoria convergente.

Del paso Kasserine a la batalla de Medenine

Al amanecer del 6 de marzo, una niebla especialmente espesa cubría la zona de Medenine. Las tres divisiones Panzer cruzaron los pasos y se lanzaron a ciegas por la llanura a toda velocidad, mientras la infantería salía del atrincheramiento y simulaba un ataque frontal. Cuando los tanques estaban a medio camino de sus objetivos, la niebla desapareció. Los comandantes pudieron ver las líneas enemigas sobre unas pequeñas colinas rocosas. No parecía haber actividad alguna. Siguieron acercándose sin que se disparara ni un solo tiro. Sorprendidos, los comandantes especularon que quizás tenían en frente soldados novatos que habían abandonado sus puestos o que estaban paralizados por el terror al verse en la trayectoria de un ataque Panzer. Cuando los primeros tanques estaban ya muy cerca, todos los cañones británicos dispararon a la vez. No solo los que estaban a la vista, sino muchísimos más que habían permanecido camuflados. En total había 470 cañones antitanque disparando a bocajarro y más de 300 de largo alcance haciéndolo desde más atrás. Dientes de dragón y campos de minas cubrían los posibles flanqueos. La masiva erupción paralizó el ataque mientras los carros de la vanguardia explotaban uno tras otro. El ataque se detuvo y los tres comandantes de las columnas aguardaron órdenes de Rommel. Los tres focos de la defensa hacían frente casi exactamente a las tres puntas del ataque.

Rommel observaba la escena desde los altos de Halouf, que dominaban el campo de batalla. Los testigos lo vieron agarrotado y con aspecto de estar muy enfermo, mirando con los ojos desenfocados la increíble violencia desencadenada de forma tan súbita como inesperada. Fue incapaz de reaccionar y sus comandantes esperaron órdenes en vano. Decidieron por su cuenta reanudar el ataque pero la respuesta inglesa fue igual de violenta. Los atacantes se retiraron antes del anochecer dejando sobre el terreno un tercio de sus tanques y una alfombra de cadáveres. Por suerte para los alemanes, tal como era característico en Montgomery, no hubo transición defensa-ataque sino que el Octavo Ejército dedicó la noche a reforzar las posiciones. Pocos días después Rommel era evacuado a Europa gravemente enfermo y en un estado de total postración. Nunca volvería a África.

Uno de los recursos narrativos con más fuerza dramática en la literatura y en el cine, es someter al protagonista a súbitos cambios de fortuna. Las batallas del Paso Kasserine y Medenine representan un caso extremo. En apenas quince días, Rommel pasó de una victoria modesta pero vistosa a una derrota catastrófica e irreversible. Contrariamente a lo que dictaría la lógica, mientras que en el paso Kasserine la improvisación condujo a un pequeño éxito, en Medenine la preparación exhaustiva y la cuidadosa ejecución produjeron un desastre definitivo. En la antigüedad clásica se habría justificado este cambio de fortuna en la maledicencia de Hera o la desidia de Ares. Hoy sabemos que los que sellaron el destino de Rommel en África no fueron dioses sino humanos.

El poder de la improvisación

A partir del desciframiento de Enigma al principio de la guerra, los ingleses habían desarrollado un sistema completo de monitorización que podía controlar hasta el detalle más nimio del ejército alemán. La intercepción de los mensajes Fish de teletipo entre los estados mayores daban el contexto para comprender los mensajes Enigma a nivel de división, mientras los Dobles Playfair o los códigos tácticos terminaban de dibujar los detalles. Este desciframiento integral de las comunicaciones alemanas permitía controlar las unidades en tiempo real hasta el nivel de batallón.

Las reuniones presenciales y la improvisación habían protegido a los alemanes en el paso Kasserine. La comunicación por adelantado a todas las unidades del plan de batalla, había resultado mortal en Medenine. Montgomery situó la defensa con tal meticulosidad que muchos subordinados de Rommel se preguntaron cómo era posible que el Octavo Ejército hubiera cambiado súbitamente su orientación para adoptar una formación defensiva tan idealmente situada para contener el ataque del Afrika Korps. Por suerte para los aliados, los expertos y los oficiales de inteligencia alemanes negaron una vez más que Enigma fuera vulnerable.

 

Este artículo forma parte del II Concurso de Microensayo Histórico y Microrrelato Desperta Ferro en la categoría de microensayo. La documentación, veracidad y originalidad del artículo son responsabilidad única de su autor.

Etiquetas: , , , ,

Productos relacionados

Artículos relacionados

Lucio Sauquillo. Un niño de la guerra con los “paras” británicos en Normandía

Tras la publicación en este blog de varios artículos de recreación histórica, la Asociación Sancho de Beurko regresa a su inestimable labor de investigación de la microhistoria y la recuperación de la memoria de combatientes de la Segunda Guerra Mundial con este artículo dedicado a Lucio Sauquillo, un niño de la guerra que combatió con los paracaidistas británicos en Normandía, donde perdió la vida con tan solo 21... (Leer más)

Pin It on Pinterest